Inicio Cultura Arte Nos adentramos en el Valle de los Mumin

Nos adentramos en el Valle de los Mumin

0
Fuente: Coco Books

Los Mumin son unas criaturas folclóricas creadas por la finlandesa Tove Jansson a mediados del siglo XX que, lejos de pasar de moda, mantienen una popularidad creciente

Posiblemente, quien fuera niño en los noventa recordase Los moomin, una serie de dibujos animados emitida en los espacios infantiles de varias cadenas protagonizada por unas criaturas redondeadas y blancas que derrochaban amabilidad y ternura.

Esta serie se creó en 1990, basándose en los personajes de Tove Jansson, la célebre creadora finlandesa cuya vida apareció reflejada en uno de los capítulos de Valerosas. Y es que Tove Jansson (1914-2001) fue una artista fascinante y una figura admirable.

Nacida en el seno de una familia volcada en la creatividad y la cultura (su padre era escultor y su madre ilustradora) y criada en medio de la naturaleza en un valle finlandés, Tove Jansson muy pronto manifestó sus propias inquietudes artísticas, estudiando Bellas Artes y convirtiéndose en una de las mayores promesas del arte finlandés.

Dotada de una gran sensibilidad y un carácter un tanto peculiar, Tove Jansson creó a Los Mumin en los años cuarenta. Con profundas raíces en las tradiciones locales, el Valle de los Mumin estaba plagado de criaturas fantásticas. Los propios mumin eran una versión dulcificada de los trols del folclore nórdico.

En 1940, el personaje de Mumin hizo aparición por primera vez en una de las tiras cómicas que Jansson publicaba en la revista Garm, pero fue a partir de 1945 cuando se convirtieron en un fenómeno social, en un primer momento dirigido al público infantil a través de una serie de novelas.

A pesar de que Finlandia se mantuvo relativamente al margen de la Segunda Guerra Mundial, los años cuarenta supusieron una época dura y traumática para Europa, especialmente para las generaciones más jóvenes. Los Mumin contribuían a paliar este sufrimiento, destilando amabilidad, amor por la naturaleza, amistad y buenos sentimientos a través de sus historias. Precisamente por este motivo, se convirtieron en un gran éxito comercial en Finlandia, facilitando que sus novelas dieran el salto a otros medios, como el cómic.

En 1953 comenzaron a publicarse las tiras de prensa de Los Mumin, enfocadas a un público más adulto, si bien estos seres habían hecho algunas incursiones previamente con la publicación de historias cortas. Sin embargo, tras unos años de éxito, la obligación de crear tiras diarias y las presiones que conllevaba la popularidad de los personajes pronto hicieron que su autora se viera desbordada, hasta que finalmente delegó el cuidado de los derechos de los personajes en su hermano Lars y se retiró con su mujer a una casa perdida en la montaña, donde poder vivir en contacto con la naturaleza y elaborando construcciones de arte efímero.

La obra gráfica de Tove Jansson está disponible en castellano gracias a Coco Books, que ha realizado dos tomos recopilatorios con todas las tiras de prensa de Los Mumin, además de algunos pequeños álbumes de historias cortas y libros para colorear, acercando a estos pequeños trols a las nuevas generaciones.

Los dos recopilatorios de tiras de prensa se presentan en una edición muy cuidada y elegante, dirigida a un público quizás más adulto que valore la importancia histórica de los personajes, mientras que las historias cortas (El valle de los Mumin se transforma en una selva Mumin se enamora) tienen un formato mucho más asequible para edades algo más tempranas, en parte porque se trata de historias coloreadas.

Además, Coco Books también ha publicado El pequeño trol Mumin, Mymla y la pequeña My, un libro ilustrado que resume la esencia más artística de Tove Jansson. Mientras que en las tiras de prensa y en las historias cortas destacan los personajes, la historia, el dibujo, etc., en El pequeño trol… se vuelca la personalidad de la artista. Las ilustraciones suponen un gran ejemplo de la vanguardia y modernidad de Tove. El juego que lleva a cabo mediante el troquelado de las ilustraciones con un sentido plenamente narrativo, el diseño de los bosques por los que transcurre la aventura, el uso del color… todo ello supone la máxima expresión de la capacidad artística de Tove Jansson.

En cualquier caso, cualquiera de los títulos es una vía perfecta para introducirse en el Valle de los Mumin, una mirada hacia la naturaleza cargada de inocencia y amistad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.