Inicio Actualidad Festival de Venecia: ‘The King’ sorprende y ‘Martin Eden’ confirma la buena...

Festival de Venecia: ‘The King’ sorprende y ‘Martin Eden’ confirma la buena edición para los protagonistas masculinos

0

Hoy llega la última jornada de TimeJust en el festival de Venecia con algunas nuevas películas a competición como ‘Martin Eden’ o la polémica ‘The Painted Bird’; otras fuera de concurso como ‘The King’, distribuida por Netflix; y nuevas cintas de Orizzonti como ‘Rialto’ o la india ‘Shadow of water’.

 

A primera hora ha llegado la italiana de sección oficial, ‘Martin Eden’, que trata sobre un joven que debido a una serie de circunstancias, conoce a una chica y debido a que pertenecen a diferentes clases sociales él empieza a estudiar y eso le hará cambiar su perspectiva de la vida.

Martin Eden es una buena adaptación del libro homónimo que rebusca en la vida de Martin para explicar cómo la diferencia y la lucha de clases existe y es muy difícil escapar de ella. Esto es algo que en Europa vive arraigado en la sociedad -todavía hoy en día-, pero en Estados Unidos es algo que pocas veces entienden. Pese a ello, Eden es una cinta correcta que no despunta en ningún momento y que si describiese la vida de una persona real, sería un biopic muy clásico.

El principal problema de Eden son sus dos partes diferenciadas y la falta de conexión entre ellas; en la primera, Martin es un joven bohemio que se enamora y decide aprender para intentar escalar socialmente por la mujer que ama. En la segunda él ya es un escritor famoso, da clases y conferencias, y es probablemente una de las personas más influyentes de la Italia de la época. Sin embargo, la cinta salta de una parte a la otra sin ningún tipo de nexo, y pasamos de ver a un Martin totalmente abatido por las circunstancias a uno que ya es famoso y no tiene problemas de dinero. Puede que sea una buena adaptación del libro, pero era necesario explicar un poco más de cómo Eden realmente pasa a ser una persona reputada e influyente si nadie quiere darle una miserable oportunidad.

Copyright: Hollywood Reporter

El protagonista funciona muy bien sin ser un trabajo especialmente memorable, pero que sí tiene algunos monólogos intensos que le dan empaque a una interpretación bastante clásica. ‘Martin Eden’ no es mala, pero no deja de carecer de alma y el espectador rápidamente se olvidará de ella.

Más tarde llegó una nueva película distribuida por Netflix, ‘The King’, que trata sobre el momento histórico en el que Enrique V llegó al trono y lo que ocurrió justo cuando empezó su mandato cuando declaró la guerra a Francia.

Pese a que todo apuntaba a que ‘The King’ iba a ser una película poco emotiva y bastante aburrida, Netflix da un golpe sobre la mesa y presenta una historia con muchos más detalles que otras de sus producciones presentadas a concurso.

Este drama medieval para millennials rezuma epicidad por los cuatro costados: desde el comienzo donde el espectador conoce a Hal, el heredero que no quiere el trono y que está de acuerdo en pasar al siguiente en la línea sucesoria, hasta el momento donde se convierte en rey y pronto tiene que enfrentarse a decisiones que afectarán a todo el país.

‘The King’ es una nueva adaptación de Shakespeare -al que se ha sobreutilizado ya demasiado en el cine- y pese a que todo funciona de manera orgánica es la capacidad de crecer de la historia y la adaptación del texto lo que hace que consiga atrapar al espectador. No es una película en verso; tampoco parece del Siglo XXI; pero hay un halo de modernidad que quizás sea gracias o por culpa a Timothée Chalamet, un actor que ha sobrepasado el estatus de actor descubrimiento a estrella de Internet en apenas tres años.

Copyright: Indiewire

Chalamet carga sobre sus espaldas su primer gran personaje protagonista y eje sobre el que gira toda la narración; su viaje es uno que ya hemos visto en muchas otras ocasiones: el héroe que lo es pese a todo lo que en él mismo se opone. Aquí Hal es un joven borracho que no quiere saber nada de su padre ni del trono, y pronto se verá sentado en él decidiendo el futuro de Inglaterra y yendo a la guerra contra Francia le pese a quien le pese. Lo cierto es que el actor interpreta un registro completamente diferente al que le hemos visto en sus otras pocas películas y es de agradecer ver como se entrega al personaje no solo en carga dramática; también en sus escenas físicas.

La película tiene tres actos bastante marcados; con una partitura del músico Nicholas Britell que ya puso melodía a ‘Moonlight’ y que también da su punto épico a la campaña y a la guerra de esta historia. Además, todos los secundarios funcionan de manera orgánica y completamente como soporte del personaje de Chalamet, entre los que destacan un Joel Edgerton (también en el guion) como el guardián del joven rey; Ben Mendelsohn, como el rey y padre que no quiere que su hijo herede el trono; o Lily-Rose Depp, como la esposa de Chalamet, que pese a sus dos pequeñas intervenciones, tiene muchísima fuerza gracias al diálogo con el que será su marido y la química que desprenden ambos.

‘he King’ es una película que ha dividido, pero pese a todo, es un tratamiento acertado de lo que ya hemos visto muchas otras veces en este tipo de cintas históricas con un final más o menos claro en todo momento. La batalla recordará a los mejores acordes de la batalla de los bastardos que pudimos ver en tv gracias a ‘Juego de Tronos’ (porque en televisión se hacen muchas cosas y a veces hasta mejor que en cine) y por un desenlace interesante que resumirá perfectamente el viaje vivido del protagonista. Aquí muy a favor.

Más tarde han llegado las dos últimas películas del festival de la sección oficial y Orizzonti y, francamente, han sido un cierre peculiar.

Copyright: La Biennale

En Orizzonti ha llegado ‘Shadow of water’ una cinta india que se puede catalogar como intensa, irregular y sobre todo con mucho nervio, o mejor dicho: que pondrá a prueba la paciencia del espectador desde el primer momento.

Los primeros veinte minutos de la cinta se basan en una historia contemplativa de una pareja en un bosque, tranquilamente, sin aparentemente nada que hacer y parece ser algo muy pequeño. Hasta que todo explota. Tras esos primeros veinte minutos, se desata la trama de la película que incluye a un tercer personaje y empiezan los gritos, los lloros, lo turbio y sobre todo los ataques de ansiedad de varios personajes, y así continuamente durante la siguiente hora y cuarenta minutos. Con muchos problemas, la cinta no logra salvarse de ese pecado de guion y que agobiará hasta a la persona más tranquila. Fácilmente, esta es la película que se podría recomendar a nuestro peor enemigo.

Y finalmente, la última cinta a competición vista ha sido ‘The Painted Bird’, una cinta checa de Vaclav Marhoul que está ambientada en la IIGM y sigue las andanzas de un niño judío que huérfano va encontrándose a diferentes personas por su camino buscando un refugio. Y realmente esta historia es mucho más que eso.

Marhoul, que no solo dirige, sino que también escribe el guion, tiende una trampa al espectador de la manera más bochornosa y efectista que se ha visto en el cine del holocausto. En esta historia fragmentada en episodios (cada vez que el joven se encuentra a una persona), trata sobre como el niño tiene que convertirse en otra persona debido a las diferentes situaciones que vive siendo un infante. Pero el problema está en esas situaciones: vejaciones, palizas, enterrarlo vivo, violaciones, abusos sexuales y un sinfín de otros hechos que empañan una película que parecía muy interesante al comienzo y se diluye por lo reiterativa y explícita que es.

Copyright: Variety

Porque un drama de dos horas cuarenta minutos no puede basar toda la historia en repetir una y otra vez una sucesión de hechos que traumatizarán al niño solo para explicar al espectador que los horrores de la guerra transforman a las personas. No Marhoul, los horrores de la guerra sí transformas a las personas, pero lo que tú haces es ponerle una serie de trampas a un chaval de ocho años para escandalizar y que la gente te critique para poder llamarles “ofendiditos”. No, no es una cinta para ofendiditos, es una trampa, y el final es absolutamente chirriante -por el devenir de los acontecimientos cada vez a peor-.

‘The Painted Bird’ tiene una buena dirección y una buena fotografía en blanco y negro, y sin embargo el guion hace aguas por todas partes. Aunque hay gente que la cataloga como una obra maestra, lo cierto es que en el pase de prensa hubo una desbandada de más de cien personas huyendo del despropósito que tenían delante. Mucha suerte con la distribución de esta película, Marhoul. La necesitarás.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.