Connect with us

Arte

“Esposas prohibidas de siervos sin rostro”, una nueva adaptación de Gaiman

Reseñamos Esposas prohibidas de siervos sin rostro, el cómic publicado por Planeta en el que Shane Oakley adapta un relato de Neil Gaiman

El nombre de Neil Gaiman siempre resulta un reclamo atractivo en el ámbito literario, aunque en este caso su papel se reduzca a ser el autor del relato original adaptado por Shane Oakley en Esposas prohibidas de siervos sin rostro en la mansión secreta de la noche del aciago deseo.

Bajo este extensísimo título se esconde un relato sobre un escritor que se enfrenta al papel en blanco, aunque se ve constantemente interrumpido e inseguro sobre los textos que escribe y descarta.

Oakley hace gala de su característico estilo visual, de trazos gruesos y angulosos. Gracias a ello, consigue crear una atmósfera tenebrosa, que entronca con el expresionismo cinematográfico alemán, especialmente gracias a algunos recursos, como plantear las páginas dedicadas al cuento del escritor prácticamente en blanco y negro, con algunos colores suaves, lo cual acentúa las sombras.

En este sentido, Oakley incluye numerosas referencias visuales que aluden al cine de género de los años treinta y a las historias pulp de terror. De este modo, actualiza las referencias a la literatura gótica que suponen la base del relato original. Si Gaiman aludía a Edgar Allan Poe, Mary Shelley, Lovecraft, Horace Walpole o Jan Potocki, Oakley incluye citas visuales a los portadistas de revistas como Strange Tales y a cineastas como Murnau o Robert Wiene.

Precisamente esta inclusión de nuevas referencias supone un enriquecimiento del conjunto de la obra, ofreciendo nuevas lecturas y dotándola de una nueva dimensión. Sin embargo, aunque tiene su importancia, el poderoso peso referencial tanto del cómic como del relato original no es su único atractivo.

La manera que tienen Gaiman y Oakley de jugar con los estereotipos del género de terror más clásico, retorciéndolos y cargándolos en cierto modo de ironía, resulta tan interesante como las referencias incluidas. Así, a través de este tebeo se plantea una historia que seducirá a los aficionados al género, pero no exclusivamente. Las capacidades narrativas de ambos construyen un relato con una tensión contenida que emula los ritmos cinematográficos y que logra atrapar la atención del lector.

La cuidada edición de Planeta incluye un prólogo, en el que Ander Luque juega con la propia estructura de la obra, y unas páginas a modo de epílogo con bocetos, páginas a lápiz y pruebas de diseño de los personajes.

Doctora en Historia del Arte. Divulgadora cultural. Miembro de la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic. Autora del libro "Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón".

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Arte

A %d blogueros les gusta esto: