Inicio Cultura Cine Crítica | ‘Feliz Día de tu Muerte 2’: el bucle potenciado de...

Crítica | ‘Feliz Día de tu Muerte 2’: el bucle potenciado de la primera parte

0
Vuelta a la tarta en 'Feliz Día de tu Muerte 2'. Fuente: Universal Spain

Esta intensísima secuela repite los mismos esquemas macarros como un caballo de troya para profundizar en los dramas y los desvaríos de la comedia

Se estrena una secuela de un slasher juvenil sobre viajes en el tiempo. Realmente ese titular es para huir. Y así puede ser si uno no sabe lo que se va a encontrar. Trascendencia desde luego que no. Esta vez, la táctica de estirar el chicle no lleva a un producto manido, sino a una explosión de las bases sentadas por la primera entrega. Esta vez, aunque se siga aquel mismo esquema, la trama reinicia las muertes de su protagonista una y otra vez para tratar de explicar ya no solo el quién, sino el por qué de este fenómeno, tanto desde el punto de vista físico como emocional. Esta vez, Tree no va a ser la única que tenga que afrontar de nuevo los bucles temporales, aunque estos no sean iguales. Bienvenido al Feliz día de tu muerte 2.

Jessica Rothe
Tree no vuelve sola al bucle. Fuente: Universal Spain

Otra vez igual… pero todo es distinto

Si ya has vivido este bucle con el anterior film, ya conoces lo que te vas a encontrar: qué va a ocurrir, quién lo va a vivir y dónde va a transcurrir (más allá de la sala de Ciencias no hay espacios nuevos). Esta franqueza permite conectar con el espectador desde el principio, donde se resume fugazmente el anterior film. Desde ahí todo va a descontrolarse más. Si en ese momento no estás enganchado, es tu oportunidad de salir de este bucle (tú que puedes).

Una vez eliminada esta labor que no le corresponde, el hecho de no ser pretenciosa aporta a la película un ritmo frenético que difumina cualquier estructura de introducción-desarrollo-desenlace. A pesar de su frescura, aporta lo que una buena secuela debe cumplir: nuevos secundarios de lujo (incluso los alter-ego de los ya conocidos), explicación y expansión coherente de la primera y seguir un desarrollo lógico y hasta necesario de los dramas planteados en esta (sobre todo con Carter y otro personaje sorprendente).

Jessica Rothe
Más y mejores muertes en esta secuela. Fuente: Universal Spain

La fórmula de los bucles

Esta es la mayor incógnita de la película: explicar el por qué de los bucles. El de Feliz Día de tu Muerte 2 en global funciona gracias a la siguiente ecuación: + comedia – terror + drama + duración = delirio aumentado. La franqueza del film le hace renunciar a trascender por la tensión, pero en contrapartida logra escenas verdaderamente memorables como el collage de muertes con música pop (en la primera acompañado del Confident de Demi Lovato) o los gags del principio del metraje recuperados con tanta conveniencia.

Puede que esta no sea una película para poner en un altar académico o ser nominada a los Oscars, pero es realmente difícil la hazaña de trabajar un producto con tanto esmero en cada arista y que luego, en lugar de quedarse en esa situación de superioridad intelectual exigiendo al espectador que se ponga a su nivel, se rebaje a la esfera más pop y comprensible por el público pareciendo lo más llano posible. Ojalá los espectadores, además de pasárselo increíble en el cine, puedan bucear en esa profundidad y apreciar los dramas existenciales latentes.

Jessica Rothe
Los jóvenes actores son una gran baza del film. Fuente: Universal Spain

Todo este bucle no podría funcionar sin los actores, alejados de los típicos personajes maniquís de cualquier slasher o comedia juvenil. Jessica Rothe está entregadísima en cada plano más delirante que el anterior (aunque para delirio el que tuvo ser el rodaje). Su novio en la ficción, Israel Broussard, aparece extrañamente serio, aportando una de las mayores cargas de drama. Sin embargo, merece la pena llorar de la risa y aplaudir por los tres fabulosos secundarios: Sarah Yarking, Suraj Sharma (sí, el protagonista de la completamente opuesta La vida de Pi) y la desternillante Danielle interpretada por Rachel Matthews, quien nos regala una de las mejores escenas del film.

Que mueras muchos más…

Y así podría ser, según avanza la escena post-créditos, tan loca como los 100 minutos de metraje. ¿Acaso esperabas otra cosa? La macarrería solo puede aumentar, y este avance consigue uno de los mayores logros del film: la incertidumbre, el no saber a dónde va. Hay varios fundidos a negro con unos segundos de oscuridad total donde el espectador no sabe cómo ni dónde ni quién se va a despertar o por dónde va a seguir la historia. Todo es posible, durante la segunda y, según parece, para la tercera parte. Gracias a Feliz Día de tu Muerte 2, el director Christopher Landon (esta vez único escritor del guion) ha conseguido justificar sus intenciones desde el comienzo: dirigir una icónica trilogía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.