Connect with us

Hi, what are you looking for?

Críticas

Crítica ‘Infinite Things’, la mejor versión de Paloma Faith

Como si nos devolviese a la tierra en un momento en el que las cabezas tratan de volar alto para evitar enfrentarse a las complejidades, el pasado viernes Paloma Faith presentó su quinto álbum de estudio ‘Infinite Things’ como un suspiro de libertad, de aire fresco, el reflejo de una lluvia de vertientes de inspiración. Un disco que suena a un montón de cosas que ya hemos escuchado antes y nunca hasta ahora.

Hacía 3 años del lanzamiento de su último disco de estudio, ‘The Architect’, cuando Paloma Faith ya se coronaba como una de las artistas más exitosas de los últimos años en Reino Unido, su nicho de confianza, de donde, además, la artista es propia. El doble disco platino se ha sellado en todos sus álbumes hasta la fecha en la región que la vio nacer y crecer, aunque el reconocimiento de la artista aún se quede a medio camino para el resto del mundo.

‘Infinite Things’ y su historia

Grabado casi en su totalidad en el sótano de su casa cuando se decretó el confinamiento, Faith desechó por completo la idea de álbum que tenía hasta entonces para empezar de cero y, desde el punto más vulnerable, su creatividad voló. Dispuestos a cerrar las puertas del mundo, la artista consideró que las letras de su primera apuesta como quinto álbum pecarían de condescendiente, de tono altivo y paternalista en unos tiempos de incertidumbre donde se apreciaría que la música contase verdad.

Como un lote de melodías que meditan realidades que a todos nos conciernen, ‘Infinite Things’ aborda desde las complejidades y los detalles de una relación que se prolonga en el tiempo, la pérdida aplicada al amor, la amistad o el libre albedrío de identificarse con aquello que más nos queme, hasta la enfermedad, el poder de la maternidad, el amor propio e incluso le daría un ataque aplastante a la industria musical que ha asfixiado su creatividad durante más tiempo del que la artista confiesa que debiera haberse permitido.

Desde el interior de Infinite Things

Coros consistentemente excelentes, texturas definidas, ritmos pegadizos alejados de sonar a algo comercial, y sin duda alguna, una mezcla de sonidos que nos suenan a muchas cosas que hayamos escuchado antes, pero nada con lo que se relacione a Faith como identidad de ello. Como si Cyndi Lauper le hubiese otorgado el legado de su voz a Paloma Faith y como si cualquiera de las canciones que componen el disco pudieran ser número #1 si estuviesen en la voz de Sia o Adele: el punto de inflexión reside ahí.

Y es que, la artista ha dejado a un lado sus géneros más arraigados como el soul, el pop y el soft rock para traernos una mezcla de todos ellos a la vez, sin dejar de lado sus tintes más característicos que nos recuerdan a los 80 pues, sin embargo, esta vez, con mayor apuesta por una presencia más palpable de lo contemporáneo.

Así pues, de una Faith que parecía construir sus anteriores álbumes a base de joyas sonoras que resonaban en bucle en nuestras cabezas y un resto de relleno que nos hacía volver al bucle anterior, ahora se muestra mucho más inspirada, más honesta y libre de obstáculos y presiones que conforman un compedio excelente y deja paso a todas y cada una de las canciones que conforman ‘Infinite Things’.

Supernatural rompe el hielo y nos hace pensar que Faith no saldría de su zona de confort en este nuevo proyecto más allá de sus característicos sonidos ochenteros, que, aún así, se aprecian y dejan un primer sabor de boca esperanzador que cuenta la historia del origen de una relación romántica sana.

Sin embargo, la continuación del disco con Monster deshace todo lo preconcebido hasta ahora y nos hace tragar saliva porque esto no suena a ninguna Faith anterior. Con este tema se identifica a una Paloma renovada, desnuda de sus tópicos, abrazada a ritmos contemporáneos con los que también se hace justicia a sí misma con un grito a todo lo que hay detrás de la industria musical que le asfixiaba hasta entonces.

Gospel y Soul envuelven a la tercera canción del disco y segundo single de la artista, pues Gold marca un pequeño ápice de diferencia entre el resto de las canciones, no sólo porque ha dejado su composición en manos de Sigrid y Steve Mac (autor de éxitos como Fire on Fire de Sam Smith o Rockabye de Clean Bandit) sino porque suena más comercial de lo habitual en Faith. De hecho, sería una canción número uno en listas si sus autoras fuesen artistas de éxito que se relacionan con la voz de Faith como Sia o Miley Cyrus, pero no sería el caso.

Falling Down nos adentra en un grito indomable a la recaída continua en una dependencia emocional inevitable. También con tonos ochenteros, la estética de este tema mezcla synthpop y disco con una base pop/rock envidiable. Además, la voz y el sonido de esta melodía recuerdan a algunos de los últimos renovadores proyectos de Miley Cyrus.

La joya del disco que le da título al proyecto, ‘Infinite Things’, llega en quinta posición, seguramente, por el significado materno que Faith le aporta a este tema al ir dirigida a su hijo menor. Un tema que nos mantiene en el hilo de los 80 en pleno siglo XXI que comienza con un suspiro sincero: “siento mucho que el mundo no sea lo suficientemente bueno para ti” y resuena con un estribillo que inspira: “toda la alegría y todo el caos que traigo, veo en tus ojos esas cosas infinitas”.

Les sigue If This Is Goodbye y Better than this, las dos baladas más características del álbum que nada tienen que ver en sus intenciones, pero cuyas propuestas lo dicen todo. La primera, la rendición al adiós a una relación que ya ha llegado a su final, pero se evita, y la segunda, primer single del disco que también cuenta con videoclip oficial, un canto a aquel amor que, en contraposición, nace, crece, florece, perdura y permanece, y marca, pues, la balada pop por excelencia del quinto álbum de Paloma Faith.

Me Time no se queda atrás al apostar por un himno para sí misma, por y para el amor propio del que todos hemos de dotarnos. Esta historia aborda la realidad de no sentirse comprendida en ocasiones siquiera por nuestro propio entorno, ni siquiera por nuestra familia, matiza Faith. Pues, se abraza Paloma a esta balada en un reclamo a la soledad escogida y el tiempo para una misma ante el egoísmo que puede llegar a evidenciarse en ocasiones por nuestro entorno que nos dice que debemos ser y dejar de ser.

If Loving You Was Easy es la única canción explícita del álbum que cuenta como ni siquiera unas palabras surgidas desde el amor más profundo pueden solucionar la tristeza que reside en la otra parte de la relación, incluso desde donde se hace difícil no dejar de amar.

Beautiful & Damned de nuevo nos revuelven las tripas con unos sonidos de los más ochenteros, con claras influencias de nuevo de Cyndi Lauper e incluso Stevie Nicks en sus clásicos. Una historia que deja un legado a todas esas personas que, por diversos motivos, hoy ya no están a nuestro lado, pero a las que siempre les guardaremos un lugar en nuestro ser.

I’d Die for You resulta ser, probablemente, la oveja negra del álbum de Faith ya que se sale por completo de la lírica y estética de dicho. Un número con sonidos de R&B con el que, seguramente, Paloma Faith haya querido sorprendernos, pero con el que nos deja más atónitos que agradecidos por la apuesta. Sus fieles opinan que este tema es el epílogo al camino que pretenderá tomar Paloma Faith en sus próximos álbumes, pues, rompería desde luego con todo lo predispuesto en ella y haría perderle una esencia que no le está siendo fácil labrarse.

En última posición, Living with a Stranger y Last Night on Earth nos dejan un sabor agridulce ante la espectacular apuesta de disco hasta entonces por parte de Faith para su quinto álbum. Un tema disco y una balada final respectivamente, que suenan a composición y arraigo a estos tiempos ya que ambas cuentan, desde la visión interna y desde el foco amoroso respectivamente, todo aquel miedo que hoy nos abraza el alma por la situación de incertidumbre que atravesamos: ¿Será este el último beso que te dé antes de dormir? O incluso, ¿será este distanciamiento la nueva manera de relacionarnos que tendremos que asumir a partir de ahora?

Como guinda final del pastel

Finalmente, la cuestión que no termina de abrazar el éxito de Faith reside en no saber poner su sello distintivo a un material tan bien elaborado, porque suena a muchas cosas que ya relacionamos a otras voces, a otras historias. Un proyecto que se desmenuza pieza a pieza y nos deja con ganas de volverlo a escuchar una y otra vez, porque susurran verdades que llenan y sanan heridas que dañan. Una vuelta a lo mejor de los 80 y los 90, con un toque de todo lo actual, en una voz que no deja indiferente y que aspira alto. ¿Será la constancia y la innovación que se ha evidenciado en este quinto álbum de Paloma Faith, mayormente conocida por su single de éxito Only Love Can Hurt Like This, con el que se de renombre con todo aquello que siempre ha querido ser?

Paloma Faith durante el reportaje para su álbum'Infinite Things'

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

A %d blogueros les gusta esto: