Cómic y novela gráfica Cultura Literatura

‘¡Cuéntame, Galko-chan!’, un manga de instituto diferente

La vida de instituto como nunca antes la habías visto, de la mano de Galko-chan y sus amigas.

Si algo caracteriza a la editorial Fandogamia es su humor irreverente y su capacidad para encontrar títulos que, sin ser necesariamente obras de primera fila pedidas por los fans, encajan a la perfección con el público de la editorial. Es lo que ellos llaman crear lectores todoterreno, construyendo un catálogo de marcado eclecticismo en el que absolutamente cualquier cosa tiene cabida siempre y cuando cumpla una única norma: entretener al lector.

En este sentido, su línea Yamanote, como ellos denominan a la colección de manga, supone el mejor ejemplo de esta filosofía. Desde las obras de Kabi Nagata hasta las recopilaciones de historias cortas de Mai Ando (Trampas agridulces y Jugando a las casitas, ya publicadas, y Piña, pastel o tiramisú: el primer amor, anunciada el pasado marzo), Fandogamia ofrece entretenimiento a raudales y ganas de innovar.

Así, no es extraño que hayan incorporado a su catálogo una serie como ¡Cuéntame, Galko-chan!, de Kenya Suzuki. Publicada desde 2014 en la revista ComicWalker, con cinco volúmenes en su haber hasta la fecha, es una serie de instituto en la que se reflejan las inquietudes plenamente adolescentes de sus tres protagonistas: Galko, Otako y Ojô.

Toda la obra se estructura mediante arcos muy cortos, que en ocasiones se limitan a una página, en los que se plantea una pregunta que sirve de eje para las conversaciones entre clase y clase. Estas cuestiones van desde lo sexual hasta lo escatológico, pero se plantean con la naturalidad que da la curiosidad adolescente.

Así, nuestras protagonistas hablan sobre si “es verdad que le salen pelos en el culo hasta a las chicas jóvenes”, si “el tamaño de los pechos y la inteligencia de una chica son inversamente proporcionales” o “si es verdad que hay chicas que olvidan depilarse cuando van a la piscina”, entre otros muchos temas, algunos más mundanos, otros más morbosos y muchos de ellos apoyados en estereotipos o prejuicios propios de la sociedad japonesa, lo que ofrece un valor añadido.

Todo ello se acompaña de un apartado gráfico con personalidad propia. Completamente a color, la paleta de colores y los trazos empleados evocan el uso de bolígrafos, pinturas y subrayadores, materiales todos ellos presentes en los estuches escolares de los alumnos de instituto. Igual que muchos de nosotros, de adolescentes, aburridos en clase, emborronábamos márgenes y papeles sobrantes con garabatos de cualquier tipo, ¡Cuéntame, Galko-chan! evoca visualmente esta época del instituto en la que se ambienta su trama, de forma que refuerza todavía más la idea de testimonio inherente al slice of life.

Así, el conjunto es una comedia de instituto cotidiana a más no poder, en la que es imposible no verse reflejado… y que provoca carcajadas constantes, ante la fantasía de las preguntas que articulan cada episodio. En definitiva, un nuevo acierto de Fandogamia, que ya ha publicado el segundo tomo y se encuentra trabajando en el tercero.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: