Inicio Cultura Cine Cannes 2019: ‘Bacurau’, desconcierto ante la nueva película del director de ‘Aquarius’

Cannes 2019: ‘Bacurau’, desconcierto ante la nueva película del director de ‘Aquarius’

0

Otra de las películas a competición dentro de la 72ª edición del Festival de Cannes ha sido Bacurau, la nueva cinta de Kleber Mendonça Filho, director de Aquarius (traducida en España como Doña Clara) junto a Juliano Dornelles.

La historia se sitúa unos años después de 2019, donde Bacurau, un pueblo alejado de la civilización recibirá una visita inesperada que amenazará la tranquilidad en la que viven todos sus habitantes.

Bacurau trata un tema similar que ya pudimos ver anteriormente en Aquarius: comunidades aisladas que son atacadas por los más poderosos para acentuar esa sensación de marginalidad. En el caso de su anterior película, doña Clara tenía que luchar para que no le expropiasen su piso contra unos constructores que querían derribar el edificio; en este caso es mucho más literal, porque se trata de toda una comunidad siendo atacada por unos forasteros para quedarse con sus recursos naturales. Sin embargo, la literalidad, en este caso, no ayuda.

Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles intentan dotar de una especie de realismo impostado a una historia que, pese a parecer pretenciosa, acaba desinflándose a medida que avanzan sus actos. Si al principio nos encontramos con la historia de un pueblo y su capacidad para vivir con sus propios recursos, pronto la cinta pasa a ser un thriller y de ahí una historia de venganza que bien podría acabar siendo un puro western.

Bacurau es irregular, no solo por la mezcla de géneros que no funciona, sino porque es tediosa hasta que arranca la acción en el segundo acto. Tampoco los actores están especialmente bien, no solo los americanos –que en ocasiones tienen unos diálogos avergonzantes-, el guion tampoco es lo suficientemente bueno como para dotar al pueblo autóctono de ese sentido de unidad que quieren vender. Especialmente grave es el caso de Sonia Braga, una actriz que tuvo la mejor interpretación de su carrera en Aquarius, y que en este caso es una extra con frase… sin acierto.

El desarrollo de la cinta es hierático: el espectador se sentirá confuso ante el cambio de géneros y cómo la propia película rompe sus reglas a lo largo del segundo y sobre todo tercer acto. Se puede comprar la historia desde el punto de vista que las minorías se apoyan y luchan contra el opresor, pero en este caso falta fijar bien los hilos que llevan hasta eso.

Aunque Mendonça Filho demuestra una increíble versatilidad en este nuevo largometraje, lo cierto es que Bacurau genera desconcierto por el estilo y el cambio radical que impregna en este nuevo relato. Hay una parte de la cinta que es un western al más puro estilo Tarantino, otras que es poderosamente contemplativa sin sentido, y otras simplemente es un drama de minorías contra abusadores. Pero le falta mucho para acabar cerrando los temas que intenta tratar. Un tanto fallida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.