Inicio Cultura Arte Nostalgia ochentera bien entendida: “Paper Girls”

Nostalgia ochentera bien entendida: “Paper Girls”

0
Fuente: Planeta Cómic

Reseñamos Paper Girls, el primer tomo recopilatorio editado por Planeta que recoge los cinco primeros números de la exitosa serie de Brian K. Vaughan

En 2016, Planeta comenzó a editar Paper Girls, la nueva serie del aclamado guionista Brian K. Vaughan, publicándola en formato grapa con una cadencia al principio irregular y durante 2017, mensual. Este tiempo ha permitido que la serie alcanzase una mayor difusión, respaldada por los numerosos reconocimientos que ha recibido (especialmente en Estados Unidos, donde se la reconoció en 2016 con dos premios Eisner), pero también con el boca-oreja que ha atraído cada vez más atención hacia este título, conforme se ha ido desarrollando su argumento.

Así, ahora Planeta ha comenzado a publicar el primer volumen recopilatorio (que recoge los números uno a cinco de la colección) en un formato de tapa dura, mucho más accesible para todos aquellos que se han visto atraídos por Paper Girls demasiado tarde como para seguir la publicación en grapa.

Paper Girls cuenta la historia de cuatro repartidoras de periódicos en 1988, un momento en el que esta profesión se encontraba monopolizada por chicos. Aunque esa, que es su premisa inicial, hace pensar en un slice of life de corte feminista, prácticamente desde el primer momento se introduce un giro fantástico sobrenatural, que inaugura una historia de ritmo trepidante y llena de misterios.

Todo ello con un envoltorio de nostalgia ochentera un tanto atípico, que intenta huir de la idealización a la que se ha sometido a esta época para utilizarla como ambientación mostrando la parte más dulce del recuerdo nostálgico, pero también la cara amarga y olvidada.

Este primer volumen recoge la presentación de la historia, y por tanto, supone el planteamiento de una serie de misterios cuya resolución tendrá que esperar a futuros tomos. Vaughan sabe construir una historia atrayente y atractiva en torno a las cuatro chicas que han conquistado un empleo masculino en un momento vital tan crítico como es el comienzo de la madurez en la adolescencia.

Pero la aventura de Erin, MacKenzie, KJ y Tiffany debe tanto a Vaughan como a Cliff Chiang y Matt Wilson, dibujante y colorista respectivamente. Ellos dan vida a un universo que combina a la perfección la nostalgia real, la nostalgia adquirida y la fantasía desbordante de la historia. Con otro estilo visual, probablemente, la relevancia de Paper Girls hubiera sido menor.  Sin embargo, gracias a esta conjunción de artistas (en absoluto casual, por otra parte), esta obra se ha convertido en una de las grandes series de Vaughan, junto con Saga, y ha adquirido un reconocido prestigio.

Así pues, este primer volumen supone una puerta de entrada ideal para Paper Girls. Plantea las principales incógnitas y presenta una extensión suficiente como para que el lector pueda decidir si ha entrado en el juego o si la obra no es para él. No obstante, queremos indicar que la oportunidad la merece, y desde aquí seguiremos las aventuras de Erin, MacKenzie, KJ y Tiffany muy de cerca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.