Connect with us

Arte

Mechas espaciales: “Knights of Sidonia”

Reseñamos los dos primeros volúmenes de Knights of Sidonia, de Tsutomu Nihei, uno de los mangas del catálogo de Panini desde el pasado otoño

Knights of Sidonia es un seinen de ambientación espacial que cuenta la historia de Nagate Tanizake, un adolescente criado en los niveles más bajos de la nave Sidonia, que por azares del destino termina ingresando en el cuerpo de cadetes espaciales y pilotando una nave de guerra, Tsugumori, que a pesar de ser antigua conserva un halo de prestigio histórico.

Tanto Tanizake como sus compañeros tendrán que hacer frente a importantes desafíos para los que no están completamente preparados, combatiendo contra los gauna, unas misteriosas criaturas alienígenas de enorme poder y letalidad que fueron las causantes de la destrucción del Sistema Solar, un milenio atrás.

Durante estos dos primeros tomos, se presenta la situación y tienen lugar los primeros enfrentamientos entre los gauna y la defensa de la nave Sidonia, contando con la participación de Tanizake prácticamente desde el principio. Los avistamientos con los gauna se suceden, y los mechas equipados con lanzas kabizashi (la única arma que puede destruir a estas criaturas, de origen de momento misterioso) salen a combatir un par de veces por tomo.

Desde el primer momento, los combates presentan una gran intensidad, como si el autor quisiera dejar claro que la historia va en serio. Además, comienza muy precipitadamente, haciendo que el lector se sumerja en una vorágine de batallas, intervenciones de personajes y jerga espacial que hacen muy difícil situarse. En este sentido, hubiera venido bien que el inicio hubiera sido más pausado, dando forma y contexto a la Sidonia y a los personajes antes de comenzar el frenesí bélico.

Un aspecto especialmente negativo de la obra es la sexualización de buena parte de los personajes femeninos. Aunque tienen papeles relevantes en la historia (la propia capitana de la Sidonia es un buen ejemplo de ello), son frecuentes las excusas que Tsutomu Nihei encuentra para mostrarlas desnudas o con vestuarios sugerentes. Por supuesto, esto se reduce a pequeños detalles, y los desnudos nunca terminan de ser excesivamente explícitos, pero resultan incómodos, llegando incluso a sacar al lector de la narración en algunos momentos.

Especialmente significativa, a este respecto, es la capacidad de los gaunas para alterar su forma a voluntad si existe un intercambio de ADN. Para explicarlo, el autor opta por sacrificar a un personaje femenino y hacer que el gauna adopte su forma. Esto le permite introducir alguna escena innecesaria en la derrota de la criatura, a la que atraviesan con una lanza kabizashi precisamente a través de la boca. El objetivo es destruir el punto débil en el que se realizan las conexiones cerebrales, pero la imagen tiene unas connotaciones eróticas innegables, inexcusables e innecesarias.

Tal vez sea demasiado pronto como para poder juzgar en profundidad el desarrollo de la serie, sin embargo, podemos avanzar, tras haber leído estos dos tomos, que será del interés de los amantes de las series espaciales, los mechas y las batallas intergalácticas. Además, presenta el misterio de cómo la humanidad ha llegado a la Sidonia, qué son exactamente los gaunas y cuáles son sus verdaderos objetivos.

Doctora en Historia del Arte. Divulgadora cultural. Miembro de la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic. Autora del libro "Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón".

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Arte

A %d blogueros les gusta esto: