Álvaro Urquijo de Los Secretos (Foto: Daniel Pérez / Teatro Cervantes)

La banda madrileña Los Secretos ofreció la noche del miércoles un concierto especial en el Teatro Cervantes de Málaga. La nostalgia y las emociones hicieron vibrar a un público entregado.

“Nadie planifica su carrera musical de 40 años, todo esto es gracias a vosotros”, dijo Álvaro Urquijo. Y esa experiencia se nota. Los Secretos forman parte de la banda sonora de las más de 1.000 personas que cantaban la noche del miércoles en el Cervantes. Un concierto íntimo y especial, con formato de quinteto acústico que desnudó los grandes clásicos de la banda.

A eso de las 20:07, los más rezagados llegaban para ocupar su asiento con prisas y con emoción. El azul telón del Cervantes se elevaba y ahí estaban los cinco músicos protagonistas de la noche, dispuestos a contar muchos secretos de esas canciones que tanto les han dado.

Era un concierto íntimo y la primera canción lo demostró. Guitarra y piano comienzan a sonar transportando a ese ‘paraíso’ musical. Mi paraíso es el trabajo que se estrenará en octubre y que la banda está adelantando en pequeñas dosis con esta gira.

El concierto siguió con Quiero beber hasta perder el control. Álvaro Urquijo cantante y guitarrista, recordó a su abuelo para presentar la siguiente canción por ser “quien me hizo apreciar el gusto por las rancheras y la música fronteriza”. Ese tema era Ya me olvidé de ti.

Los Secretos en Málaga (Foto: Daniel Pérez / Teatro Cervantes)

La melancólica Margarita y la versión de Échame a mi la culpa antecedieron un pequeño homenaje al fallecido Enrique Urquijo. “Lo que son ahora Los Secretos se lo debemos a él”. Con estas palabras dio paso al tema preferido por EnriqueVolver a ser un niño. Una canción que arranca con percusión y una línea de bajo muy peculiar.

Llegó el turno para Aunque tú no lo sepas, el tema compuesto por Quique González para Enrique Urquijo. Mientras iba avanzado el concierto, la banda iba contando secretos y anécdotas de una largo camino recorrido. La calle del olvido es un tema que siempre les recuerda a esos viajes tan largos en la furgoneta de la gira.

Era casi obligado mencionar la anécdota de Ojos de gata para presentarla. Una canción que iban a hacer juntos Joaquín Sabina Los Secretos y que al final cada uno compuso una distinta. “La de Sabina fue un éxito internacional, la nuestra no tuvo tanto éxito, pero decía la verdad… Es broma, la de Sabina puede que también”, dijo Urquijo entre risas.

Álvaro Urquijo alza su guitarra (Foto: Daniel Pérez / Teatro Cervantes)

El público comenzó a animarse y a levantarse de sus butacas conforme iban sonando los temas más animados de la banda como Ponte en la fila de su último álbum de versiones. El clásico Pero a tu lado y su famoso estribillo “Ayúdame y te habré ayudado” hizo cantar a un Teatro Cervantes totalmente entregado.

El concierto atravesaba su recta final con Y no amanece Por el bulevar de los sueños rotos, que antecedió al clásico Déjame. Con todo el teatro en pie, la banda se despedía y se retiraba del escenario. Todos sabían que iban a volver y así fue. Agárrate María y el rock & roll de Ojos de perdida desató la euforia de un público nostálgico, pero enérgico con muchas ganas de cantar y bailar. Sobre un vidrio mojado cerró un amplio set list cargado de recuerdos y emociones, de risas, de primeros besos.

Los Secretos siguen cumpliendo años, a la vez que el público fiel que los acompaña desde siempre en este camino del que todavía queda mucho por recorrer. Gracias por ser los responsables de tantos sentimientos.

Álvaro Urquijo (Foto: Daniel Pérez / Teatro Cervantes)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.