Inicio Cultura Cine ‘Green Book’, un piano e historias que contar

‘Green Book’, un piano e historias que contar

0
Cartel oficial

El pasado viernes se estrenó el nuevo drama de Peter Farrelly que pretende no dejarte indiferente

Basada en hechos reales. Década de los 60. Tony Lip (Viggo Mortensen), un italiano que vive en el Bronx, necesita un puesto de trabajo temporal hasta que recupere el suyo como seguridad en un club nocturno. Entonces aparece el brillante Don Shirley (Mahershala Ali), un pianista negro que necesita un chófer para su nueva gira musical a lo largo del sur profundo de los Estados Unidos. Sus caminos se unen y dan comienzo a esta historia de prejuicios e injusticias, pero, sobre todo, de respeto y amor.

Es una cinta sobre el racismo, un relato que todos conocemos, pero que nunca deja de sorprendernos. No podemos obviar que las pantallas de cine han proyectado cientos de filmes, de mayor o menor calidad, que cumplen estas premisas. Sin embargo, eso no impide que Green Book funcione y se convierta en una de esas películas comerciales que te atrapan, que van más allá de las sensaciones que te causan en sus minutos de metraje, y que se quedan en tu cabeza durante unas horas de más.

Sin restar méritos a ningún otro aspecto cinematográfico de esta cinta, la culpa de que Green Book sea este retrato emotivo y sensible, la tienen sus dos protagonistas. ¿Qué decir de Viggo Mortensen? Le sobra talento, experiencia e inspiración. Parece inverosímil que alguien con una carrera tan espectacular no se haya hecho aún con el gran reconocimiento de la Academia. Aquí, en nuestro libro verde, su acento (os recomiendo encarecidamente que la veáis en versión original) y sus gestos a la italiana son un plus añadido a la maravillosa actuación de un actor tan inconmensurable como el estadounidense. Tampoco nos olvidamos de uno de los chicos de moda, Mahershala Ali. Versátil, una señal de calidad y seguridad; lo vimos levantar la estatuilla hace un par de años por su papel en Moonlight. A día de hoy, podemos verlo como protagonista en la tercera temporada de True Detective, y, si bien el personaje de Don Shirley, de primeras, es un hombre frío y reservado, Ali se encarga de transmitir todas las emociones que acontecen a su personaje durante el relato: tristeza, impotencia o alegría; su mirada acapara la cámara.

Resulta imposible no mencionar el trabajo fotográfico de la película. Sean Porter y equipo realizan una labor excelente, tan emotiva como puede llegar a ser la propia historia. Sin lugar a dudas, la belleza de Green Book es igual de perceptible por fuera que por dentro. Kris Bowers, y su música, es otro ejemplo de ello, como también lo es el equipo encargado del diseño de producción. Todo este trabajo, y, por supuesto, el que no hemos llegado a mencionar, es lo que convierte esta road-movie en un cuento muy enternecedor.

Green Book es una historia real, recrea las injusticias de una sociedad racista a fin de recordarnos que vivimos en un mundo mejor, pero en el que todavía nos queda mucho por lo que luchar. Otra película más de denuncia social, sí, porque nunca serán suficientes en el planeta en el que vivimos. Otro relato más sobre el tema racial, sí, pero de este no vas a olvidarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.