Inicio Actualidad San Sebastián 2019: La película de Kazajistán ‘A Dark-Dark Man’ sorprende dentro...

San Sebastián 2019: La película de Kazajistán ‘A Dark-Dark Man’ sorprende dentro de la sección oficial

0
Cartel del Festival

Poco a poco, la prensa está completando el grueso de películas que se presentan a competición en la sección oficial. Entre las últimas se encuentran la kazaja ‘A Dark-Dark Man’, la belga ‘The Other Lamb’ o la chilena ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’.

 

Cartel del Festival

‘A Dark-Dark Man’ ha sorprendido a curiosos y escépticos. La kazaja de Adilkhan Yerzhanov trata sobre la muerte de un niño y como la investigación dará un giro radical cuando una periodista venga a asegurarse de que la policía ha hecho bien su trabajo.

Pese a que tiene un comienzo complicado, este drama de personajes es uno de los grandes aciertos de la sección oficial. Al principio, el director se centra en mostrar planos larguísimos e imágenes fijas; para situar el contexto y la acción no hay diálogos entre los personajes, simplemente muestra la puesta en escena de la cinta. Más adelante, cuando llega la periodista, empezará la acción.

Copyright: Festival de San Sebastián

Cuando empieza a moverse la trama nos damos cuenta de que en realidad se está contando una historia bastante convencional, o que al menos no pillará de nuevas al espectador que está acostumbrado a ver thrillers o películas y series de casos de asesinato. Sin embargo, el punto de vista y la visión del director kazajo hacen que esta sea diferente a lo que hemos visto antes. Quizás es por el mundo tan distinto que intenta retratar, o quizás es porque Yerzhanov tiene una personalidad muy marcada con la que impregna todas sus películas, sin embargo, si el espectador aguanta lo suficiente ante un principio un tanto tedioso, descubrirá una de las mejores películas de todo el Festival.

Es interesante ver como mezcla el género cómico con el thriller nórdico gracias a los parajes que hay en Kazajistán. Además, trata algunos temas muy importantes como la corrupción policial y moral de las personas, y hasta donde está dispuesto a llegar cada uno para tener la conciencia tranquila o vivir una vida sin complicaciones.

En definitiva, ‘A Dark-Dark Man’ no es una cinta típica y que al espectador le costará entender de primeras, pero si se le da el tiempo suficiente será probablemente una de las películas sobre crímenes y corrupción contemporáneas que más recordará en el futuro.

Más tarde ha llegado la belga ‘The Other Lamb’, una cinta que trata Selah, una joven que pertenece a una secta religiosa junto a otras mujeres y que pronto empezará a cuestionar a su líder, el Pastor.

Copyright: Festival de San Sebastián

Pese a que la cinta parece que arranca rápidamente y es estimulante, pronto nos damos cuenta de que no cuenta nada nuevo que no haya hecho antes cualquier otra historia sobre sectas y despertares dentro de grupos religiosos. No es una cinta que aproveche todo el potencial que da de si una historia con una determinada jerarquía formada por esposas e hijas (muy al estilo ‘El cuento de la criada’). Sin embargo, esta distopía de saldo no llega a interesar lo suficiente como para empatizar lo suficiente con todas las integrantes de esa colectividad que vive apartada del mundo real.

Selah es una joven adolescente devota de la fe que profesa esta secta, sin embargo, cuando tiene su primera menstruación y se da cuenta de las connotaciones que trae eso dentro de la comunidad -claramente machista-, pronto empezará a replantearse todo lo que ha pensado. Sin embargo, el guion de toda esta historia muestra síntomas de cansancio porque no hay un solo intento de explorar nuevos caminos; la simbología es bastante obvia y las metáforas brillan por su ausencia. Es cierto que hay imágenes sugerentes o escenas que parecen que van a funcionar mejor de lo que lo hacen, pero no llegan a ningún punto y el final es exactamente lo que se podía esperar -con metáforas incluidas-. Desperdiciada una oportunidad buenísima para dar un golpe sobre la mesa y ser una gran película.

Copyright: Festival de San Sebastián

Por último, en Sección Oficial se ha presentado la chilena, ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’, que trata sobre una pareja de mujeres que llevan toda la vida juntas y que tiene que enfrentarse a la enfermedad terminal de una de ellas. Juntas lucharán por reencontrarse después de muchos años viviendo en la rutina y redescubriendo el amor que se tienen la una a la otra.

Pese a que la chilena prometía ser una de las películas de la Sección Oficial, lo cierto es que es un drama frío, que no emociona ni acerca la perspectiva de dos mujeres enamoradas que se ven en los últimos momentos de su vida juntas. Es bastante contradictorio que la cinta intente apelar en todo momento a las emociones y al amor como tema central de toda la historia y no consiga hacer empatizar al espectador con los sentimientos de ambas.

El problema probablemente sea un guion escrito sin indagar exactamente en los sentimientos de las dos protagonistas: una de ellas va a morir, y solo podemos entender como se siente porque hay varias escenas suyas llorando y dejándose llevar por el dolor y la rabia; pero no hay ni una sola conversación donde verbalice lo que está pasando con su pareja. Y la otra protagonista, que convive con la enfermedad y cuida de su mujer, puede que tenga un poco más de recorrido dentro de la historia -porque se encarga la dirección de seguirla a ella-, pero tampoco acaba mostrando o verbalizando del mismo modo su frustración. También porque lo que pretende esta película todo el rato es ser una oda al amor, pero en ocasiones, hay que pasar caminos oscuros para entender donde está ese sentimiento y en qué punto de una relación tan larga como la de este guion.

‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’ podría haber sido una película llena de esperanza; un canto a la vida y al amor que todo lo cura, gracias en parte a su historia central y a esas cápsulas que bien explicadas habrían sumado al concepto y no restado como ocurre -cuando se cuenta la historia del tío de una de las protagonistas no interesa ni se entiende qué hace ahí-, y sin embargo se queda a medio gas, y en una película que pretende llamar a las emociones eso es fatal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.