Inicio Críticas Pasando ‘Vergüenza’ en la Academia de Cine

Pasando ‘Vergüenza’ en la Academia de Cine

0
Navidad
Presentación del especial de Navidad de "Vergüenza" en la Academia de Cine. Fuente: TimeJust (Rafael Jiménez)

El equipo de la serie de Movistar+ presentó tímidamente el capítulo especial de Navidad en Madrid. El día de Nochebuena llegará a la plataforma esta historia diferente pero igual de creativa

La Academia de Cine acogió el pasado 13 de diciembre una vez más el preestreno de una serie. Los creadores de la exitosa Vergüenza, Juan Cavestany y Álvaro Fernández, presentaron el capítulo especial de Navidad acompañados de los actores Vito Sanz (Óscar) y Yannick Nguenkam (Yusuf). Este episodio puente entre la primera y la segunda temporada estará disponible en Movistar+ el 24 de diciembre.

Este pase fue especial no solo por el hecho de ver el capítulo con su equipo (y escuchar a los niños emocionados cuando salían o debatiendo antes de la proyección sobre los guardianes de la galaxia). A pesar de que al final Malena Alterio no pudo asistir por un rodaje, los directores y actores se prestaron a un paredón de preguntas donde se mostraron tan naturales (felicitaron la navidad a los asistentes) como cortados.

El equipo de la serie en la Academia de Cine. Fuente: TimeJust

Una vergüenza muy natural

La ausencia de Malena fue un presagio de lo atípica que sería la velada. En esa línea entre la naturalidad y la vergüenza en la que se mueve la serie discurrió el evento. El público que tanto se rió durante el capítulo apenas participó, y para cuando alguien se atrevió, la pregunta fue: ¿por qué el hijo es negro? Los creadores salieron al paso como pudieron alegando que “podría haber sido de cualquier nacionalidad”. De donde no pudieron escapar fue del último intento de la moderadora porque contaran algo, “cualquier cosa”. La respuesta fue un sincero y bien intencionado no.

La presentadora sí que trajo las preguntas más relevantes (que no las más abundantes, ya que el coloquio duró lo mismo que el capítulo). Ante la timidez de Yannick y el tartamudeo de Vito en la línea de su personaje (hasta liándose en las respuestas), Juan salió al rescate contando los detalles más interesantes del capítulo. “Movistar planteó esta temporada más corta, y queríamos sumar algo especial. Este episodio es un regalo peligroso. Se da por supuesto que no va a ser un telefilm buenrollero pero tampoco vamos a hacer un desmontaje de la Navidad. A Álvaro se le ocurrió hacer un flashback y así recuperar algunos personajes”. Además, en cuanto al futuro de la serie, los creadores afirmaron que están cerca ya de terminar los guiones de la tercera temporada y esperan que sí tenga más continuidad.

El pequeño Yannick contribuyó tan natural como pudo al coloquio. Fuente: TimeJust

A pesar de todo ello, su naturalidad construyó un ambiente más suelto con bastantes bromas. Más que aburrir, los invitados transmitieron una mayor cercanía, como si te los encontraras por la calle y hablaras con ellos. El escenario de la Academia no era un altar para escuchar a un sabio, sino a gente cotidiana, a pesar de que no hayan tenido situaciones como las de la serie. Sin embargo, sí reconocían que hablaban desde la verdad en cuanto a que “la Navidad ya tiene la vergüenza ajena instalada”.

Una vergüenza muy autoral

Cavestany fue el que más trató de luchar contra la vergüenza en la charla, y para ello desgranó cómo han tratado este sentimiento en la segunda temporada. Su intención en los guiones de la primera temporada era presentarse y mostrar el bochorno del mercado laboral y las bodas. Respecto al éxito de aquellos capítulos, apuntó que “esta fórmula de no puedo mirar pero miro no estaba calculada. Para la segunda, queríamos dar eso, pero ir más allá”. Para ello, han trabajado en una temporada más compacta y dramáticamente más clara. A pesar de haber tenido que rebajar un poco la excentricidad, “a la gente le ha sabido a poco, y nos agrada porque significa que la han visto en su conjunto y quieren más”.

Pero no hay nada nuevo bajo el sol, ni siquiera en el streaming, ni siquiera en la vergüenza. Como guía para los que se quieran enganchar a la serie, encontrarán un humor al estilo de los cómicos estadounidenses Ricky Gervais, Louis C.K. y Larry David o de la serie Catastrophy. Desde luego, no va a dejar indiferente a nadie. Por ello, Juan agradeció que plataformas como Movistar+ “abran sitio a tipos de comedias intermedias, combinaciones de formato y tonos nuevos y peculiares” que en una televisión generalista no tendrían cabida. En (pocas) palabras del actor de Óscar, estos directores son “muy particulares, hacen un cine diferente pero se unen en un lenguaje común que les une, coordinando tono, lenguaje y trabajo”.

Presentación del capítulo antes de la proyección. Fuente: TimeJust

Una vergüenza muy social

Ese trabajo se planteó como si de una película se tratase (a pesar de que los directores solo hayan trabajado juntos en una y no tengan ninguna planeada). El trabajo episódico de hacer los guiones sobre la marcha no funciona aquí, ya que “Movistar pide todos los capítulos escritos antes del rodaje, lo que te permite un plan de cine”, señalaba Fernández. Además, Cavestany apuntaba que en lugar de funcionar a base de sketches como la primera, esta “la hemos pensado como una película que se va dosificando, para que la serie avanzara dramáticamente”.

Gracias a esta concepción concreta, han podido hacer algo más transgresor. Como defendía Vito, “la base de la serie es esa problemática de lo social. Hay algo básico que se mueve en las dos temporadas y hasta en mi vida personal seguramente”. Es la vergüenza, esa incapacidad empática que tanto nos define como sociedad y que tanto ha enganchado al público (y a la crítica). Curiosamente, Fernández confesó que en una escena del 2×06 tuvo que mirar a otro lado durante el rodaje, mientras que para Cavestany la vergüenza estaba en “tener que hablar ante 20 personas para que te crean”. Por su parte, el pequeño Yusuf se sintió más cortado el primer día de rodaje donde “no conocía a nadie, solo venía a actuar y hacer lo que pasara”.

Feroz
Corroboración del éxito y calidad de Vergüenza. Fuente: Vergüenza Movistar+

Así es el capítulo especial de Navidad

El episodio especial de Vergüenza rellena el hueco temporal entre las dos temporadas ya disponibles en Movistar+. Tenía que estrenarse ahora, ya que con la excusa de la cena de Nochebuena entre el matrimonio protagonista, sus padres y alguien más se explican interrogantes de la segunda temporada y se recupera a personajes ya no tan habituales.

El carácter de “especial” se lo gana al explorar en media hora espacios menos comunes de la serie, como el centro de Madrid o demás exteriores. No es un paréntesis, sino que la trama funciona dentro de la serie y, a la vez, encaja con las fechas y el momento de su estreno, el día de Nochebuena. Curiosamente, el capítulo es como el discurso del Rey de ese día (incluido en el metraje): una pequeña pieza audiovisual que puede (re)unir a la familia (tanto en la trama como en las casas de los espectadores) ante la televisión (o móvil o tablet) para vernos reflejados como sociedad en general y como individuos en particular, con todas las alegrías y torpezas que ello conlleva. Ahí está el acierto de este capítulo y de toda la serie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.