150.000 asistentes al festival Weekend Beach Festival / Fuente: Enka Tripiana

La sexta edición contó con 150.000 weekers que disfrutaron al ritmo de los más de 90 artistas que acudieron a Torre del Mar del 3 al 6 de julio.

Weekend Beach Festival supera las expectativas un año más. Se trata de uno de los festivales de música más grande del país, muy aclamado por su variedad musical tanto que ha superado su última edición alcanzando un récord de 150.000 asistentes. Su día estrella en asistencia fue el sábado tanto por su venta de abonos como de entradas de día. Un año más, el festival ha dejado buen sabor de boca con un gran impacto económico con más de 6 millones de euros, actuaciones para el recuerdo y ninguna incidencia.

Fuente: Enka Tripiana

Variedad musical para todos los públicos

El miércoles fue uno de los arranques más divertidos y multitudinarios de las seis ediciones del Weekend. Tras el desembarco de los primeros weekers en la zona de acampada, el festival comenzaba a animarse para escuchar a los primeros grupos: Quini y No Potable. Tras ellos tocaron los cordobeses Los Aslándticos. Y con los Mojinos Escozíos llegó la complicidad entre el grupo y el público. Che Sudaka no defraudó a su estilo reggae, ska y hip-hop que tanto le caracteriza.

WhatsApp, Instagram y Facebook se cayeron, pero el Weekend Beach no. El festival comenzó a lo grande con la fiesta de bienvenida de La Pegatina y esa energía que transmite. El grupo catalán nunca falla y ha repetido en todas las ediciones del festival, donde esta vez invitó a Marta Sango, exconcursante de OT y vecina de Torre del Mar, a cantar Olivia. La Pegatina se ha convertido en un sello del Weekend Beach Festival con sus canciones Lloverá y Yo veré, Mari Carmen o Alosque. El concierto comenzó y finalizó con una gran lluvia de confeti para poner la guinda festiva en todos sus shows.

Fuente: Enka Tripiana

Los festivaleros más tempraneros se animaron a escuchar los ritmos de Mr Kilombo, nuevo en el Weekend Beach Festival, que abrió la tarde del 4 de julio junto a los Rusos Blancos. El grupo Zoo subió al escenario a darlo todo con su público entregado. Entraron los locales Malaka Youth, nerviosos ante su gente pero supieron darlo todo sin defraudar. Y llegó el turno de la banda rock indie alternativa Miss Caffeina con el repertorio de su nuevo disco como Merlí, Prende o Reina, y sus canciones ya conocidas como Mira cómo vuelo donde el público lo dio todo. El cantante Alberto Jiménez lanzó un mensaje con motivo del orgullo: “Si piensan que vamos a parar ahora pues que esperen”. El grupo ofreció un espectáculo de luces y música para recordar.

Fuente: Enka Tripiana

Para amenizar el comienzo de la noche, Fuel Fandango salió a escena con una estética propia del grupo de rock y electrónica. Y a las 23:45 h llegó la actuación más esperada del festival por la que ha recibido tanta asistencia este año: el artista latino Ozuna llenó todo el espacio disponible para ese escenario y se convirtió en una de las actuaciones más masivas del festival. El puertorriqueño hizo bailar a todos los weekers con temas como Criminal, Te boté o Escápate conmigo.

Para los jóvenes y los no tan jóvenes, los temas de Medina Azahara siempre serán bienvenidos. Los Zigarros salieron cargados de adrenalina y mucho rock & roll para los más aficionados, mientras SFDK regalaron un directo al que nos tienen acostumbrados los sevillanos. Los de Marras, Rapsusklei y Revolta Permanent mantuvieron la música durante la noche. No hay que olvidar el escenario Sunrise, con una nueva y original estructura con más espacio, uno de los más visitados en esta edición destacando a Dubfire y Chris Liebing.

Los encargados de abrir la tarde del 5 de julio fueron Miss Octubre y El Duende Callejero. Cerca de las 20 h, la cantante Becky G salía al escenario ante los miles de weekers que la esperaban ansiosos por bailar y cantar las canciones Booty, Sin Pijama o Mayores. Fue una breve actuación.

La sorpresa de la noche fue la actuación de Nathy Peluso que te puede rapear, bailar una salsa o inducirte en su música blues. La argentina fue toda una revolución en el escenario con un acústico increíble tocando temas como Alábame o Corashe. Al otro escenario se encontraba la ya mítica Luz Casal con una elegancia suprema y un estilo rockero vital. Es raro ver a la artista en festivales, pero el Weekend Beach ha sido el afortunado.

Fuente: Enka Tripiana

En el ecuador de la noche, por un lado Juanito Makandé salió a escena con su ya habitual acompañamiento y escenografía para tocar sus canciones más profundas. Y al otro lado, Sex Museum y su rock más enérgico. Y el reggae no podía faltar en el Weekend, esta vez de la mano The Original Wailers. El grupo más esperado para descargar energía fue Ska-P quienes agolparon a la gente hasta no caber más para cantar las canciones coreadas por generaciones.

Pocas veces se estrena una canción en directo, pero la cantante Bad Gyal estrenó Santa María tras salir a la venta en todas las plataformas la noche anterior. Además, cantó varios temas todavía sin anunciar sorprendiendo a los miles de weekers que acudieron a verla en su espectáculo de baile y luces. Coincidiendo en el mismo escenario, Talco y Hora Zulu animaron el otro escenario con estilos diferentes pero con buen ambiente. El Sunrise se compuso de Cuartero, Paco Osuna y Nicole Moudaber entre otros. El dúo británico Sigma cerró el escenario Victoria con su rompedor sonido. Para terminar la noche, el granaino Dellafuente cerró con temas como Me Pelea, Guerrera o París.

Fuente: Enka Tripiana

Y para cerrar el festival, el bombazo del cartel: Black Eyed Peas, quienes fueron la sensación de la noche cantando sus temas míticos de sus inicios como I’ve Gotta Feeling, Where is the Love? o Pump it. Aunque hubo más música: en el escenario TorreMar, Rozalén reunió a miles de weekers a cantar y disfrutar de su chispa y simpatía, y seguido fue Beret, quien nos aseguró que estaba nervioso y con ganas del concierto. Además, nos aseguró que el éxito de su música ha sido el ir poco a poco.

Al otro lado, el escenario Brugal trajo al simpático y cercano Carlos Sadness quien nos contó su agenda de conciertos y su experiencia en el Weekend. “Siempre he hecho la música pensando que no pasaría gran cosa”, nos explicó Sadness acerca de su repercusión en el mundo de la música con temas como Isla Morenita o Te Quiero Un Poco. El cantante transmitió mucha energía positiva y buenrollismo al público.

Fuente: Enka Tripiana

Después vino uno de los grupos con mejor directo: Vetusta Morla, quienes hicieron vibrar a los asistentes con canciones como 23 de junio o Los Días Raros. Otros artistas que actuaron y dieron lo mejor fueron Second, Sexy Zebras, Maka, Nghtmre, el reggae de Morgan Heritage y el rock de Skindred. Para cerrar el Sunrise y el Weekend, estuvo el francés Laurent Garnier con su sonido característico.

Una vez más, el Weekend Beach Festival no decepcionó y cumplió las expectativas programadas para esta sexta edición. Este año se han superado los 150.000 weekers lo que significa que va a más, un nuevo récord. Con la promesa de volver en 2020 por los buenos resultados, el balance ha sido muy positivo, por lo tanto el festival demuestra que la demanda de nuevas y viejas generaciones de artistas es compatible para la asistencia de todos los públicos. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.