Connect with us

Cultura

Asier: “No hemos tenido ningún tipo de apoyo, las ayudas han sido ridículas”

ASIER FERNÁNDEZ, CEO DE URBAN ROOSTERS

“El año pasado fue un gran año, estuvimos cerca del punto de fuga, pero este año con la COVID-19 ha sido demoledor” | Imagen: Pablo Berdún (UR)
“El año pasado fue un gran año, estuvimos cerca del punto de fuga, pero este año con la COVID-19 ha sido demoledor” | Imagen: Pablo Berdún (UR)

Asier Fernández (Logroño, 1982) ejerce de director ejecutivo en la empresa Urban Roosters, donde se encarga de gestionar una de las competiciones de Freestyle más importantes del mundo del rap: las Freestyle Masters Series (FMS). La COVID-19 ha afectado de forma directa al sector de eventos, y la cultura del Freestyle no se ha salvado. Asier y todo el equipo de Urban Roosters se han tenido que reinventar para avanzar con un proyecto de escala mundial, pese a todas las dificultades.

¿Cómo es el formato de la FMS?

No se ha utilizado hasta el momento, es una competición en la que participan los 10 mejores freestylers del país en una liga de nueve jornadas. Es más larga y más exigente de lo que suelen ser los cuadros de eliminatorias. En su momento cuando se podía viajar recorría ciudades de toda España, Argentina, Perú, Chile y México. Los raperos compiten entre ellos para lograr el anillo de campeón que lo convierta en el mejor freestyler de su nación. También está la FMS internacional, donde los mejores hispanohablantes rapean para convertirse en campeón mundial.

La causa es la profesionalización del Freestyle, ¿por qué?

Vimos que las competiciones de Freestyle eran una gran fuga de talento porque se usaban como medio para conseguir otro fin, era una parte de tu camino para darte a conocer. No cobraban y era un oasis en sus vidas cotidianas. Ellos podían estar trabajando de cualquier cosa, freestylers trabajaba de carretillero y a la vez era campeón  internacional. Ante todo esto y las ganas de evolucionar la disciplina pensamos crear un ecosistema que soportara ese talento, y que les pudiera ofrecer una forma de vida. Hace cuatro años era impensable, pero en la actualidad viven de ello los freestylers que integran la FMS.

¿Cuántas familias viven de Urban Roosters?

En el día a día trabajan 35 personas. En los eventos, formamos equipos de FMS y son puestos fijos. Si contamos todos los países donde están nuestras competiciones seremos más de 200 personas. Nos gusta crear nuestro propio equipo porque la primera vez que fuimos a Argentina nos timaron y se quedaron con el dinero.

¿Cuánto ha evolucionado vuestra audiencia en estos últimos años?

Una barbaridad, acabamos la primera FMS (2017) con casi medio millón de comunidad entre todas nuestras redes. Un año después, dimos un salto de cinco veces más (2,5 millones), esto coincidió cuando nos extendimos a Argentina. En 2019, con Chile y México, logramos alrededor de 12 millones. Ahora son 18 millones los aficionados que siguen la FMS, aunque no son cifras reales. Tenemos más alcance, estimamos que llegamos a 30 millones de personas al mes.

¿Cómo ha afectado el coronavirus a la FMS?

Tratamos de no reducir, conscientes de que íbamos a tener pérdidas importantes. Preferimos mantener la plantilla, reinventarnos, sacar nuevas líneas de negocio. Al principio era incertidumbre, no sabíamos la duración exacta de la pandemia. Podíamos aletargarnos y parar hasta el final de la crisis, lo cual supondría perder lo conseguido. Decidimos salvar lo logrado pese a que esta temporada no sea rentable, pero tenemos unas audiencias que cuidar. Ahora el panorama es de dos años, vamos a tener que hacer recortes.

Urban Roosters trabaja para hacer del freestyle un deporte mental| Imagen: Carlos Vela (UR)

¿Qué medidas sanitarias han adoptado?

Dejamos de tener público, ahora lo hacemos en un único recinto y de forma controlada. También hemos asumido el coste añadido en todo aquello que antes no existía (test, clínicas, personal). Se hacen PCRs a todos los trabajadores cada 20 días.

¿Cómo vive la situación sanitaria desde su posición de CEO?

Hay mucha frustración, días donde trabajas muchas horas y te faltan. En lo que me quiero concentrar es en crear una buena cadena de montaje, los verdaderos responsables de estar sobrepasados somos nosotros. Diciembre lo aprovecharemos para reestructurar la empresa y ver el punto en el que tiene que estar. Ahora no paras de sacar cubos de agua, es una locura, es como si hubiera caído un meteorito en el planeta.

¿Y a nivel personal?

Son muchos años de sprint, trabajo todos los días de ocho de la mañana hasta más de medianoche. Los domingos trabajo menos, pero hago seis o siete horas si quedo con mi novia (ríe). Llevo con este ritmo durante tres años, y solo he tenido 15 días de vacaciones. Cada vez tenemos más ligas, y lo peor es que no te da tiempo a atender los detalles que marquen la diferencia. Aunque tenga mucha carga soy una persona que necesita trabajar, y lo balanceo con cosas que me llenan.

¿Se han sentido abandonados por las ayudas?

No he sentido ningún tipo de apoyo, las ayudas han sido ridículas. Somos una startup (empresa en crecimiento)y referentes a nivel mundial en lo que hacemos. Hemos accedido a muy poca financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y nos han cerrado la puerta. No nos conceden un préstamo porque “no se lo podemos devolver”, por perder nuestra línea de negocio fundamental, la venta de tickets.

Entonces, ¿cómo es la situación?

Es una mala situación, ya que otros sectores que no necesitan ese dinero han accedido a grandes bolsas de financiación, y a nosotros nos la han cortado por la influencia directa del virus. Resulta que el dinero se lo lleva gente que no lo necesita, no entienden que esa ayuda es para que cuando todo esto pase se lo pueda devolver (ríe de forma irónica). Hemos sido de las pocas empresas que han tratado de no hacer ERTE y nos han dado ‘cuatro perras’. Estoy muy molesto, no han hecho bien las cosas con el sector en general… pero, ¿con nosotros? una p*** m*****.

¿Les han tratado de diferente manera?                                 

Hemos recibido peores préstamos y condiciones que otros sectores, no me refiero a grandes empresas que negocien muy fuerte o que tengan grandes patrimonios. Hemos sido dañados por dedicarnos al sector de eventos, pedimos “ayudas” que son préstamos para devolverlos en el cuanto antes, y nos han dado menos dinero y menor plazo que a los comercios. Nosotros teníamos unos contratos con los bancos de más del doble de lo que nos han dado al final con el ICO. Los acuerdos los paralizaron cuando vino el coronavirus, y me lo han convertido en un crédito. Nos han dado la mitad cuando debería ser el doble. Esto me molesta porque tratas de hacerlo bien y te penalizan. Mi experiencia ha sido lamentable, estás solo.

¿Está de acuerdo con las medidas sanitarias?

No se han tomado medidas como las que se hicieron para la hostelería, las cuales estuvieron bien y se notaron. ¿Por qué no ha habido unas similares para los eventos?, por ejemplo habilitarnos recintos con grandes distancias para prevenir la COVID-19 y que la gente pueda hacer su operatividad. Somos más los que trabajan en los eventos, no solo son los freestylers.

Se estima que este año iban a asistir 200 mil personas a sus eventos | Imagen: Carlos Vela (UR)

¿Contáis con la ayuda de los sponsors?

Hemos conseguido mantener a la mayoría. No obstante, ha habido alguno que se ha echado para atrás, y todos con los que teníamos acuerdos para este año se han caído. Por suerte, el 90% de los sponsors que ya teníamos se han mantenido, aunque algunos por estrategia de marca han decidido retirar sus patrocinios a nivel mundial y destinarlo todo a ayudas. En estos tiempos queremos demostrar a los acuerdos que tanto nos ha costado conseguir que somos una opción fiable y profesional.

En la pandemia han dado el salto a las plataformas digitales, ¿le convence?

Tratamos de transmitir nuestra esencia llevándolo a un plató. Hemos aprendido a ver nuestro producto en un entorno diferente, como un “contenido televisivo”. Lo bueno es que cuando vuelva la normalidad habremos aprendido muchas cosas y podemos adaptarlas a lo que ya sabemos. Los acuerdos con Playz (RTVE) son muy favorables, queremos sacarle partido.

¿Sigue en pie el objetivo de ser globales?

Vamos a ser mucho menos ambiciosos con nuestras pretensiones de expansión. Este año íbamos a negociar con tres idiomas nuevos, por ejemplo con Portugal. También teníamos una expansión en castellano de un par de ligas. La próxima temporada queremos mantener aperturas pero serán mucho menos ambiciosas. No obstante, no vamos a parar por nuestro crecimiento exponencial, porque es nuestra razón de ser. Es por lo que tenemos que luchar.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura

A %d blogueros les gusta esto: