Connect with us

Cine

‘Bacurau’: los cuchillos afilados del sertão

Published

on

Sonia Braga y Udo Kier en Bacurau.

Kleber Mendonça Filho dirige Bacurau, fábula distópica sobre clases enfrentadas que por fin llega a las plataformas VOD. Este film de producción francobrasileña fue un éxito de público y crítica en el pasado 29º Festival de Cine Fantástico y de Terror de la UMA.

Más fuertes son los poderes del pueblo” gritaba el capitán Corisco en la celebérrima Dios y el diablo en la tierra del sol de Glauber Rocha, máximo representante del cinema novo brasileño. En este clásico del tercer cine, el capitán se enfrentaba a Antonio das Mortes, legendario matador de cangaceiros del sertão, el mítico desierto del nordeste brasileño que nutre de fábulas y cuentos el folklore del país.

Bacurau, película ganadora en la pasada edición de 2019 del Fancine de Málaga, abraza la influencia de Rocha y de sus westerns del sertão firmando la que es hasta ahora la obra más desaforada de la filmografía de Kleber Mendonça Filho, que esta vez codirige junto a Juliano Dornelles. Con una gran acogida por parte de crítica y público, la película se alzó tanto con el Premio del Jurado como con el Gato Rabioso que entregaba la prensa especializada.

Bacurau resiste y contraataca para sobrevivir

Mendonça no se remonta a la primera mitad de siglo XX para elaborar su visión de la lucha de clases, como hizo Rocha, sino que se dirige a un futuro cercano en el que un puñado de ricos aburridos encuentran diversión en la cacería y masacre de los habitantes de Bacurau, un pueblito que ni siquiera parece seguir apareciendo en los mapas. Como si de un salvaje safari humano se tratase, la tranquila vida de Bacurau se ve enseguida alterada pero dispuesta a luchar por su supervivencia.

Bacurau continúa la línea que había establecido Mendonça con su anteriores películas Sonidos de barrio y Doña Clara, pero esta vez abandonando el costumbrismo en pos de un furioso baño de sangre como eje central. La crítica social y la denuncia de la codicia de los pudientes sigue presente, pero si en Doña Clara era una mujer mayor quien se enfrentaba a una empresa constructora, esta vez es un pueblo el que se defiende contra su propia desaparición. La idea de resistencia es constante en la obra de Mendonça, que además es un mordaz retratista de los antagonismos de clase.

Ese retrato de la vida cotidiana que realizó en sus anteriores obras articula el primer acto de la película, esta vez con más sentido del humor y mala baba. Los revolucionarios que luchan por dominar el agua potable, la sabia doctora Domingas que interpreta Sonia Braga o un genial Udo Kier en el papel de paramilitar sádico componen esta lisérgica aventura que es Bacurau, una de las películas más hipnóticas y trepidantes del pasado 2019.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: