Connect with us

Cultura

Diego Mesaglio: “Trabajar en muchas producciones juveniles no ha sido una traba para mi carrera”

Published

on

Recordado por sus actuaciones en grandes series de Cris Morena, como Rebelde Way o Floricienta, el actor argentino se encontraba inmerso en su papel en la comedia teatral Se alquila cuando la pandemia llegó al país. 

TimeJust: ¿Cómo se está viviendo esta situación de crisis sanitaria mundial en Argentina?

Diego Mesaglio: Está complicado, cada vez son más los contagios. Se nota en la gente una desesperación económica y laboral que es lógica. Aunque igual no es tan complicado como en otros países en cuanto a la mortalidad.

TJ: Sin duda es algo que ha perjudicado a tu sector, al mundo del espectáculo y las artes. No se puede hacer teletrabajo como en otras disciplinas. ¿Cómo te ha afectado?

DM: Yo estaba por comenzar la cuarta temporada de Se alquila, la obra que hago junto a Santi Stieben, dirigida por Alfonso Burgos. Tuvimos que parar como hizo todo el mundo. Somos una de las industrias de las últimas que va a poder volver a trabajar. Porque en los teatros se acumula la gente para ver los espectáculos. Es un tema delicado.

TJ: Centrándonos en tu carrera, llevas más de 30 años en la profesión. ¿Cuándo te picó el gusanillo de la actuación?

DM: Cuando era niño acompañé a mi hermana a un casting donde había juegos. Nos pusimos a jugar y al final terminaron eligiéndome a mí y no a ella. Despúes hice algunas cosas más y mis padres dudaban en si seguir llevándome o no, porque yo vivía retirado de lo que era Capital Federal (Buenos Aires), donde estaban todos los canales de televisión. Más o menos a una hora de viaje, ir y venir constantemente y ellos trabajaban. Pero vieron que me gustaba y que quería seguir. Y mira, ya voy a cumplir 33 años de carrera.

TJ: En 2014 tuviste un accidente doméstico. Te llegó alcohol al ojo izquierdo y perdiste la visión. Sin embargo, eso no hizo que dejases de dedicarte al mundo de la actuación, siendo un ejemplo de superación. El primer papel que conseguiste tras el accidente fue en la conocida serie de Telefe Un gallo para Esculapio. ¿Cómo fueron todos estos años?

DM: No tuve la opción de pensar “bueno, tengo que frenar”, fue todo a la fuerza. Simplemente amoldarme y adaptarme a lo que tenía que hacer. Estuve 3 años centrado solo en mi salud, después ya decidí que quería volver a trabajar y tuve la suerte de levantar el teléfono y gracias a mi carrera y lo que había hecho durante toda mi vida conseguí ese trabajo en Un gallo para Esculapio. Fue maravilloso, pero para llegar ahí el camino fue costoso, 3 años de ocuparme solo de mí. No quiero que suene egoísta, pero no podía pensar en otra cosa que no fuera lo que me había pasado, no había opciones de volver a trabajar. También aumenté muchísimos kilos. Y no digo que por engordar no podía trabajar, pero me llevó a tener otros problemas. Solo quería mejorar mi salud.

TJ: Después de tantos años en esto, ¿podrías elegir entre televisión o teatro?

DM: Son cosas diferentes. El teatro, por más que hagas siempre la misma función, cada día puede pasar algo distinto en el buen sentido. El público se renueva y cada función tiene algo diferente. En mi caso, que hago comedia, veo que la gente se ríe a veces más con una cosa que con otra, tienen distintas reacciones. La televisión lo que tiene es que una tira diaria crea una monotonía familiar, ir a grabar es como ir al colegio. Tiene lo lindo de compartir mucho tiempo con los mismos compañeros. Siempre digo que los dos son lindos y diferentes, más allá de que el camino o el ambiente pueda parecer el mismo.

TJ: En España te conocemos por haber participado en grandes producciones de Cris Morena. Corcho en Chiquititas, Guido en Rebelde Way y Bata en Floricienta. ¿Qué recuerdos tienes de esa etapa de tu niñez y adolescencia?

DM: Chiquititas (1996-1998) fue hermoso porque, además del éxito que tuvo, fue divertido y con un buen ambiente. Lo disfrutaba. En Rebelde Way (2002-2003) ya era más adolescente, y más allá de las grabaciones eramos un grupo de amigos. Y Floricienta (2004-2005) fue como cuando a ese grupo de amigos los separan en el colegio. Algunos quedamos y otros no. Eramos responsables con el trabajo, pero seguía esa diversión. Además los técnicos también eran los mismos, fue como continuar el camino. Pero cada uno tuvo cosas muy especiales. Me quedo con las funciones de teatro en Chiquititas, el viaje a Israel con Rebelde Way y de Floricienta las actuaciones en los estadios, las giras. Fueron tiras muy exitosas donde se hizo muy buen trabajo.

TJ: Ahora Rebelde Way vuelve a estar en boca de todos porque Netflix lo ha añadido a su catálogo. Han pasado 18 años y sigue atrayendo al público. ¿Te siguen llegando mensajes de estos seguidores?

DM: Sí, siempre. Las redes sociales hacen que surja todo esto, que se mantenga latente. La gente te cruza en la calle y te reconoce. Y lo de Rebelde Way a mí me parece increíble, que esté en una misma plataforma con grandes producciones es algo maravilloso. Estar entre las tendencias, de lo que más se ve, es algo maravilloso.

TJ: ¿Cómo fue trabajar con Cris Morena?

DM: No tengo una amistad con ella de amigos, sino de compañeros de trabajo, dentro de lo que fue convivir y ensayar durante tantos años. Tuvimos muy buen trato. Nos daba la libertad de opinar y nos enseñó mucho de disciplina y conducta dentro del mundo del espectáculo y estoy totalmente agradecido. Todos sabemos que su carrera es algo de otro planeta.

TJ: Dices que con los rodajes se forjaban amistades y tú junto a Benjamín Rojas y Coco Maggio (Pablo y Tomás en Rebelde Way) formaban un trío muy peculiar y divertido. ¿Cómo eran en su tiempo libre?

DM: Era muy loco. La misma relación que tenían nuestros personajes era la que teníamos fuera de cámara. Salíamos juntos para todos lados. Y no es que no fuésemos conscientes del éxito que tenía la tira en aquel momento, que nos reconocían, sino que no teníamos problema con lo que generaba que saliésemos a la calle. Sobre todo por Benja, era como una explosión. Pero igualmente íbamos a cualquier bar, sentíamos libertad. Había humildad, por decirlo de alguna manera. Estábamos siempre relajados y tranquilos, aunque hemos pasado mil cosas. Hubo una época que viví con Benja y nos juntábamos todos allí. Era muy divertido.

TJ: ¿Alguna vez has sentido que haber participado en tantas producciones de éxito enfocadas a un público más juvenil te ha podido condicionar profesionalmente?

DM: Me he enterado de algunas situaciones donde han rechazado mi participación en ciertas producciones por haber interpretado este tipo de personajes. Pero la verdad es que nunca me ha faltado trabajo. He hecho muchas cosas que no tienen nada que ver con lo juvenil y lo he hecho sin ningún problema. No lo siento como una traba ni nada por el estilo. Si alguna vez se me cerró una puerta por esto luego se me abrieron otras, nunca ha sido un inconveniente.

TJ: ¿Y cuál ha sido el papel que dirías que ha marcado tu vida como actor?

DM: Como te decía he tenido la suerte de hacer producciones con bastante éxito, y voy por la calle y me siguen reconociendo por Corcho, Guido, Bata… También mi papel en Graduados, una novela que aquí fue muy bien, se llevó el Martín Fierro de Oro en 2013. No hay uno solo que pueda señalar.

TJ: También has tocado el mundo de la música. Tras el accidente formaste parte una banda de cumbia pop, Arturito’s, en activo hasta 2017. ¿Qué te llevó a ello?

DM: Surgió porque el cantante, Lucas Velasco, probó a cantar unos temas en algunos boliches y tuvo mucho éxito. Le dije de armar una banda para salir a tocar y la hicimos, pero más bien como un hobby, no tanto como un proyecto con entrada económica. A él luego le salió un trabajo muy importante, y nuestra idea siempre fue darle prioridad a eso, no al grupo. Si se podía hacer paralelamente se hacía, si no, nada. Siempre lo vimos como una segunda opción. Aún así nos fue muy bien, tocamos durante dos años por muchas provincias, poco más de 50 shows.

TJ: ¿En algún momento te has arrepentido de haber elegido esta profesión?

DM: No, todo lo contrario. No me arrepiento de nada en cuanto a mi carrera como actor.

TJ: ¿Y qué planes tienes para cuando podamos volver a la normalidad?

DM: La idea es ver en la posibilidad de expandir la obra con una gira, incluso hacia otros países. También me gustaría volver a la televisión. Trabajar, de la forma que sea, que va a estar bastante complicado.

Periodista canaria en Madrid. A ratos en la radio y a ratos escribiendo. En el instituto me echaban de clase por hablar mucho. Amante del cine español y de la tortilla de papas. Fan de póster de Imagine Dragons y Supersubmarina.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: