Inicio Cultura Cine ‘El hijo del acordeonista’ y el peso del pasado

‘El hijo del acordeonista’ y el peso del pasado

0
el hijo del acordeonista
Cartel de la película (Filmax)

El hijo del acordeonista es la última película de Fernando Bernués, que adapta la novela homónima de Bernardo Atxaga.

El hijo del acordeonista nos acerca a una época muy concreta de nuestra historia: los inicios de la agrupación terrorista ETA en Euskadi, en los años finales del franquismo. Lo veremos desde otra perspectiva, a través de los ojos de David Imaz (hijo del acordeonista de su pueblo) y de su relación con Joseba Altuna, su gran amigo de la infancia.

Todo parece comenzar cuando David está en el hospital, en estado terminal, y Joseba va a visitarle después de muchos años. Pero en realidad todo comenzó tiempo atrás, y el reencuentro de los amigos se produce para revelar un terrible secreto.

Ficha técnica

  • Dirección: Fernando Bernués
  • Producción ejecutiva: Joxe Portela y Ane Antoñanzas
  • Guion: Patxo Telleria (basado en la novela de Bernardo Atxaga)
  • Fotografía: Gonzalo Berridi “Kalo”
  • Música: Fernando Velázquez
  • Dirección de producción: Marta Gerrikabeitia
  • Montaje: Raúl López
  • Dirección de arte: Peio Villalba

La película

El hijo del acordeonista llega en formato cine tras su paso por el teatro. Nos relata la historia de los personajes en tres momentos de su historia, a modo de flashback: la infancia en el pueblecito vasco de Obaba, la juventud donde todo se complica, y el momento final en el que la verdad es revelada.

Si bien hay momentos en los que la cinta puede resultar algo tediosa, el interés se maximiza cuando David deja literalmente, como se dice en la película, “de ser un niño”. Los secretos comienzan a descubrirse, y se va dando cuenta, a la par que el espectador, de quién es cada persona de su entorno, en lo bueno y lo malo. Por desgracia, llega un punto en el que se torna algo predecible.

La construcción de los personajes es excelente. Es especialmente poderosa la figura de su padre (hasta el punto de que es quien da realmente nombre a la película). Esta figura que comienza sin especial importancia al principio de la trama se presenta como la principal sombra en el subconsciente de David; incluso cuando no está presente, juega un papel esencial en su vida, cuando su hijo menos se lo espera.

Igualmente destacable es Mary Ann, esposa de David; a pesar de su poca relevancia en el grueso de la trama, es el desencadenante principal: en su intento por entender a su marido, esta mujer fuerte y resolutiva es quien pide a Joseba que acuda, a pesar de las reticencias de este, que visite a su viejo amigo. Mary Ann es un elemento deliberadamente ajeno a Euskadi y a la historia entre los dos amigos, y en cierto modo descubrimos la verdad a través de sus ojos.

En síntesis, se trata de una película recomendable, que ante todo nos habla de amistad, pero también traición y silencios demasiado prolongados en el tiempo que necesitan ser rotos, cuanto antes.

El hijo del acordeonista se estrena el próximo 12 de abril.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.