Inicio Conciertos Libres, un concierto solidario por la libertad y la igualdad

Libres, un concierto solidario por la libertad y la igualdad

0
Rozalén | Imagen: Mario Sanz - TimeJust

Madrid fue testigo de una noche que estuvo marcada por la solidaridad, la ilusión de Save a girl, Save a generation por recaudar fondos para las niñas de Nairobi, así como las constantes muestras de apoyo a las mujeres y a la lucha feminista

La sala Joy Eslava de Madrid acogía la noche del 30 de octubre el concierto Libres, un evento solidario organizado por Save a girl, Save a generation, con la ayuda de Infarto Producciones. Esta asociación, fundada por Asha Ismail, lucha incansablemente para conseguir un mundo en el que las mujeres sean libres y donde no existan torturas como la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados ni cualquier tipo de violencia de género. La sala colgó el cartel de no hay entradas para ver a Vetusta Morla, Delaporte, Alice Wonder, Rozalén y Arkano; toda la recaudación está destinada al proyecto Safe in Nairobi, amadrinado por Maggie Civantos y cuyo objetivo es crear un hogar de acogida para las niñas desprotegidas de Kenia.

Todos los artistas invitados comenzaron a pasar por el photocall, hasta que a las 20:30 la música comenzó a sonar de la mano de Vetusta Morla, los encargados de abrir el concierto. Palmeras en la mancha fue una de las primeras canciones que tocaron, estuvieron acompañados en el escenario por Rozalén para interpretar Consejo de sabios y protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la noche con Maldita dulzura. La banda madrileña se despidió de la Joy Eslava invitando al público a dejarse llevar, y para ello estuvieron acompañados por Arkano en Copenhague, no sin antes hacer un guiño a la libertad de las mujeres y elogiar a todas las artistas con las que compartían cartel.

Vetusta Morla | Imagen: Mario Sanz – TimeJust

Arkanofreestyler y maestro de ceremonias, fue el siguiente en subir al escenario y no dudó en reivindicar la importancia del feminismo y la incansable lucha de las mujeres: “Van en busca de la verdad, intentando alcanzar esa utopía que es la igualdad. No verás su nombre escrito en ningún altar, pues no compiten por medallas sino por cambio social”. Maestro de ceremonias y maestro de la improvisación, realizó un consultorio y contestó las preguntas del público. Antes de dar paso a Alice Wonder, quiso hacerle otro guiño a la sociedad y promover la libertad sexual: “La Iglesia promueve el amor entre seres humanos, pero solo siguiendo un guion determinado, hablan de moral, dicen que no es natural, ¿pero qué es más natural que amar y ser amado?”.

Arkano | Imagen: Mario Sanz – TimeJust

Alice Wonder fue la siguiente invitada, presentó Firekid, su último trabajo discográfico. La Joy Eslava en silencio, una luz tenue y un foco sobre ella y su guitarra. Después pasó al teclado e interpretó Playgame y Take Off, además de invitar al público al concierto que dará el próximo 15 de febrero en la Joy Eslava para presentar su disco. Al igual que todos los artistas que pasaron esa noche por el escenario, no se quiso despedir sin hablar de la mutilación genital femenina y animar a continuar luchando a todas las mujeres que sufren estas torturas, así como agradecer a todos los allí presentes por colaborar en un proyecto como este.

Alice Wonder | Imagen: Mario Sanz – TimeJust

Maggie Civantos y Asha Ismail salieron al escenario para agradecer a toda la gente que había hecho posible el concierto Libres, a todos los que habían puesto su granito de arena para recaudar fondos. La música continuó con Delaporte, que hizo bailar a toda la sala con Cariñito, Me encanta y Un Jardín, además de presentar su último trabajo, Ni un beso, que lanzó el pasado 24 de octubre.

Delaporte | Imagen: Mario Sanz – TimeJust

Antes de dar paso a la última actuación de la noche, Arkano volvió a hacer acto de presencia, toda la sala levantaba el puño al grito de “Ni una menos”  y “No es no”. Rozalén salía al escenario con Beatriz Romero, la intérprete de lenguaje de signos y comenzaba su actuación con 80 veces y Será mejor. La compositora quiso compartir con el público la historia de su tío abuelo Justo, un soldado de la Quinta del Biberón que fue asesinado en la Guerra Civil, y posteriormente interpretó la canción que lleva su nombre. La Llorona fue el siguiente tema, al que le sucedería una de las canciones más importantes de la noche, La puerta violeta, un himno contra la violencia de género. Girasoles fue el tema con el que puso el broche de oro a la noche, a la par que invitaba a amar, a vivir y a respetar.

Todos los artistas | Imagen: Mario Sanz – TimeJust

Tras esto, todos los artistas que habían participado en el concierto, junto con Maggie Civantos y Asha Ismail, volvían a salir al escenario para inmortalizar el momento con una fotografía para el recuerdo y para volver a dar las gracias a todos los que esa noche gritaron por la libertad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.