Inicio Cultura Cine Cannes 2019: “Les Misérables” interesa pero no genera unanimidad

Cannes 2019: “Les Misérables” interesa pero no genera unanimidad

0

La jornada ha seguido su curso en Cannes con la presentación de la ópera prima a competición “Les Misérables”.

Ladj Ly entra por la puerta grande del festival con su primera película en Sección Oficial, en ella sigue a una brigada policial de los suburbios franceses y cómo se enfrentan a su día a día con los grupos organizados que hay en los barrios más conflictivos.

En la cinta de Ly se persigue constantemente dar lecciones sobre moralidad al espectador, mostrando lo que hacen las bandas de chavales problemáticos y a la vez intenta demostrar cómo la ley no es tan fiel a la justicia. Probablemente este sea uno de los mayores problemas de la película y por lo que genera división de opiniones: el intento de manipular al espectador para llevarle a donde quiere el director a través de actos concretos.

Es muy interesante el paralelismo que se puede hacer con otra cinta francesa que también generó mucha polémica hace unos años: “Nocturama”. En la cinta de Bonello la historia era la que generaba malestar, pero era capaz de radiografiar a una juventud cansada y desecha muy fiel a la realidad. En “Les Misérables” falta el contexto.

Los dos primeros actos de este drama pueden resultar tediosos ya que se encargan de mostrarnos a unos jóvenes y su vida diaria; a la vez que también se encarga de seguir a la brigada anticrimen en su rutina por el barrio. Sin embargo, algo ocurre en el segundo acto que hace avanzar la trama a una velocidad de vértigo hasta que se precipita hacia el final. Si en las dos primeras partes la cinta es un drama contemplativo, en el último casi se puede hablar de estar viendo un thriller de acción. Esto no es malo, pero denota la inexperiencia del director (recordemos que es su ópera prima).

Toda la parte final de la cinta es una conclusión muy amplia sobre todo lo que el espectador ha estado observando en toda la cinta: ¿son los adolescentes problemáticos por culpa de esa policía que ejerce la ley según le conviene? ¿Es la brigada la verdadera víctima ante la situación que le ha tocado vivir?

No es una película de personajes, por lo que el ancla emocional de la cinta probablemente sea la misma historia que trata, y es el mismo guion el que quiere que tomes partido durante todo momento de un caso específico a la generalización. Ahí está el problema: ¿serían muy diferentes las conclusiones si la historia se hubiese desarrollado de otra manera? Probablemente sí, por lo que podemos confirmar que el director en este caso intenta adoctrinar.

En “Les Misérables” no hay ni buenos ni malos, todos forman parte de una suma de desatendidos sociales y corrupción, y cualesquiera sean las conclusiones a las que nos quiera llevar el director con esa última escena –y cita final-, no debería ser una cuestión suya, sino del propio espectador. Interesante pero con problemas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.