Inicio Cultura ‘Estos zombis son una ruina’ o la disolución de la cuarta pared

‘Estos zombis son una ruina’ o la disolución de la cuarta pared

1
Estos zombis son una ruina
Fuente: Surterráneo Teatro

La obra Estos zombis son una ruina, estrenada el pasado fin de semana en Málaga con notable éxito, continuará en el cartel de La Térmica cada sábado, a las 19:30 o a las 21 horas, hasta el 17 de marzo

En los últimos tres meses he podido presenciar tres producciones de teatro diferentes en las que el nombre de Angélica Gómez ha estado involucrado de alguna manera y, de todas ellas, he salido con la sensación de que hay una esperanza para la vanguardia escénica. Con Estos zombis son una ruina, la directora malacitana demuestra una vez más que eclecticismo, experimentación y metalenguaje no están relegados a un público minoritario y snob, sino que son tendencias que perfectamente pueden pasar por las categorías estéticas del espectador medio.

La Térmica tiene un verdadero chollo con su compañía residente, Surterráneo Teatro, capaz de reinventar continuamente el espacio que le ha sido cedido, apenas cuatro o cinco habitaciones enjutas conectadas por un angosto pasillo dentro de un edificio enorme que hace las veces de museo, biblioteca, sala de conferencias y hasta de residencia para jugadores del Unicaja de baloncesto. Ahí, en un espacio ínfimo y aparentemente caótico comparado con un auditorio canónico, los actores de la compañía nadan como peces en el agua, eliminando la barrera del escenario en un acercamiento personaje-espectador de tal calibre que haría que Grotowski tuviera que excusarse un momento al lavabo para deleitarse en labores onanistas.

Y es que si el guion sólido e hilarante de Ery Nízar, plagado de referencias a la cultura pop y a las comedias de situación noventeras, propone per se un juego con el público en una obra de inmersión, de teatro dentro del teatro, la fluidez con la que los actores hacen pasar a sus espectadores de una sala a otra aprovechando la división clásica en tres actos del libreto -¡una estructura clásica para una propuesta vanguardista, un bucle en el rizo de la ironía!- logra disolver, y no solo romper, la cuarta pared con el espectador. Además, el texto de Nízar, como el de Gómez en La verdadera muerte de FF, tiene el acierto de tratar un tema candente y muy actual, como es el acoso sexual en el mundo del espectáculo, con un humor que no descuida la denuncia y la reivindicación feminista.

En cuanto al reparto, conformado por Paco Inestrosa, Lucía Alfaro, Laura Vil, Marity Manzanera, Virginia de Morata y José Vera, resuelve con soltura y naturalidad la difícil tarea de encarnar a personajes que se desdoblan continuamente, destacando su capacidad de interactuación y complicidad con el público en una obra hecha en tiempo récord para la complejidad que supone tras un aparente velo de sencillez.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.