Arte Cómic y novela gráfica Cultura Literatura

«Sunstone 4»: toda relación pasa por crisis

Reseñamos el cuarto volumen de Sunstone, la obra erótica BDSM creada por Stjepan Sejic y editada por Panini en su línea Evolution comics

En los últimos meses, hemos tenido ocasión de reseñar los tres primeros volúmenes (aquí, aquí y aquí) de Sunstone. Hoy nos centraremos en el cuarto, que ha sido el último publicado en castellano, dejándonos a un tomo de alcanzar el ritmo de publicación original.

El amor está floreciendo entre Lisa y Ally. A pesar de que la primera llevase varios capítulos negándolo, lo cierto es que ya es imposible de ocultar. Y sin embargo, ambas siguen empeñadas en negárselo a sí mismas, dificultando así su relación. En este cuarto tomo, por fin eclosiona el conflicto que llevaba tiempo gestándose. Resulta especialmente interesante cómo Lisa afronta esta crisis, puesto que para ella estar con Ally supone no solamente aceptarse abiertamente como sumisa, sino también como bisexual. Así, el conflicto de la identidad personal y la identidad sexual cobra una nueva dimensión, convirtiéndose en un obstáculo importante para Lisa.

También tiene gran peso en este volumen el personaje de Anne, que se presentaba en el tomo anterior, y que aquí comienza a manifestar la importancia que tendrá para las vidas de Lisa y Ally. Su papel será especialmente importante hacia el final del tomo, en la fiesta de Halloween, donde se producirá uno de los momentos más tensos de toda la obra hasta el momento.

De nuevo, las inseguridades son protagonistas, aunque en este tomo cobran una nueva dimensión. Ally mantiene con Alan una conversación sobre sus sentimientos hacia Lisa y sobre toda la situación en la que ambas están metidas. Él intenta protegerla, avisándola de que está siendo demasiado generosa en la relación sin recibir nada a cambio, y poniendo a prueba la confianza de Ally en Lisa.

Por su parte, Lisa realiza un sacrificio personal para ofrecerle a Ally un regalo especial, lo que le confirma a Ally que su entrega es sincera y que no se está aprovechando de ella. Sin embargo, Lisa está demasiado absorta tratando de gestionar, entender y asimilar sus sentimientos como para darse cuenta de la situación peliaguda en la que ha puesto tanto a Ally como a ella misma con Anne.

Como resulta evidente, todo ello terminará desembocando en el gran conflicto, que tiene lugar durante la fiesta de Halloween en el club Carmesí. En el fondo, no deja de ser una “primera pelea”, pero las circunstancias que la rodean hacen que se magnifique y adquiera tintes catastróficos.

No obstante, Stjepan Sejic pone buen cuidado en insistir, a través de la voz de Lisa, que no es un desenlace, sino únicamente una crisis de la que ambas saldrán reforzadas. Aun sabiéndolo, el lector que haya logrado implicarse emocionalmente y encariñarse con las dos protagonistas no puede evitar una sensación amarga ante este cliffhanger que nos deja a la espera del siguiente volumen con más ansia que nunca.

Finalmente, debemos destacar que, al igual que el tomo anterior, este cuarto volumen tampoco incluye epílogo del autor, y apenas una ilustración de material extra. Sin embargo, a cambio también hay que tener en cuenta que se trata de un volumen de mayor grosor, que nos ofrece una historia más larga y más páginas de lectura.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: