Inicio Televisión Audiencias ¿Ves la TV o… Netflix?

¿Ves la TV o… Netflix?

0
Fuente: As

El imparable crecimiento de la plataforma americana fundada por Reed Hastings ha supuesto un cambio en el negocio del entretenimiento audiovisual que cada vez alcanza cotas más altas

Supongo que dentro poco el titular de este artículo no tendrá mucho sentido. Quizás ya no exista la TV como la concebimos en la actualidad, o probablemente el auge de los servicios basados en la suscripción mensual por el disfrute de contenido a la carta hayan acabado con los realities o demás shows carentes de ningún aporte más allá del burdo entretenimiento.

El hecho de que una compañía como Netflix, la cual comenzó como una web de alquiler de películas, haya terminado por ser la principal opción de entretenimiento audiovisual en millones de hogares ha dado cabida a un modelo de negocio basado en la libertad del consumidor.

Sí, libertad absoluta para decidir el qué, cómo, cuándo y dónde ver el contenido. Ya no hay que estar a las 22:00 en casa para ver la serie en horario prime time definido por la productora, ni tampoco levantarte a hacer algo mientras la pausa publicitaria de quince minutos acaba lentamente con tu paciencia. Todo eso sin olvidar el hecho de poder adelantar un capítulo a tu antojo y una infinidad de contenido a la carta en función de tus propios intereses.

Obviamente, el crecimiento de la compañía americana no se ha hecho esperar, alcanzando los 130 millones de hogares en 190 países. Cabe destacar el aumento de un 40% de usuarios en el primer trimestre de 2018 llegando a unos ingresos de 3.700 millones de dólares. Los beneficios netos se sitúan torno a 290 millones de dólares.

Dicen que lo mejor para saber si vas en el camino correcto es compararte con tu competencia directa. De ese modo y de acuerdo a El Economista, Netflix posee un peso bursátil de 135.000 millones de dólares superando con creces a los gigantes audiovisuales tradicionales como Time Warner (75.500 USD) y Twenty-First Century Fox (68.000 USD)

Como consecuencia del aumento de usuarios de la plataforma, la compañía va a invertir 10.300 millones de euros en producciones propias y así evitar la excesiva dependencia de productoras externas y el encarecimiento del precio por los derechos en la adquisición del contenido audiovisual. Esto tendrá una repercusión en el pago mensual del usuario ya que con toda seguridad se aumentara el coste del mismo debido al incremento del número y calidad del contenido ofrecido por la plataforma.

Por su parte, es una realidad que la visualización de la TV convencional está en horas bajas, reduciéndose a informativos y realities los cuales tienen que ofrecer una propuesta innovadora que atraiga al consumidor con algo que plataformas como Netflix, HBO o Amazon PrimeVideo no puedan ofrecer. De lo contrario me temo que pasados unos años, la TV de toda la vida abdicará en favor de unos servicios de streaming que se identifican más con la exigente era tecnológica actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.