Inicio Actualidad Patricia Vico, María Cantuel y Macarena Gómez: “Garci es historia de nuestro...

Patricia Vico, María Cantuel y Macarena Gómez: “Garci es historia de nuestro cine”

0
Patricia Vico, María Cantuel y Macarena Gómez/ Andrea Fernández

Entrevistamos a las actrices de “El crack cero”, la nueva película de José Luis Garci que continúa la mítica saga y de la que ya se puede disfrutar en los cines de todo el país.

 

TimeJust: Esta película pertenece al cine negro, ¿creéis que es un género poco cultivado en la industria del cine español?

Patricia Vico: Sí, totalmente. Actualmente no se hace casi nada de cine negro puro y duro.

Macarena Gómez: A mí me hace gracia porque, precisamente ahora que me estoy metiendo en temas de producción, el año pasado intenté levantar una película que era cine negro puro y duro y cuando se la presentaba a todos los productores me decían “esto no va a tener mucha salida, cambia de guión”. Me dio mucha pena, pero seguiré intentándolo. Era una maravilla.

TJ: ¿Os ha sorprendido que Garci haya podido conseguir hacer esta película?

Photocall/ Luis Blázquez
El equipo de la película “El crack cero” // Foto de Luis Blázquez

PV: Nosotras cuando entramos en el proyecto, ya estaba todo montado. Rodar en blanco me apetecía muchísimo. Me parecía un lujo tener una peli de estas características porque, aunque ahora hay gente que está rodando, no es lo usual. Por otro lado, formar parte de la saga de El crack también era una responsabilidad porque las dos anteriores fueron películas que, en su momento, fueron bastante potentes y nos crearon una especie de responsabilidad. Y menos mal que nuestros personajes no existían y hemos podido crear algo nuevo. No teníamos la responsabilidad que tiene Germán Areta o Moro, que ya estaban hechos.

TJ: ¿Qué sensación tenéis al haber trabajado con un elenco de actores tan importantes en nuestro país?

PV: Un orgullo, un lujo, una suerte. Yo personalmente me siento muy afortunada de estar con un elenco así y de estar con un director como Garci. Hacerte un Garci en tu carrera… Yo creo que Garci es historia de nuestro cine y yo, de hecho, estoy muy contenta de estar en esta película y en esta saga que también es historia de nuestro cine.

TJ. ¿Cuál es vuestra escena favorita? ¿Y qué fue lo más difícil de interpretar?

María Cantuel: A mí la del Palace, me parecía muy bonita. Creo que es una escena en la que el personaje de Adela y de Areta están en un mundo muy íntimo, en un momento muy personal y en el que también vemos ese contrapunto de los dos. Sigo diciendo que Carlos ha hecho un trabajo impresionante. Me encanta cuando entra en el mundo Adela, esa manera de decir “te quiero” o “eres importante para mí”.

MG: A mí me ha parecido un personaje difícil porque yo estoy acostumbrada a hacer más personajes psicológicamente perturbados, inconscientemente siempre los elijo o les doy ese punto. También suelo hacer personajes hacia fuera, extrovertidos, y hacer aquí tanta contención es de las cosas que más me cuestan en la vida, pero muchísimo, mucho, mucho, mucho. Pero siempre digo que a la hora de trabajar me gustan los retos y, mientras más difícil sea, mejor para mí, yo encantada.

PV: Yo la escena que más disfruté fue la primera -en la que más nerviosa estaba el día anterior porque no pegué ojo pero te sirve para romper el hielo- porque llego a ese hotel alucinante, con lo difícil que es encontrar sitios de época, y parece que estás en los 70, ahí con tu personaje fumando…

TJ: Macarena comentaba que la película es como una clase de historia. ¿Cómo es vivir esta experiencia meta narrativa?

MC: Es muy enriquecedor. Creo que estamos todas de acuerdo de que con José Luis es un viaje de sabiduría con todas esas referencias que están en el guión. Con todo lo que va contando creces tú y te enriquece cinematográficamente.

TJ: Ahora que todo está hecho, ¿os cambiaríais el papel con alguien si pudierais?

MC: Yo no. Tú le regalas al personaje y el personaje a ti. Bueno, yo me haría al Moro. Hay personajes masculinos que también son muy golosos y con los que te apetece viajar. Me parece muy divertido y un contrapunto muy grande de Areta. Creo que me lo pasaría tan bien…

PV: Yo tampoco cambiaría. Estos son nuestros.

MG: A mí me hubiese fascinado hacer el personaje de Ramón Langa, que me parece maravilloso. Me quedé impactadísima con su interpretación. Aunque una mujer no sé si podría interpretar ese personaje.

TJ: ¿Creéis que Areta podría funcionar en versión femenina?

PV: Sí, perfectamente, pero no en El crack. Sería en otro contexto. De todas maneras no me imagino un crack que no sea Carlos Santos.

TJ. ¿Cómo definiríais vuestros personajes?

Patricia Vico/ Andrea Fernández
La actriz Patricia Vico // Foto de Andrea Fernández

PV: Es una mujer que está enamorada de un tío que se muere porque tiene una relación horrible con su marido. Es una mujer sola que ha estado con un hombre que la ha hecho brillar y quiere saber lo que ha pasado, pero quiere calma también para su alma, para poder continuar hacia delante. Me parece bonito el proceso del personaje porque, gracias a la investigación, ella también rompe con ese vínculo y puede ser una mujer divorciada y libre.

TJ: ¿Cómo es recuperar este tipo de personajes de “acción fatal” y, sobre todo, en una época tan polémica?

MG. Yo no me planteé mi personaje como una acción fatal, en absoluto. Es algo más sencillo, una mujer que está locamente enamorada y por amor hace lo que sea, si tiene que darle una paliza se la da.

MC. Son arquetipos femeninos que, a pesar de que tienen las escenas muy condensadas en la película, dentro de todo ese tiempo de cada personaje está todo muy compacto. En el de Macarena, se profundiza en el tema de la envidia, los celos, el poder, el maltrato… Mi personaje es más la luz, la vitalidad, pero también como diferentes matices dentro de la propia historia.

PV: Yo creo que la película es bastante actual porque realmente estamos hablando de lo mismo, de corrupción. En este caso, de la Policía, de abusos a menores, de poderosos que quedan impunes, de crímenes terribles, de malos tratos. Eso fue en el año 1975 cuando Naciones Unidas consideró los malos tratos como un delito. Fue la primera vez que ocurrió esto y mira cómo seguimos. Yo creo que ningún personaje son fatales al uso, pero sí que hay elementos de acción fatal. De hecho, yo he utilizado, porque Garci lo quería así y además, me parece bonito hacer un poco de homenaje, la acción fatal en mujeres muy fuertes y muy frágiles. Por lo menos es lo que se ve en el personaje de Mercedes, que sufre, que está en una relación terrorífica y conoció a este señor que le dio un poco de brillo, Benavides, que era un “Viva la Virgen”, pero bueno les tenía a todas locas. No sé qué tenía Benavides. Debía tener mucho humor, nos tiene a las de la película el muerto enloquecidas.

TJ. ¿Sentís alguna similitud con los personajes?

MG: En mi caso, en absoluto. Es de los personajes más dispares, que más discrepa o más se distancia de como soy yo. Nada. Blanco y negro, no tenemos nada que ver.

PV: Yo tampoco. Bueno, igual puedo reconocer ciertas cosas en ella. Igual que es una mujer que quiere que la quieran, como todos. Remedios tiene esa cosa, que necesita ese amor. La reconozco porque como mujer siento empatía con ella porque es una tía que además sale adelante y empieza una nueva vida. Creo que es valiente porque también se podía haber quedado en su casa, se podía haber muerto su amante y no haber tirado de la cuerda y, al final, pues ella apuesta por buscar la verdad y, sobre todo, su calma.

MC: En mi caso es verdad que la apariencia de la delicadeza y como esa cosa sutil que tiene Adela parece que la emano. Entiendo a José Luis en el momento en que lo vio. También él tiene muy claro por qué nos elige, pero yo no me sentía. De hecho para mí era más difícil hacer un personaje como Adela que a lo que yo estoy acostumbrada, porque yo tengo como mucha profundidad en mí, en mis cosas, en la psicología y siempre hago personajes con algo como muy traumado y, entonces, de repente, hacer Adela que era como no hacer nada de eso, para mí era un reto.

María Cantuel/ Andrea Fernández
La actriz María Cantuel // Foto de Andrea Fernández

Me pasa un poco como a Patricia: sí que te reconoces en determinadas situaciones. Es una chica independiente que tiene su piso, su vida. Entonces sí que hay características de ella que van muy conmigo y otras que a lo mejor digo “pues yo no actuaría así”. Siempre hay un equilibrio, el personaje te regala y tú le regalas al personaje.

TJ: En el panorama actual cinematográfico en el que existen plataformas digitales como Netflix, ¿por qué creéis que los directores y la gente se siguen aferrando a historias clásicas, a estos personajes?

PV: Eso esperamos, que se aferren. Yo creo que las plataformas son maravillosas para ver cine y televisión, pero no es lo mismo que irte a un cine, por lo menos para mí, porque me gusta mirar una pantalla grande. Me gusta ver el cine y sentir el cine, la experiencia no tiene absolutamente nada que ver. Esta es una película muy película, en el aspecto del blanco y negro, con otra cadencia, alejada del consumo rápido. Yo creo que es un placer y que además tiene que existir porque la industria ha de tener de todo. Tendríamos que tener la oportunidad de hacer cosas comerciales, no comerciales y de poder apostar por muchas historias.

MG: Aparte de que a la generación de nuestros padres yo creo que les va a fascinar la película, mis padres son amantes de Garci y del cine clásico evidentemente, desde aquí quiero hacer una reivindicación: es muy importante que la gente joven, que a lo mejor no ha sido educada con este tipo de cine, vaya a ver la película porque van a aprender mucho del momento social, es una clase de historia pura y dura.

MC: Sí podría ser interesante. Toda esa Gran Vía de la que ellas hablan y de la que Garci también nos hablaba rodando en el set, con todos esos cines, con los carteles que decís pintados a mano… Yo todo eso no lo recuerdo, por ejemplo, entonces poder teletransportarte a esa época y darla a conocer es una fuente de conocimiento y de sabiduría. Por eso yo creo que nos dedicamos a esto para contar historias. Lo puedes hacer para plataformas que hacen proyectos impresionantes a día de hoy con calidad, pero rodar cine es algo, antes decíamos la palabra ´romántico´. Rodar cine tiene una esencia. No es lo mismo ver cierto tipo de películas en una pantalla que ver El crack cero, que te mete en un universo y en un viajazo.

PV: No es una peli clásica. Es una peli de detectives que, a la gente que le guste el género, también le puede encantar aunque no tengan ni idea de El crack o de Garci… 

TJ. Ahora Netflix va a estrenar El irlandés de Martin Scorsese y muchísimas salas le ponen problemas. ¿Hay que hacer un cambio de mentalidad para abrir el camino a producciones de estas plataformas que son las que hoy realmente tienen el dinero y la capacidad de poder realizarlas?

PV: Yo creo que debería de haber acuerdos, algo que favoreciera a ambas partes, que siempre es difícil, pero claro es que no se puede competir. Yo creo que también lo del Festival de Cannes por una parte es absurdo. Deberían llegar a acuerdos porque, desde luego, las plataformas nos están favoreciendo a todos para tener trabajo. Y no sólo para los actores, para todo el equipo. Además, las formas de consumo cambian.

MC: Todo es muy rápido. Es una pena porque no va todo el mundo al cine. Lo ves desde casa en la tablet. Te tiene también que gustar mucho. Nosotros somos muy amantes del cine, pero las nuevas generaciones… Mi sobrina pequeña maneja las nuevas tecnologías casi mejor que yo. Entonces, yo creo que como dice Patricia tendrá que haber un equilibrio entre la producción, la distribución y los proyectos.

PV: Yo sinceramente espero que la gente siga yendo al cine porque si no es una pena. A mi hijo le fascina el cine, pero también consume otras cosas, es compatible. No tiene por qué ser una cosa o la otra.

MG: Yo no sé lo que va a pasar. Sinceramente, la gente prefiere consumir en casa, pero sí que habría que regularlo de alguna manera.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.