Inicio Cultura Llega ‘Merlí: Sapere Aude’ y esto es lo que veremos (sin spoilers)

Llega ‘Merlí: Sapere Aude’ y esto es lo que veremos (sin spoilers)

0
Cartel de Merlí: Sapere Aude (Movistar)

Hemos asistido a la premiere en Barcelona de Merlí: Sapere Aude, visionado en primicia de los dos primeros capítulos de la serie sucesora de Merlí.

Durante los primeros minutos de serie, nos dejan bien clara una cosa: Sapere Aude no es Merlí. Esto significa que, si bien el protagonista es uno de los personajes de la serie que conocemos, Pol Rubio (Carlos Cuevas), ni la historia ni sus temáticas serán las que estábamos acostumbrados a ver.

Nos reencontramos con el que fue el alumno favorito de Merlí perido, sin saber cómo enfocar su futuro, afectado por lo que vimos en el final de aquella serie (no entro en detalles para evitar spoilers de Merlí). Sin el foco del que era su mayor referente, Pol está perdido, pero finalmente opta por el camino que le pueda llevar a ser como Merlí, y se inscribe en la carrera de Filosofía.

En ese nuevo ambiente nos encontramos con un Pol Rubio que tiene que reinterpretarse y redescubrirse a sí mismo. Ha abandonado su zona de confort, el instituto, y se enfrenta a un mundo nuevo, más adulto y en el que aún nadie le conoce. Trabará nuevas amistades y comenzará una curiosa relación profesora-alumno con la catedrática de Ética, María Bolaño (María Pujalte), personaje que lidia con sus propios conflictos personales, y que no aprece dispuesta a ponérselo fácil a nuestro protagonista.

Buenas sensaciones

Estos primeros episodios de Merlí: Sapere Aude son una delicia porque transmiten honestidad. Recogemos un personaje ya trabajado para seguir su camino vital, en un ambiente que se nota más abierto, reflejando ese paso a la madurez del personaje. Vemos mucho más la ciudad, otros espacios, pisos de estudiantes y Lugares de trabajo (con sus consiguientes conflictos laborales).

Las actuaciones son excelentes y los personajes nuevos enamoran, cada uno en su papel: desde el provocador compañero Rai (Pablo Capuz), quien viene de una familia rica y se muestra algo prepotente en sus primeros tratos con Pol, pasando por el resto de compañeros y destacando sin lugar a dudas a María Bolaño, la cual corría el riesgo de ser vista como una segunda Merlí. Naturalmente, surgirán las comparaciones, pero ella no es una “mentora”; sí se nota que será quien motive a Pol a superarse en su carrera y que le retará, al “estilo Merlí”, a dar lo mejor de sí mismo.

Sapere Aude se aleja de Merlí… pero no tanto

En esta nueva historia, si bien es cierto que encontramos dilemas más maduros que los de la serie madre, tramas y personajes nuevos que nos ayudan a no echar de menos el pasado, también hay espacio para la nostalgia. Se mantiene la amistad y tensión sexual entre Pol Rubio y Bruno Bergerón (quien empieza a estudiar Historia a la par que su amigo), y veremos a otros personajes conocidos como Glòria, Carmina Calduch, e incluso veremos un cameo del mismísimo Merlí, en una escena crucial del primer episodio.

Desde luego, en lo que sí se nota el legado de la primera serie, es en lo bien escrita y trabajada que está. No solo es imposible aburrirse, ni un momento, sino que invita a reflexionar. En solo dos capítulos se plantean cuestiones como los límites del humor (con un inmejorable remate al chiste sobre diversidad funcional que María Bolaño utiliza como ejemplo), precariedad laboral, la inmigración, el alcoholismo o la identidad sexual. Todo ello, Merlí: Sapere Aude nos lo planta delante casi sin que nos demos cuenta, para que rato después de verla, nos quedemos dándole vueltas. Y en eso sí que se nota el “estilo Merlí”: en contarnos una buena historia que, además, nos haga pensar… y hacernos preguntas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.