Inicio Cultura Cine “El reino” y la realidad de los españoles

“El reino” y la realidad de los españoles

0
Fotograma de "El reino" / Fuente: Twitter oficial de Warner Bros. España (@WBCineConEne)

La cuarta película de Rodrigo Sorogoyen, El reino, se estrenó el pasado 28 de octubre en los cines españoles

Sorogoyen nos trae, de nuevo en un guion coescrito junto a Isabel Peña, un thriller que refleja la actualidad de los residentes españoles: la corrupción presente en la política. Pero desde el punto de vista del político afectado. En un intento de empatizar con el inculpado, el protagonista (interpretado por Antonio de la Torre) de esta película es un vicesecretario autonómico al que inculpan por una trama de corrupción. El partido pretende que él cargue con toda la culpa, pero tratará de hacer cualquier cosa para no ser el único.

El reino refleja la actualidad de España, un país donde se desvelan nuevos casos de corrupción de forma muy seguida. Sin culpar a nadie en concreto (tenemos un partido falso de una comunidad autónoma desconocida con personajes ficticios), Sorogoyen muestra indultos muy familiares que recuerdan a algunos reales, como el caso Gürtel.

Siguiendo la caída del vicesecratario y cómo todos le dan la espalda, cualquiera llega a cuestionarse si haría lo mismo en su situación. La cámara hace preguntas indirectas al público, ¿de verdad no aceptarías unas vacaciones pagadas? Y, mejor aún, en la propia historia tenemos ejemplos de gente corriente que también comete robos (o al menos lo intenta). Mucho menores, pero siguen siendo delito e inmorales.

Es posible llegar a empatizar con el personaje, aunque sea ligeramente, puesto que ha participado en el fraude, pero no deja de ser injusto que solo se le inculpe a él. Sorogoyen realiza las pausas necesarias que permiten crear un dilema moral en tu interior. Entre traición y traición, la desesperación del militante va acrecentando y Antonio de la Torre desarrolla acertadamente su personaje.

En conclusión, el poder pertenece al reino, y “los reyes caen, pero los reinos continúan”. Porque no solo forman parte de esta sucia trama los partidos políticos, sino también los medios de comunicación que se (auto)censuran y la indiferencia de parte de la ciudadanía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.