Connect with us

Críticas

‘Valeria’ convierte la literatura en arte erótico

Published

on

Valeria

Gran éxito de la nueva apuesta de la plataforma Netflix por la última joya de la corona literaria de la escritora valenciana, Valeria.

La literatura sigue alimentando de forma sana y equilibrada al séptimo arte, el cine. Si hace unas semanas supimos que La chica invisible, la última trilogía de Blue Jeans, aparecerá en televisión, el público ha podido ver en streaming la serie Valeria, inspirada en la última obra literaria de Elísabet Benavent, también conocida como BetaCoqueta.

Si existían prejuicios sobre su trama debido al exceso de producción de novelas románticas con personajes estereotipados, los ocho capítulos emitidos han destrozado en mil pedazos dicha idea preconcebida. Para empezar, el equipo de producción ha realizado una labor estoica sobre el decorado, dando importancia al marketing como carta de presentación.

La intro de turno dejaba entrever cómo sus personajes experimentaban diferentes estados de ánimo sin renunciar a la alegría de vivir. Dicho estado de ánimo estaba sujeto a la importancia de la amistad que experimentan cuatro amigas. La serie demuestra que los amigos son la familia que elegimos.

La protagonista, Valeria (Diana Gómez), refleja la truculenta vida de artista cuando le toca asentar las bases de su carrera. La amistad es su gasolina y la acaba transformando en energía renovable. Carmen (Paula Malia), Nerea (Teresa Riott) y Lola (Silma López) se convierten en el pilar de su vida y sobre todo, de un público sediento de realismo audiovisual.

Cada una de ellas representaban dimensiones diversas de los estilos de vida experimentados por las masas sociales. Difieren enormemente, pero buscan el mismo camino que solamente tiene dos premisas: sexo y amor. Parecen dos conceptos contraproducentes, pero producen el mismo placer si nos mantenemos fieles a su esencia.

Semejante mensaje fue totalmente forzado gracias a la intervención masculina, liderada por Víctor (Maxi Iglesias). No solamente encontramos una evolución de su interpretación como artista, también supo interpretar el rol establecido. Al fin y al cabo, uno de los valores de esta producción es promover los quebraderos que causan las relaciones de parejas y el mundo del arte utilizando el sexo como principal pluma escritora.

Sin duda, se trata de una novedad para el sector cultural español de nuestro país. Es cierto que existen generaciones curtidas deslumbradas al haber visto Sexo en Nueva York, pero Valeria ha llegado a repetir reiteradamente las escenas sexuales hasta el punto de ayudarnos a naturalizarlas.

Dicho objetivo se ha ido logrando a lo largo de los ocho sucesivos episodios. Al igual que se quiso dotar de pedagogía a la información con fotos picantes en la revista Interviú, el equipo audiovisual ha dado un paso adelante intensificando sus momentos eróticos para llegar a la naturalización.

Lo propuesto se ha conseguido con creces. Además, los personajes han generado una evolución acentuada. Ahora toca que dicha maduración de los mismos se enfrenten a la trama que se les viene encima. Pero esta historia la conoceremos en su segunda temporada. De momento, el rodaje queda previsto para cuando acabe la pandemia.

Puertollano (1997).Tras haber vivido una experiencia periodística corta, pero intensa, en medios digitales deportivos como SoyMotor, VIP Deportivo, Why Not Magazine y su blog "Mi humilde opinión", se incorpora a TimeJust con la finalidad de difundir el valor cultural en el periodismo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: