Inicio Cultura Cine Mario-Paul Martínez: “Un videojuego no es solo ‘software'”

Mario-Paul Martínez: “Un videojuego no es solo ‘software'”

0
Fuente: ArteGB

Mario-Paul Martínez es el director de Arcadeología, un documental sobre el legado del videojuego en España.

“Esto surgió hace ya bastante tiempo, casi dos años y medio. Un día, descubrimos en la Comunidad Valenciana que había un grupo de personas que estaba recuperando máquinas recreativas antiguas”. Así comenzó la idea de grabar un documental para mostrar a la gente la labor que realizan las personas que se dedican a la “arcadeología”, como lo llaman Mario-Paul Martínez y su equipo. La labor de estas personas consiste en recuperar las consolas “tal y como eran en su momento”, con todas sus piezas y software originales, ya sean de los años 90 o de los 70, incluidas máquinas analógicas que “no tenían ni siquiera algo digital dentro”.

“Estaban recuperando máquinas como un elemento cultural. Esto había que grabarlo y documentarlo, porque nos parecía una labor importante”, justifica el cineasta, quien compara la preservación del videojuego con otros ámbitos artísticos, ya que “para mí y mi equipo, el videojuego es una parte de nuestra cultura”. En la cultura “todo está intercomunicado, no atender a una parte es fallar en otra muchas veces”, y para reflejar esta idea, el director pone como ejemplo el cine, ya que cada vez que ve una película encuentra “más planos que están arrancados, robados o inspirados en los propios videojuegos, y viceversa”.

El documental “va de preservar la cultura y de las aventuras que esta gente corre para preservar un ente cultural, que en este caso es el videojuego, pero que podría haber sido de música o comics”, a lo que añade, “saber de dónde vienen las cosas es muy importante para la cultura y debemos respetarla aunque no la consumamos“.

Rodaje de Arcadeología

El largometraje no solo muestra la labor de los conservadores de las máquinas arcade: “Hemos viajado mucho intentando recoger las mejores perspectivas para dar cuenta de lo que es la ‘arcadeología'”, trabajo del que han obtenido mucho material importante. Para dar la mayor cantidad de puntos de vista diferentes, también han hablado con gente que organiza eventos que dan cabida a la “arcadeología”, fans de las máquinas de décadas pasadas o creadores de videojuegos arcade, entre otros.

Algo que sorprendió a Martínez fue la gran cantidad de personas que están involucradas en este mundo: “Hay gente que lo hace por nostalgia, gente que lo hace por divertirse y también gente que lo hace porque cree que es un bien cultural que hay que proteger”.

“Anécdotas hay mil y muy locas”, comenta entre risas el director. Una de ellas fue cuando Arcade Vintage abrió una máquina que habían comprado del extranjero y se encontraron un gallinero dentro: “Alguien había utilizado las máquinas para meter gallinas ahí: estaba lleno de plumas, de paja“.

Otra anécdota que pasará a la historia fue el hallazgo de El Fin del Tiempo, una máquina desaparecida construida por la empresa española Niemer que ya era considerada una leyenda, pero hace dos años la encontraron en el trastero de una señora mayor. Lo mejor es que consiguieron arreglarla, “si esta gente no la conserva, ya está, no hay más, desaparecerá”.

“Grabar ha sido una locura”, resume el director.

El debate de los emuladores

Martínez lo tiene claro, no le gustan los emuladores:En el momento en el que juegas en la máquina original con los componentes originales, todo cambia”. La emulación también tiene su hueco en el documental, porque es una parte muy importante en la conservación de los videojuegos, “pero solo una parte”, apunta el cineasta.

“Un videojuego no es solo software, también es una carcasa, una máquina arcade, unos mandos, una serie de monitores que tenían unas propiedades y unos colores que ya no se ven igual”, explica Martínez. En este aspecto destaca que incluso habría que conservar los ordenadores antiguos para ver cómo funcionaban realmente los videojuegos en ellos, porque los actuales, al contar con una tecnología mucho más avanzada, solo suponen trabas al crear las emulaciones. A partir de esto, el director concluye que es necesario guardar la versión “original y la restaurada, para compararlas y chequearlas por si algún día hay que hacer otra restauración”.

Crowdfunding para la postproducción

Arcadeología aún no está terminado, pues falta la postproducción del documental. Entre las tareas pendientes, el crowdfunding se dedicaría prácticamente a la banda sonora y el resto del sonido del largometraje. “Necesitamos el apoyo de toda la comunidad de jugadores y de cinéfilos que en lo posible nos puedan apoyar con algo de dinero”, declara el director.

Para todo el que quiera contribuir con el documental Arcadeología, puede dar su aportación a través de este enlace.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.