Inicio Cultura Arte D’Angelo y Yelko: “Este libro son cicatrices, y la mejor forma de...

D’Angelo y Yelko: “Este libro son cicatrices, y la mejor forma de curar las cicatrices es con ayuda de amigos”

0
Desde que somos tijera y papel
Desde que somos tijera y papel mezcla poesía y acuarela

Hemos charlado con el polifacético creador D’Angelo y el ilustrador Yelko Veiga sobre su nuevo trabajo conjunto, el poemario Desde que somos tijera y papel

Fotógrafo, músico, actor… y, también, poeta. D’Angelo se mueve en distintos ámbitos de la creación con el claro objetivo de trascender. En esta ocasión, a través del libro de poemas Desde que somos tijera y papel, un proyecto conjunto con los artistas Yelko Veiga y Ana Matatoros.

Desde que somos tijera y papel
D’Angelo en su faceta de escritor

D’Angelo y Yelko han accedido a pasar un rato con nosotros para hablarnos de su trabajo y mostrarnos las acuarelas originales. Esto es lo que nos han contado.

TimeJust: ¿Cómo surge el proyecto de Desde que somos tijera y papel?

D’Angelo: Surge el verano del 2017, tras reunir cicatrices de historias de amor, personales como de otros. Surgió la idea de hacer poesía urbana, en todo momento con sus historias y con las mías. Sobre todo con las mías, que es lo que más sufrido ha quedado, la verdad. Fue liberador, y hay gente que al parecer se siente identificada. Por lo que veo, el amor es universal, y el desamor, más aún.

TimeJust: ¿Cómo entráis en contacto?

Yelko: Yo ya seguía a D’Angelo en redes sociales, había visto cosas suyas. Un cierto día, me llegó un mail suyo, comentándome que estaba buscando ilustrar el proyecto. Él ya lo tenía prácticamente escrito, y a raíz de eso, empecé a sumergirme en la poesía. Fue un proceso de varios meses, entre que hablábamos y tal… Al principio iban saliendo cosas inconexas, pero en el último mes, una cosa así, le dimos el verdadero empujón, que fue cuando surgió la idea de hacerlo en base a los colores. Una conexión de todos los poemas en base al color de las ilustraciones, y el orden que tienen ahora mismo.

Desde que somos tijera y papel

TimeJust: ¿La ilustración está siempre supeditada al texto?

Yelko: En este caso, sí. Fue primero la poesía, y a raíz de la poesía, las ilustraciones.

D’Angelo: Estoy trabajando en otro proyecto, Memorias de un astronauta sideral, que tiene un tono muy positivo. Y queremos que en él no tenga más peso ni la poesía ni la ilustración, sino que sean un matrimonio. Las ilustraciones que hace Yelko tienen mucha fuerza, y algunas no pueden estar supeditadas a la poesía, tienen que estar al mismo nivel, porque muchas son un poema. No sé ni cómo conseguí que trabajara conmigo. Había visto su trabajo, lo seguía en Instagram, y claro, me parecía impresionante. Hay que decir que es un poco desastre, sube una vez al año; pero lo poco que tiene, dices “qué bueno ¿y cómo hace eso?”. La primera duda es ¿lo ha hecho a mano, o con Photoshop? Vas viendo, y dices “está a mano”.

Yelko: Soy un Guadiana, tengo mis épocas de hacer muchísimas cosas, y de repente, meses de no hacer prácticamente nada. Pero trabajar para esto fue muy sencillo, tuve libertad absoluta, cosa que valoro muchísimo. D’Angelo me dijo “mira, aquí está esto, quiero ilustrarlo, pauta 0”. Y fue un placer, prácticamente todo lo que le fui trayendo y enseñando… Salvo puntualizaciones, libertad absoluta. Y desde el principio comentamos eso, que la ilustración no puede estar por encima del texto, ni queríamos que el texto esté por encima. En este caso, al haber ya un texto escrito, es más difícil, porque la ilustración siempre va a estar influenciada. Pero en el proyecto siguiente será interesante que se retroalimenten ambas partes.

TimeJust: ¿De dónde sacáis la inspiración?

Yelko: En las épocas de mucho trabajo, te vienen de cualquier sitio. Sales a la calle, y lo primero que ves, dices “huy, qué luz tan bonita”, y lo plasmas. En el caso de sus poemas, son muy visuales, y la imagen está sacada de algún verso, o alguna cosa muy concreta de la historia. Pero, en general, puede salir de cualquier cosa. En este proyecto, hablamos de desamor en casi todos los poemas, entonces, todas las ilustraciones tienen que ver con personas. Creo que solo hay una o dos que se refieren, por ejemplo, a Vigo, en el que sale en la ilustración un trozo del Sireno, un monumento de Vigo. Pero el resto, casi todos son personas, gestos, figuras, movimientos… instantes de las personas y los sentimientos que transmite ese poema.

Desde que somos tijera y papel
El Sireno, un icono de la ciudad de Vigo

D’Angelo: Yo, por suerte o por desgracia, tuve una vida amorosa bastante conflictiva por viajar demasiado. Conocí mucha gente, muchas historias, muchas experiencias, y amigos que me las contaban, y mucha trampa. Vengo a locales, a autobuses, me voy a una esquina con una libreta, y me pongo a imaginar historias de amor, o de desamor. Cuando tiene música que me inspira, pues perfecto, y sino… Esto lo hago como tontería, inventarme las historias que están ocurriendo en las mesas. Con los gestos se puede imaginar mucho, e intento verme en esa situación, qué me pasaría a mí, si estuviera con esa chica o ese chico, qué me sucedería… Y surge todo. Si llevo unos días en que mi musa está de baja maternal y no viene, tiene su derecho (risas), y siempre surgen con amigos, cuando salgo de fiesta… Ahí sí que me surgen muchas historias. Muchas son invención, que nunca han sucedido, pero a todos nos ha pasado, eso de fantasear “¿qué ocurriría si con esta persona..?”, y dejas volar la imaginación. De esas alguna hay en el libro, y esas son muy pasionales, en algunos casos obscenas (risas).

Yelko: Yo más bien diría que son explícitos, no obscenos. Obsceno no hay ningún poema, me resultan elegantes.

TimeJust: D’Angelo ¿cómo decidiste publicar Desde que somos tijera y papel?

D’Angelo: Llevo escribiendo desde los 13 años. Escribí primero novelas, de caballeros, dragones… Escribí ciento y pico novelas de este estilo, pero las dejé almacenadas porque consideré que no tenían la madurez intelectual, y sobre todo, que el mercado no estaba atractivo para ese género. Era la época de Harry Potter, y los magos triunfaban mucho más. Entonces empecé a escribir poesía, para certámenes. Fueron bien, y escribí un primer poemario, de poesía italiana, gallega y castellana. Lo autoedité, me quedé encantado, y decidí seguir en aquella línea. Era muy joven, Bécquer y Rosalía eran mi amor platónico, y me dije que estaba siendo demasiado clásico, y que necesitaba explorar un estilo distinto, más cercano a la gente. A Desde que somos tijera y papel no le llamo poesía, le llamo “un aborto de”. Es más sucio, lo que yo hago es más orgánico, no tan perfectamente estético. Este surgió en verano, tuve bastantes problemas, y empecé a escribir lo que siento. Empecé a definir el concepto para Desde que somos tijera y papel.

TimeJust: Yelko ¿habías participado antes en algún proyecto semejante a Desde que somos tijea y papel?

Yelko: No, todavía no. Llevo intentándolo desde hace un año. Hice algún cursillo corto de interpretar la ilustración, para ilustrar libros tanto de poemas como de otras temáticas, pero este es el primer proyecto grande.

TimeJust: ¿Utilizas alguna otra técnica, además de la acuarela?

Yelko: Con la acuarela llevo el mismo tiempo que en el mundo de la ilustración. Con lo que más experiencia tengo es con el lápiz y carboncillo, con los que llevo pintando toda la vida, y tinta china. Acuarela, tinta china… Ahora mismo, sin contar el carboncillo, es todo relacionado con el agua, el efecto de la salpicadura, es lo que más me flipa.

Desde que somos tijera y papel
Yelko: “El efecto de la salpicadura es lo que más me flipa”

TimeJust: ¿Y algo de digital?

Yelko: Poquita cosa. No me interesa demasiado, ahora mismo.

TimeJust: ¿Cuáles son vuestros referentes?

Yelko: En el tema de ilustración, diría que Paula Bonet, me encanta. A ver, no tengo ninguna referencia directa, que puedas decir que mi trabajo es una continuación de… No, tengo diferentes cosas que me interesan, de diferentes artistas. En pintura, mis pintores referencia son románticos. Turner, Friedrich… Quizá por eso estamos trabajando juntos (risas).

D’Angelo: Ana, la autora de la portada, hizo la portada, y también es muy romanticona. La conocí como a Yelko, contacté a ver si cuela… y coló. Ella se enamoró de las acuarelas de Yelko. También tiene influencias románticas. Los tres somos un poco así, ñoños romanticones en busca del amor.

Yelko: Hay períodos al alza, y períodos depresivos. El proyecto es una cosa así, tal y como está planteado; tiene su depresión, su parte de clímax, y su depresión otra vez.

TimeJust: ¿Cómo contactáis con la editorial Debvut?

D’Angelo: Yo iba a publicar con Frida, pero llegamos a un simpass de que no era factible, y estaba pendiente de otra editorial. Pero no llegamos a un entendimiento; no económico, sino personal. Quería libertad para los artistas, y no me lo concedían. No me permitían que participasen los dos, decían que con uno llega. Pero el proyecto somos tres. Por suerte, una compañera estaba con Francisco Calderón (conocido como Enamórate o disparo), y él quería fundar un proyecto que es editorial, discográfica, proyecto social… Es increíble lo que tiene en mente. Y me hizo la oferta de ser el primer escritor de Debvt. Él fue muy claro desde el principio: “es nueva, es la primera vez, no tenemos experiencia, va a costar…” Y yo, bueno, por algo se comienza. Prefería crecer junto a algo nuevo, ser constantes y tener una relación buena, como personas que somos. Aparte, me permitieron que Yelko fuese el ilustrador y Ana la autora de la portada. Las ilustraciones las aceptaron casi sin revisarlas, y a Ana le dieron libertad absoluta. Hizo una portada increíble. Es un placer estar con ellos, son como una segunda familia. Me tratan muy bien, me ayudan, y me dan libertad absoluta.

TimeJust: Tal vez esa libertad sea más fácil de encontrar en editoriales jóvenes que en las más consagradas. ¿Qué opinas?

D’Angelo: Creo que a todos nos pasa igual; cuando llegas a un nivel de experiencia y vejez, te crees más, y olvidas lo fundamental. Yo entiendo que una empresa es una empresa, pero son humanos. Y a veces, contactar con la gente de tú a tú es mucho más cómodo. A mí el encorsetado me molesta un poco, y con Debvt no lo tengo.

TimeJust: ¿Qué objetivo os gustaría conseguir con Desde que somos tijera y papel?

D’Angelo: Me encantaría llegar al mayor número de lectores posibles para obtener el mayor número de críticas posibles. Considero que es la mejor forma de mejorar, como escritor y persona. Este libro son cicatrices, y la mejor forma de curar las cicatrices es con ayuda de amigos. Y los lectores son amigos, al fin y al cabo. Tengo lectores, sobre todo de Latinoamérica, que me saturan de comentarios, y me paso el día leyéndolos porque son geniales. Me dan su opinión, me aconsejan… incluso me dan ideas, a veces, muy buenas. Una de mis pretensiones es esa, llegar a firmar libros y que la gente esté allí, y coja el libro. Cuando un proyecto va bien, puedes contactar con ciertas entidades que la gente no conoce y darles eco. Yo antes trabajaba con ONGs, y cuando trabajas como “persona normal”, nadie le hace caso. Cuando trabajas como “soy el fotógrafo tal”, dicen “ah, te conozco, ah, vamos a ir a ayudar”. Me gustaría tener ese poder de convocatoria, para dar relieve a esos sitios y entidades, que hacen un trabajo increíble y no son reconocidas, porque no tienen seguidores en Instagram, o no son populares…

Yelko: Sí, yo creo en lo mismo, llegar al máximo número de gente. A veces incluso resulta un poco terapéutico, este tipo de cosas. Expresarte, y ver que alguien entiende lo que estás haciendo, y que también se identifica, que siente lo mismo, piensas “mira, no estoy solo, no soy el único al que le pasan estas cosas”. En ese aspecto, eso muy agradecido, llegar al máximo número de gente, y poder compartir esas experiencias y sensaciones.

Desde que somos tijera y papel Desde que somos tijera y papel

TimeJust: ¿La presencia en redes os ayuda a lograr ese objetivo de llegar a la gente?

D’Angelo: Bueno… Ahora Instagram tiene un algoritmo muy duro (risas). Llegamos a un momento de saturación, y es normal, hay mucha cosa, y muy buena. Pero cuando consigues llegar, mola. Ahora empiezo a recibir muchos más mensajes, desde la preventa, de comentarios, ánimos de gente que me lleva siguiendo toda a vida y es ahora cuando se atreve a decir “me gusta”.

TimeJust: Habladnos de vuestros próximos proyectos.

Yelko: Juntos, Memorias de un astronauta sideral, un proyecto en el que se combinan la ilustración y el texto en una especie de álbum ilustrado. Es un paso más, un libro ilustrado. Personalmente, estoy preparando una novela gráfica, yo siempre tiro más a cosas más ilustradas.

D’Angelo: Yo, seguir trabajando con Yelko y con Ana para Memorias de un astronauta sideral. Y estoy también con otro, que empecé a escribir hace tiempo y lo tuve que dejar parado, Restos de un naufragio, que es más complejo que Desde que somos tijera y papel, tiene una estructura más profesional, más estilística. Está dividido en cuatro partes: la partida de un astronatuta de la Tierra en busca de una galaxia lejana, una metáfora del amor; luego Nuestras Leyes Universales, es una relectura de las de Newton, de una manera romántica. Luego tiene una parte que es regreso a la Tierra, y lo que se le ha ocurrido,, que es volver al lado de la persona amada, bastante más positivo. Yo tenía idea de que el libro fuese en negro, pero al parecer es algo muy loco. Es el siguiente, si este sale bien. Pero con calma, quiero que este bebé tenga la mejor educación posible (risas).

TimeJust: Recordadnos dónde podemos adquirir Desde que somos tijera y papel.

D’Angelo: Actualmente lo estamos vendiendo en Vigo, en el local La Federal (Rúa Pizarro, 44). Y desde el 1 de abril va a estar disponible a nivel Europa en la página web de Debvt, y en Amazon y otras plataformas. En Debvt va a haber ofertas constantemente, y siempre instamos a la gente a que lo adquiera ahí, ya que la editorial ha hecho el trabajo menos gratificante, el que no ves y está por detrás. Y si no, por Instagram, que nos contacten.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.