Inicio Cultura Cine “¡No soy un hombre fácil!” de Netflix

“¡No soy un hombre fácil!” de Netflix

2
Fuente: Netflix

El pasado 18 de abril, Netflix estrenó su película original Je ne suis pas un homme facile, dirigida por la actriz francesa Eléonore Pourriat y que cuenta con Vincent Elbaz y Marie-Sophie Ferdane como protagonistas

Un recurso muy frecuente en el mundo cinematográfico es y ha sido siempre la utilización del mundo de lo onírico para cambiar una realidad concreta: un personaje que vive de una forma éticamente cuestionable recibe una lección cuando despierta en una realidad paralela en la que no tiene los mismos privilegios que en su vida original. Vale, estamos hablando del típico final de una serie que te deja perplejo por la extrema originalidad de sus creadores que, sin saber cómo escapar, deciden tirar por la ruta fácil y hacer que todo lo que se ha vivido a lo largo de la serie sea un simple sueño (de 90 años) del protagonista. Una decisión muy acertada, sí.

Normalmente, suelo pasar de las películas que se presentan con estas expectativas -película chorra para ver mientras llueve (pensé)- pero, como no tenía nada mejor que hacer, le di al play ¡y menos mal que lo hice!

Je ne suis pas un homme facile o No soy un hombre fácil es el título, una frase que en nuestra sociedad, desgraciadamente, suele estar atribuida al que la RAE llama “el sexo débil”, qué bien. Es este uno de los motivos que me llevó a ver el largometraje.

En 1 hora y 38 minutos puedes llegar a replantearte el mundo en el que vives, pues se crea un alter ego de los roles de género existentes, presentando a las mujeres con los “valores de macho ibérico” que se pretenden implantar en los cerebros de los hombres y, a estos, con la “delicadeza femenina” con los que se supone que nacemos. Mejor me callo.

Aunque el personaje al que presentan como protagonista es el de Vincent Elbaz, un machista que despierta en un mundo en el que sus “privilegios” desparecen, pienso que la verdadera protagonista es Marie-Sophie Ferdane, que interpreta a una escritora de éxito que se comporta como lo que conocemos como una casanova, utilizando a los hombres a su antojo y riéndose de la lucha “masculinista” (como digo, todos los aspectos de la sociedad están expuestos en el filme pero cambiando el sexo).

Parece un planteamiento sencillo, pero me impacta personalmente el hecho de que tan solo un cambio en la forma de vestir o en los roles dentro del hogar (pues, aunque se haya normalizado en los últimos años el reparto de tareas domésticas entre hombres y mujeres, sigue siendo una realidad que el porcentaje de mujeres dedicadas a la familia es mucho mayor) me parezca extraño. ¿Por qué es esto así? La película se sale de la norma, y menos mal.

Si quieres darle un repaso a la sociedad en la que vives, métete en Netflix y no te lo pienses, porque, aunque no cuente con la escenografía de Hollywood, el mensaje que transmite es lo suficientemente fuerte como para tener tema para debatir con amigos, que siempre viene bien.

¡A disfrutar!

2 Comentarios

  1. Muy buena! La comencé a ver sin ninguna expectativa, el trailer me pareció de lo más cliché. Sorpresa me llevé al ver que en realidad nuestra vida y juegos de roles son todo un cliché! Recomendable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.