Connect with us

Actualidad

Festival de Venecia: ‘La verdad’ de Hirokazu Koreeda acierta como inauguración del Festival de Venecia

Published

on

Venecia se viste de largo un año más para recibir a las estrellas y periodistas de todo el mundo en la que será la 76ª edición de la Biennale de cine, un hito al alcance de solo unos pocos festivales de clase A. Tras abrir hace un año con la última película de Damien Chazelle, ‘First Man’, en 2019 llega el estreno de la última cinta de Hirokazu Koreeda, ‘La verdad’.

‘La verdad’ está protagonizada por Fabianne (Catherine Deneuve), una famosa actriz francesa que recibe la visita de su hija Lumin (Juliette Binoche) y su familia justo antes de publicar sus memorias. Pronto todo el resentimiento que viene del pasado hará acto de presencia en el presente.

Había ganas de ver lo nuevo de Koreeda tras el éxito de ‘Un asunto de familia’ (Palma de Oro 2018 en Cannes) y el director -que es bastante prolífico-, ya tenía en mente su nueva cinta, en esta ocasión rodada en francés e inglés por primera vez en su carrera. Y lo cierto es que funciona como un reloj.

Biennale de Venezia

La cinta gira en torno al conflicto latente que hay entre madre e hija desde el principio de la historia y que como siempre ocurre en estos casos, la bola va haciéndose más grande y acaba explotando de la forma más imprevisible. Si bien es verdad que Koreeda no es un director de excesos ni de alardes en el guion, en ‘La Verdad’ es capaz de mantener el tono sin que en ningún momento se pierda la esencia de lo que está pasando y los sentimientos que conllevan: resentimiento, remordimientos y la revelación de secretos dolorosos. Todo sucede de una forma orgánica, medida y natural; el japonés va llevando al espectador a través de la visión de las dos mujeres hacia un punto donde otros habrían acabado explotando el clímax con lágrimas y gritos desesperados.

En este sentido también tiene mucho que ver el buen trabajo de Juliette Binoche, en la que ha sido una de sus mejores interpretaciones de su filmografía más reciente con una Lumin cristalina, sin mentiras y a corazón descubierto; pero aun así la estrella de la función y la que tiene el personaje “bombón” es Catherine Deneuve interpretando a esa Fabianne que antepuso su carrera, su estatus y su realización personal a su familia y amigos. Es interesante ver como la propia Fabianne va auto descubriendo hacia donde ha ido ella y su vida no solo por sus enfrentamientos con Lumin; también gracias a la película que está rodando donde interpreta a una hija. Cine dentro de cine, lo cual hace que Koreeda cierre el círculo perfecto en un tercer acto con muchas lecciones aprendidas no solo profesionales sino a nivel vital.

Y es que al final ‘La verité’ no será recordada como una de las grandes cintas dentro de la filmografía del japonés, pero sí será una película que ayudará al cinéfilo y al espectador a entender qué tipo de cine es el que rueda Koreeda: un cine lleno de sensibilidad; donde hay lugar para el drama, pero sin convertirlo todo en una tragedia griega, y una narrativa que fluye en una resolución del conflicto nada ostentosa. Sin duda esta es una forma maravillosa de desmarcarse de ‘Un asunto de familia’ con algo diferente y reivindicarse como uno de los grandes directores no occidentales de esta generación. Desde aquí muy a favor de ‘La verdad’.

Copyright: IMDB

Tras Koreeda se ha inaugurado en la sección paralela “Orizzonti” la cinta alemana ‘Pelikanblut’ (Pelican Blood), que trata sobre Wiebke, una mujer que entrena en su rancho a caballos para los policías antidisturbios y que decide aumentar la familia adoptando a Raya, una niña de cinco años. A partir de aquí, empezará a vivir algunos momentos muy tensos por la inadaptación de la muchacha que derivará en un descenso a los infiernos literal de la protagonista.

Aunque este drama de Katrin Gebbe prometía ser una historia muy potente lo cierto es que acaba derivando en muchas decisiones cuestionables que convierten a la película en una historia de segunda a la que le falta fuerza y sobre todo verosimilitud. Es imposible que el personaje de Wiebke no se de cuenta de que la niña tiene problemas y que está destrozando tanto su vida como la de su hija mayor. El último acto es sin duda el salto al vacío que la cinta no necesitaba y que acaba con un desenlace bochornoso, muy cuestionable y que dará mucho que hablar a nivel de chistes durante todo el festival. Entretenida -porque esa locura no podía ser aburrida-, pero muy prescindible.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: