Connect with us

Cine

“Hacia rutas salvajes”: Una odisea en busca de la libertad

Basada en hechos reales, la adaptación del cineasta Sean Penn de la novela del periodista Jon Kakauer invita a reflexionar sobre la hipocresía de la vida en sociedad y refleja el espíritu indómito de un joven que lo dejó todo para adentrarse en rutas salvajes

Chris Mccandless

Emile Hirsch interpretando a Christopher Mccandless / Fuente: Roloteca

En el verano de 1990, Christopher McCandless, un joven de 22 años perteneciente a una opulenta familia y al que todos auguran un futuro brillante, decide dejar atrás su cómoda vida tras graduarse en la Universidad de Atlanta e iniciar una vida nómada por los Estados Unidos. Su objetivo era establecerse en Alaska para conectar con la naturaleza en soledad, y así, encontrarse a sí mismo.

Las reflexiones de escritores existencialistas como Tolstói o Jack London inspiraron a Alexander Supertramp, como se hacía llamar Chris, para convertirse, según sus palabras, en un extremista, un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Chris inicia su aventura en la película y lanza la frase siguiente: “La libertad siempre nos fascina, la asociamos en la mente con el escape de las obligaciones, la ley y la opresión”.  Por ello, rompe sus tarjetas de crédito, dona sus ahorros a la caridad y emprende una travesía en busca de experiencias nuevas.

La búsqueda de la belleza en la naturaleza hace que la fotografía, acompañada de la voz rasgada de Eddie Vedder, sea sublime.

A la derecha el auténtico Chris Mccandless, a la izquierda el actor Emile Hirsch/ Fuente: Journalismojunio

Reflexiones

En 1993, el periodista Jon Kakauer fue encargado de escribir un reportaje sobre la desaparición del joven McCandless. La publicación del artículo en la revista Outside suscitó una gran polémica: mientras que algunos admiraban su valentía y rebeldía por escapar del sinsentido de la vida moderna, es el caso del director Seann Pen, quien al leer el libro comenzó los trámites para hacerse con los derechos de la historia; otros lo tachaban de irresponsable y narcisista.

El joven Chris, al igual que muchos de nosotros, sintió la intoxicación de la sociedad que nos reprime, y muchas veces se basa en las apariencias, en el ansia de éxito, poder, dinero que nos hace vivir en una continua agonía.

Todos tenemos un Alexander Supertramp dentro de nosotros, nos hace sentir que la vida es algo más que tener estudios, familia y trabajo. Como si este proceso pudiese ralentizarse o acelerarse, pero no elegir otros caminos en la vida. El nomadismo para Chris consistió en la búsqueda de la verdad más absoluta. Porque sí, tal vez, la felicidad solo es real cuando es compartida.

Chris McCandless escribió a un amigo: “No eches raíces, no te establezcas. Cambia a menudo de lugar, lleva una vida nómada. No necesitas tener a alguien contigo para traer luz a tu vida. Está ahí fuera, sencillamente”.

Estudiante de periodismo. Amante del cine y del arte.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine

A %d blogueros les gusta esto: