Inicio Actualidad 66º Festival de San Sebastián. Día 7: ‘High Life’ no convence y...

66º Festival de San Sebastián. Día 7: ‘High Life’ no convence y ‘Entre dos aguas’ de Isaki Lacuesta arrasa

0
Fuente: Festival de San Sebastián
Fuente: Festival de San Sebastián

Poco a poco llegamos al final del Festival de San Sebastián con las últimas películas a competición y perlas por ver. Hoy se han presentado la nueva cinta de Robert Pattinson, ‘High Life‘; y el nuevo trabajo de Isaki Lacuesta, ‘Entre dos aguas‘ que también llega a competición

 

‘High Life’ no convence, pero tampoco deja indiferente

Fuente: Festival de San Sebastián

Había mucha curiosidad por ver qué traía a San Sebastián la directora de cine de autor Claire Denis con su nueva propuesta, adentrándose por primera vez en la ciencia ficción, a competición.

High Life’ ambientada en una nave en el espacio poblada de criminales que han sido mandados al espacio para realizar una serie de experimentos con ellos. Los protagonistas de la cinta son Juliette Binoche y Robert Pattinson.

Pese a que la película promete muchísimo de entrada y entiendes rápidamente que la localización del espacio no es sino una excusa para reflexionar sobre el sentido existencial de la vida; pronto la propuesta se diluye en múltiples momentos que solo pretenden provocar al espectador.

Claire Denis tiene siempre recurre en su filmografía a la existencia del ser, al intentar entender quiénes somos y en esta ocasión el rumbo al que se dirige la nave -la deriva-, define muy bien el lugar hacia donde se mueve esta historia. Es una película compleja y arriesgada en ciertos aspectos narrativos, pero el problema es que ninguno de ellos funciona. Los saltos narrativos no terminan de funcionar, va del flashback al presente y al futuro parándose donde más le interesa a la directora, pero donde menos procede para la historia.

También utiliza ejemplos de la ciencia ficción más pura, como la reproducción entre seres humanos para explicar alguno de los sentidos más importantes de la existencia, pero acaba siendo fallido y anecdótico el tema con el que se queda. Es demencial, por ejemplo, tener a Juliette Binoche caminando por la nave espacial con semen de Robert Pattinson en sus manos.

Y es que Juliette Binoche y Robert Pattinson cumple dentro de lo que tienen, no le sacan brillo a sus personajes, pero porque desde el guion no tienen ni un solo momento de lucimiento. Falta intensidad dramática, pero no de la historia, sino del desarrollo de sus caracteres. De hecho, Pattinson debe ser el ancla emocional para el espectador y no lo consigue en ningún momento, ni que le apoyemos en su soledad o en sus problemas, porque la historia, una vez más, no está bien contada.

A muchos ha gustado la nueva cinta de Claire Denis, y es posible que se cuele en el palmarés, pero en general hay una sensación de dejadez y falta de entendimiento que se pierde en todo el último acto.

‘Entre dos aguas’: retratos de una vida por Isaki Lacuesta

Fuente: Festival de San Sebastián

Hace doce años, Isaki Lacuesta presentó el documental ‘La Leyenda del Tiempo’, una historia sobre los hermanos Isra y Cheíto. Más de una década después presenta en San SebastiánEntre dos aguas’.

Entre dos aguas’ sigue la historia de los mismos personajes que su película previa, Isra y Cheíto; en esta ocasión Isra sale de la cárcel y regresa a la Isla de San Fernando para intentar recuperar a su mujer y sus tres hijas.

Esta probablemente sea una de las películas más honestas de toda la 66 edición del Festival de San Sebastián. Lacuesta se preocupa en poner el foco en aquellos personajes por los que se desvivió hace más de una década y regalar a los espectadores qué ha pasado con ellos y cómo han sufrido el paso del tiempo. Muchos han querido compararlo con la aclamada ‘Boyhood’ de Richard Linklater, pero este es otro tipo de ejercicio: volver a reunir a unos personajes en otro momento de sus vidas años después para de nuevo acercarse a sus vidas y radiografiar a una sociedad a través de ellos. El director lo consigue y emociona al espectador en sus más de dos horas de metraje.

El paso del tiempo ha causado estragos en esos personajes: Isra ha estado en la cárcel y se ha dado a una vida de drogas, adicciones y oscuro. Cheíto ha intentado salir adelante y vivir lo más dignamente posible y lo mejor que le deja la sociedad en la que vivimos. ‘Entre dos aguas’ no es manipuladora porque nunca juzga lo que está pasando como podría ocurrir en el género documental. En este caso al ser ficcionado se siguen las decisiones que tomaron cada uno de los hermanos en sus vidas y cómo les afectó años después. Uno de ellos decidió llevar mala vida y ahora tiene que reencontrarse consigo mismo e intentar salir de ese pozo; y el otro llevó un mejor camino, siendo feliz con su familia, aunque siga teniendo problemas.

Israel Gómez Romero funciona en esta nueva cinta ya no solo por ser él mismo, sino porque transmite verdad en cada una de sus secuencias; sería un digno ganador o al menos nominado al Goya a mejor actor revelación porque logra conectar con el espectador pese a todas las malas decisiones que lleva a cabo.

No sabemos qué va a ocurrir en el Palmarés de San Sebastián, pero Alexander Payne debería echarle un ojo a esta historia que crece junto a sus personajes y que emocionará al espectador que consiga entrar en la profundidad de la historia que está contando. De lo mejor de la sección oficial.

‘El Ángel’: el mejor Almodóvar made in Argentina

Fuente: Festival de San Sebastián

Presentada en el último Festival de Cannes en la sección “Un Certain Regard“, ‘El Ángel’ ha llegado hoy a San Sebastián para arrasar en un momento donde esta clase de películas tan entretenidas se agradecen ocho días después.

El Ángel’ trata la historia real de Carlitos, un joven de 17 años que cometió en su juventud multitud de robos y homicidios. Junto a su compañero Ramón, se embarcará en un viaje de descubrimientos, amor y crimen.

Luis Ortega firma una película sensacional donde mezcla multitud de géneros desde el comienzo y funciona a las mil maravillas. La historia podría haberse venido abajo muy rápido si alguna de sus propuestas hubiese fallado, pero consigue ser un drama, un thriller, una comedia, un placer culpable y una película que provoca al espectador. Sobre todo, el provocar al espectador es lo que más recuerda al Almodóvar más clásico: a partir de una simple historia -un joven que roba casas vacías-, se forja una historia que va creciendo para descubrir la sexualidad de sus protagonistas, la psique de sus personajes y la etapa vital adolescente que define en lo que nos convertiremos.

Lorenzo Ferro consigue dotar al personaje de esa doble cara que refleja Carlitos: por un lado un joven inocente, que no ha roto un plato en su vida, carismático, rebelde y gañán que hace chiquilladas; por otra un despiadado psicópata, que no piensa y sí actúa, que no termina de enfrentarse a la realidad de su sexualidad o de que todo lo que está haciendo no es bueno, y que no dudará en destruir a cualquiera que se interponga en su camino. Ferro es un acierto de casting porque si él no hubiese funcionado, no lo habría hecho nada y la película se habría caído sola.

También es verdad que hay un momento en que ‘El Ángel’ se convierte en algo mucho más convencional, y en esos momentos el filme adolece este sentimiento de neutralidad y de caer en lugares comunes; pero esto solo dura un suspiro, y pronto vuelve a resurgir para acabar en todo lo alto. Una película muy recomendable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.