Inicio Actualidad Cannes 2019: Leonardo DiCaprio y Quentin Tarantino triunfan en Cannes con “Érase...

Cannes 2019: Leonardo DiCaprio y Quentin Tarantino triunfan en Cannes con “Érase una vez en…Hollywood”

0
Fuente: Festival de Cannes

Quentin Tarantino vuelve a competición en Cannes el mismo día 25 años después para presentar su nueva película, “Érase una vez en…Hollywood”.

Once Upon A Time in… Hollywood” trata sobre Rick Dalton, un actor del Hollywood de los años 60, y Cliff, su doble en las escenas de acción. Juntos viajarán por una época de cine clásico y además vivirán de cerca los crímenes de la familia Manson a la actriz Sharon Tate.

Como siempre en las películas de Tarantino la premisa es una excusa para ahondar en algo mucho mayor: en este caso en una de las edades de oro del cine en la industria de Hollywood -finales de los años 60-, y toda la escena hippie que inundó el país.

El director piensa en la cinta como un ejercicio de memoria, de cuando él tenía seis años y se crió en ese mundo; una especie de carta de amor a Los Ángeles, y desde luego que consigue retratar la época de manera magistral. Rick y Cliff viajan a través de sus trabajos como actores, por esa época del western, de las fiestas y lujo y del desparrame social. Lo cierto es que “Érase una vez en Hollywood” podría definirse como una carta de amor también al cine y a todo lo que representa para el ganador de la Palma de Oro por “Pulp Fiction“.

En ese retrato vital son muy importantes los personajes; como siempre Tarantino firma el guion que, en esta ocasión, aunque a veces hierático con subidas y bajadas de ritmo, funciona estupendamente. Rick y Cliff son dos personajes definidos al milímetro sin necesidad de sobre explicaciones, pero enfrentándoles a situaciones que dictaminan su personalidad.

Pero no sería posible hablar de lo bien dibujados que están los dos protagonistas si no fuera por el gran trabajo que ejercen Brad Pitt y Leonardo DiCaprio. El actor de “Titanic” no solo consigue brillar con luz propia una vez más, sino que impone su ley ante la anarquía de las grabaciones con Quentin. Si el actor estadounidense llevaba años interpretando papeles medidos al milímetro para sacar a pasear sus dotes interpretativas, con Tarantino se desata, y el espectador es capaz de ver una infinidad de rangos emocionales que no se ve en cualquier actor de Hollywood. Leonardo DiCaprio lleva recibiendo años por el gran público el título de “uno de los mejores actores vivos” y razón no les falta; el carisma arrollador de esta estrella hace presagiar que estará en boca del jurado para el premio a mejor actor.

Por otro lado, Brad Pitt funciona de manera excepcional como coprotagonista con su mejor interpretación desde “Moneyball” y no se queda rezagado respecto a su compañero. Cliff es más que un secundario con gancho; tiene su propia trama y es parte del motor de la historia, aunque el ancla sea Rick.

En cambio, Margot Robbie que interpreta a la joven Sharon Tate no está mal, de hecho, funciona muy bien en las escenas en las que aparece, pero no acaba siendo más que un personaje anecdótico dentro de toda la historia.

Pese a algunos tramos de la cinta en los que se alargan escenas innecesariamente porque Tarantino muchas veces se encanta a sí mismo y tiene algunos problemas en recortar en la sala de montaje; “Érase una vez en… Hollywood” es un éxito en todas sus partes, destacando sobre todo un final loco que conseguirá que el espectador se levante a aplaudir semejante cierre a la película. Quentin ha vuelto, y desde luego, este verano no dejará indiferente a nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.