Inicio Cultura Final COAC 2020: Desde Santander a Aragón, Patrimonio de la Humanidad

Final COAC 2020: Desde Santander a Aragón, Patrimonio de la Humanidad

0
Comparsa de Tino Tovar. Oh Capitán, my Capitan! Retransmisión de Onda Cádiz

El COAC 2020 ya es historia dejando de nuevo letras para el recuerdo y el más sentido homenaje sobre las míticas tablas a Juan Carlos Aragón Becerra y Manuel Santander Cahué.

El concurso que empezó el 18 de enero con la cantera concluyó el 21 de febrero con la gran final de adultos en la que cuatro coros, tres cuartetos, cuatro comparsas y cuatro chirigotas se jugarían el llevarse el máximo galardón del Carnaval de Cádiz.

La finalísima programada para las 20h dio comienzo con las antologías de Juan Carlos Aragón y de Manolo Santander. Dos actuaciones muy emotivas que pusieron la piel de gallina, no solo por las letras sino el tipo y la pasión de los grupos pusieron en pie al Gran Teatro Falla.

Primero fue el turno de ‘La eterna banda del capitán Veneno’. Ataviados todos con el mítico tipo del capitán Veneno, sacaron un repertorio totalmente inédito desde la presentación al popurrí. Lo único conocido por todo el público fue aquello con lo que concluyeron la actuación, el conocido ‘Credo’ que todo el teatro cantó con la comparsa.

Justo al acabar, Eduardo Bable presentaba al ‘Batallón Rebaná’, la chirigota que rindió homenaje al viñero. La agrupación rescató letras míticas como las de ‘Los Capuchinos’ que emocionaron al Falla y para rematar llamaron a la anterior comparsa para cantar juntos el himno oficioso del Cádiz CF: “Me han dicho que el amarillo…” Aquel mítico pasodoble de la Familia Pepperoni que elevó a Manolo Santander a la inmortalidad del carnaval y del cadismo.

Coros

La modalidad de coros fue la encargada de abrir la gran final, con el coro de Luis Rivero llamado Al Sonar las doce. Varios tipos sobre el escenario como hombres lobo, Dráculas, brujas y maléficas que junto con un forillo que mostraba una noche cerrada se buscaba esa estética de terror.

El autor tras descansar en 2019 volvía a la final como ya hiciese en años anteriores a su descanso. En su pase, el primer tango fue para la política, para los nuevos diputados del Congreso, con una crítica sobre el “chantaje” nacionalista del norte, mientras que las regiones del sur siguen siendo las más pobres.

El segundo de los tangos fue para la tierra, en concreto para el Cádiz CF. En concreto, a su importancia en la vida de la ciudad y de la provincia, así como su expansión gracias a iniciativas como la cantera, el equipo femenino o el Cádiz Genuine. Los primeros cuplés, ya con tono de humor fueron para el ‘Brexit’ y los diferentes tipos de coro. Al final acabaron en cuarta posición con 712,75 puntos.

Un año de alto nivel en la categoría y quién puso la apuesta más alta fue ‘La Colonial’. El tipo era el de una colonia de hormigas y durante la actuación se valían de elementos como hojas para hacer tipo.

El primer tango fue para “la casa del Carnaval” donde cada uno tiene su rol y deben comportarse conforme a él y uno segundo dedicado a su madre que haciendo la metáfora con el tipo es la reina de la colonia.

Tras los tangos, vinieron los cuplés que tampoco decepcionaron con dedicatorias a su mujer y para la carrera musical de Chabelita. Mucha guasa y arte en el escenario que culminó con un popurrí de una altísima calidad musical, vocal y de letra que completaron una actuación formidable. Tanto fue así, que La Colonial logró llevarse el primer premio en coros del COAC 2020 con 735.09 puntos.

Tras un descanso, mucho del público asistente a la final se perdió la gran actuación de ‘Creaciones S.A.’, con sorpresa incluida en el repertorio. El tipo del coro era el de trabajadores de una fábrica donde se hacían letras de carnaval, la escenografía se llenó con una gran maquinaria, cuyas partes servían para complementar la música del coro.

En cuanto a los tangos, vimos un gran nivel con un primero dedicado a la defensa de la libertad sexual y en contra de la homofobia. Mientras que el segundo, fue para los andaluces que el pasado diciembre dieron su voto a la ultraderecha.

Los cuplés también fueron excelentes, con un primero a Pablo Iglesias por las marchas de Errejón y Teresa Rodríguez, y un segundo a los fallos del coro con un cameo del famosísimo Trinchera que se llevaba los alógenos de la fábrica para las lámparas de su querido Don Antonio Martínez Ares.

Genial Carlos Mení, volviéndose a poner en la piel del Trinchera, pese a que este año no ha estado en el COAC por hacer junto a Manuel Jesús Morera la obra ‘Me reí León, el Musimal’. Aunque gustó mucho su pase, el coro acabó en la tercera plaza con 724.93 puntos.

El coro de Julio Pardo y el Canijo cerró la modalidad de coros con ‘Tócame’. Esta orquesta subida a una batea sacó su repertorio como favorita para llevarse el primer lugar y tras su presentación, llegaron los tangos.

El primer tango fue para una niña discapacitada en la que se reclamaba que diferentes son las que no la tratan como una igual. El segundo, un precioso tango al creador del propio coro que ha tenido problemas de corazón y aún anda “afinándolo” y al que reclaman que no se preocupe porque ahí están ellos.

En los cuplés sacaron la risa del templo gaditano del Carnaval con uno dedicado al Tinder y otro a los coches inteligentes. Una actuación casi perfecta, solo superada por La Colonial, con 729.94 puntos se llevaron la medalla de plata.

Chirigotas

El encargado de abrir la final en esta modalidad fue el mítico, José Luis García Cossío, más conocido como Selu. Su agrupación bautizada como ‘Estrés por cuatro’, ofreció un pase en la final que divirtió al Falla, pero que quizás algo frío porque repitió el segundo pasodoble dedicado al Coronavirus y el segundo cuplé a Felipe VI.

Si que trajo inédito un primer pasodoble que iba al tipo (iban como el Joker de las cartas en blanco y naranja), porque habló de la película Joker que “no les sonaba de nada”, y un primer cuplé al pin parental donde tuvieron algunos fallos vocales. Todo ello les pasó factura y siendo una de las grandes sensaciones del concurso se conformaron con el cuarto lugar al alcanzar 683,20 puntos.

Tras un año de ausencia, volvía al Falla un chirigotero mítico como es Vera Luque y por la puerta grande pisando la final con ‘Los #Cadizfornia’. Vestidos de surferos, convirtieron el escenario en una playa llena de ritmo del tres por cuatro, con un público muy entregado a sus letras.

Con una presentación a ritmo de los Beach Boy fueron haciendo tipo con detalles como que eran abonados del Cádiz CF en el Fondo Surf, tienen su hipoteca en Cajasurf y ven el COAC por Onda Cádiz. Esto último hace alusión al cambio de este año en las retransmisiones del COAC que han pasado a manos de Onda Cádiz por primera vez tras años perteneciendo a Canal Sur, aunque el ente autonómico llegó a un acuerdo para dar semifinales y final.

Los pasodobles fueron sobresalientes y llenos de sentimientos. El primero para el Vaporcito del Puerto que se está muriendo en un desguace por el abandono de las autoridades, y el segundo para los grupos de Juan Carlos Aragón y Manolo Santander que aquella noche rindieron homenaje a sus autores y sobre todo amigos, que nos dejaron hace menos de un año y aguantaron con firmeza pese a estar “con las heridas sin cicatrizar”.

La gran genialidad de esta chirigota son los cuplés, que además es lo que más puntúa en esta modalidad. Vera Luque ha revolucionado la modalidad realizando dos tandas de tres cuplés cada una, en lugar de los dos cuplés tradicionales, en todo el concurso han cantado 24 cuplés por los 8 del resto de finalistas.

Como curiosidad, en la segunda “ola de cuplés” parecían que iban a cantar dos cuplés iguales, pero en un giro sensacional en el remate pusieron al Gran Teatro Falla en el suelo de la risa. Un golpe de genialidad que les valió llevarse el primer premio en chirigotas con 725.08 puntos.

Por primera vez en la final veíamos a La chirigota del Barrio, con el nombre de ‘Los Geni de Cádiz’ y vestidos de genios que vivían en una olla exprés porque el alquiler de las lámparas en Cádiz es muy caro.

Esta agrupación repitió el segundo pasodoble dedicado a la masificación del turismo en la ciudad y estrenó el primero, en el que le cantaron a la cantera y a su importancia para el carnaval presente y futuro.

Para los cuplés tiraron de nuevo por uno de los pases anteriores para los grupos de WhatsApp y estrenaron uno sobre el cambio climático que sacó el aplauso del teatro. Su repertorio les valió para acabar terceros con 700.32 puntos.

Irónicamente, la última chirigota fue la de Puerto Real. ‘No aguantamos más… vamos de impacientes’, el pelotazo de este COAC llegaba al final con la firme intención de asaltar el primer premio tras cuajar un grandísimo concurso. En cada pase deparaba una sorpresa, hicieron tanto tipo que se apuntaron los primeros para esta edición del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas.

Un tipo muy chirigotero para mostrarnos la impaciencia que tienen con todo, tanto que su música favorita es “el Jazz, ya, ya yaaa…” Esta vez se colaron por el patio de butacas mientras eran presentados haciendo que el público del Falla se viniese abajo.

Tras su presentación, un pasodoble inédito a las primeras veces en su vida que remataron con las sensaciones de su primera final en del Gran Teatro Falla. El segundo, aunque era repetido, supieron hacerlo original al cantarlo a una velocidad endiablada.

Los cuplés también excelsos e inéditos, el primero a gallos que violan gallinas y el segundo en el que estaban impacientes por conseguir ya el primer premio. Desafortunadamente para ellos, el jurado (con una gran pitada por el público) anunció que la agrupación era segunda clasificada de la modalidad con 711.67 puntos.

Cuartetos

El cuarteto de Javi Aguilera y Ángel Piulestán abrieron la final para los cuartetos con su ‘Cari, Resiste’. Un cuarteto que en el concurso ha ido de menos a más, haciendo un gran pase en la final con una parodia bien hilada y grandes golpes de humor en esta parodia de Titanic.

Comenzaron con la famosa escena de la tabla, pero esta vez Jack Pijota estaba sobre ella y Rousalía era quién agarrada rogaba por subirse. Mientras que el capitán y el resto de la tripulación llegaron en el ‘Caitanito I’ al auxilio de estos dos, con un cameo incluso de un muy joven pez. La parodia concluye con los personajes dándose cuenta de que están en La Caleta, sanos y salvos porque lo que esta historia tuvo final feliz.

Los cuplés fueron para los cuentos clásicos y para los Reyes Magos. En el tema libre eligieron realizar un popurrí para contarnos la verdadera historia del ‘Caitanic‘ y resumir toda esta historia. Pese a su mejoría y realizar quizás el mejor pase en la final, fueron terceros con 649.20 puntos.

‘Vida y obra de Juan Carlos I, Bajo D’, fue el segundo cuarteto en actuar. El cuarteto del Gago, Moreno y Cossi; llegó a la final como el gran favorito, pero no fue su mejor noche de este COAC.

Una gran historia con una mujer que tiene una obra en su casa que no acaba por culpa de unos albañiles muy incompetentes, que con un humor muy gaditano habían captado la atención del público.

En semifinales teníamos a la mujer embarazada y a punto de dar a luz, pero para este pase encontrábamos al niño vestido de comunión. Un gran golpe que gustó al teatro y más teniendo en cuenta que el niño era el propio hijo del autor, Mario Gago se sumó al reparto para la finalísima.

En la parodia, el marido que se marchó a los Emiratos Árabes en preliminares volvió millonario de allí y con un solar para hacerse una mansión. Los cuplés fueron para el entrenador de la UD Almería, Guti, y el segundo para el pin parental. Remataron el pase con un popurrí en el que han repetido aquellas cuartetas más aclamadas este concurso.

Como decíamos era la favorita, pero no pasaron del segundo lugar con 685.20 puntos aun así dejaron un buen sabor de boca con el conjunto de actuaciones.

A las cinco de la mañana hizo acto de presencia el último de los cuartetos, ‘El cuarteto del More…’ arrancaba su parodia con el Bipolar, el barrendero, el Consejitos y por supuesto Moret en la plaza de San Juan de Dios de la capital gaditana.

La parodia empezaba con un crucero que atracaba en Cádiz lleno de ciudadanos chinos y la posibilidad de contraer el Coronavirus. El cuarteto de los hermanos Romero Castellón, no consiguió cuajar un grandísimo pase con unos cuplés al coronavirus y al cadmio de las cabezas de gambas, bastante flojos.

El tema libre no fue inédito, volvieron a sacar a escena al Chano Lamela con su arte flamenco. Aun así, convenció al jurado y pese a no ser favoritos se llevaron el primer premio de cuartetos con 689.20 puntos.

Comparsas

La primera comparsa de la gran final fue la de Kike Remolino con los ‘Encaidenaos’, una propuesta muy interesantes con un tipo y una escenografía que desde preliminares llamó la atención. Unos gaditanos encadenados a su tierra, representada por la muralla de las Puertas de Tierra, con unos eslabones que, aunque haya que irse jamás se pueden romper Una auténtica poesía a Cádiz.

Tras su espectacular presentación, fueron con dos pasodobles inéditos que arrancaron la ovación del teatro de los ladrillos coloraos. El primero para el tipo, para Cádiz y esos males endémicos que tiene que liberarse en metáfora con las cadenas que les atrapas, y un segundo para el cáncer que se llevó a las dos compositores a los que se homenajeó al principio de la Final.

Los cuplés, de un grandísimo nivel, para su señora que les deja encadenados para poder ver a Jesús Bienvenido, y el segundo dedicado al cantante Alejandro Sanz. Esta gran actuación les hizo acabar en tercera posición con 739.21 puntos.

‘Los aislados’ no estaba entre las favoritas, pero no por ello demostraron una calidad impresionante sobre las tablas y demostraron por qué estaban en la final. El tipo muy fiel al nombre, unos náufragos en una isla desierta con la única compañía de una caja y un coco llamado Migué, en clara referencia a Wilson de la película Naufrago.

El primero de los pasodobles arrancaba con una bonita historia de amor, pero acababa con un remate ecologista muy bien hilado. Porque sin campo, montañas ni playas no habrá más aniversarios que celebrar. El segundo de ellos para los niños explotados en el Tercer Mundo que trabajan para hacer nuestras cosas mientras aceptamos esa situación sin tomar medidas.

Los cuplés no estuvieron nada mal, el primero para su prima que ya se ha casado nueve veces y el segundo para Migué que el año que viene se va con Martínez Ares. Un repertorio muy bueno, pero para el jurado era merecedor de 726.73 puntos que les dejó con el cuarto lugar.

Hasta las seis de la mañana hubo que esperar, pero llegó el turno de ‘Oh Capitán, my Capitán!’, la comparsa de Tino Tovar cuyo nombre hacía clara referencia al fallecido Juan Carlos Aragón, brindó un maravilloso pase que demostró por qué era una de las favoritas. El autor volvía a una final tras Tic Tac en 2018, donde anunció que descansaría durante un tiempo.

Tras su enérgica presentación, vinieron los dos pasodobles. Un primer pasodoble en clave política en la que ponía frente al espejo a todos aquellos que acosan a los llamados “MENAS” (Menores Extranjeros No Acompañadas) y los tildan de delincuentes, y un segundo para la mirada de un niño que tiene el poder para poder cambiar el mundo. Pura poesía y letras de altísimo nivel que despertaron al Falla en las primeras horas de la mañana.

Sus cuplés versaron sobre la polémica del Cascana que fue expulsado de su cuadrilla de Semana Santa por su Chirigota y sobre Jose María Aznar. Entre ellos, su maravilloso estribillo por el que todos nos hemos ido del brazo del capitán a los carnavales. Como se dice en el propio carnaval, esta comparsa es un Uno, y así fue llevándose el primer premio con 754.61 puntos.

A las 8 de la mañana llegaba la última actuación y una de las más esperadas. El “Niño de Santamaría”, ponía en escena a ‘La chusma selecta’, el nombre con el que Juan Carlos Aragón llamaba a sus seguidores. Así Antonio Martínez Ares, rendía homenaje al Capitán Veneno con una agrupación y una presentación que iba en su memoria.

Conclusa esa maravilla de presentación, llegaron los dos pasodobles. El primero a una familia que con su hijo se iba de crucero, pero en el remate vemos que se trata de un niño inmigrante que era hallado en una playa de Cádiz preguntando por su madre en la que “iba en un crucero”, una poesía de altísimo nivel.

El segundo se lo dedicó a todos los familiares de cada uno de los integrantes del grupo que tienen que aguantar la soledad cuando ellos se marchan de gira, para así “darle al mundo un más carnavales”.

Se acababa el COAC 2020 con el popurrí y los dos cuplés. El primero para el Antifaz de Oro (Máxima distinción del Carnaval de Cádiz), concedido al propio Martínez Ares y el segundo para la mala suerte que tienen que siempre les toca cerrar la final. Media hora tras actuar, conocieron que serían segundos con 754.57 puntos con el fallo del jurado.

Premios especiales

El disfraz de la comparsa Oh Capitán, my Capitán! Se llevó la Aguja de Oro al mejor tipo del concurso. Por su parte, la copla al barrio de Santamaría que le dedicó Martínez Ares se llevó el premio de Coplas para Andalucía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.