Screen X
Sala de cine equipada con pantalla Screen X. Fuente: SCREENX

La sala Screen X proyecta las películas por las dos paredes laterales en el Cinesa del centro comercial Equinoccio en Madrid

Bajo el lema de “renovarse o morir”, las salas siguen renovando la experiencia de ir al cine para no sucumbir ante el gigante del streaming. Las grandes cadenas como Yelmo o Kinépolis han apostado por esta línea, y Cinesa no va a quedarse atrás. En octubre del año pasado, presentaron en una de sus sedes en Madrid el formato Screen X. Las películas proyectadas en esta sala se expanden de la pantalla principal a las dos paredes laterales para una experiencia inmersiva que imita la visión periférica del ojo humano.

En TimeJust, hemos probado esta novedosa experiencia de ir al cine con el estreno de Aquaman (James Wan). En algunas preguntas, os desgranamos las claves de esta sala de cine para que juzguéis si merece la pena. Además, os contamos cómo es la proyección del nuevo film del universo DC en esta sala especial.

Screen X
Entrada a la sala Screen X de Cinesa Equinoccio. Fuente: TimeJust

¿Dónde?

De momento, solamente lo ofrece en España la sede de Cinesa en el Centro Comercial Equinoccio (Majadahonda, Madrid). A pesar de no ser uno de los complejos comerciales más destacados de la capital (en restauración sí que tiene más oferta), se puede llegar fácilmente por la M-40 y M-50. La ventaja es que este es un Cinesa Luxe, por lo que todas las salas son nuevas, con parqué y cuentan con butacas grandes reclinables y mesita individual, aunque esta proyección especial solo esté en una de ellas. Además, el cine cuenta con el peculiar Oscar’s Bar.

Cinesa Equinoccio
Hall del Cinesa Luxe en el centro comercial Equinoccio. Fuente: TimeJust

Actualmente, el formato está presente en 147 salas de 10 países, donde predominan los del sudeste asiático (China y Corea). En EEUU hay 4 cines con Screen X, y en Europa otros 3 aparte del de España.

¿Precio?

Al ser Cinesa Luxe, el precio ya empieza encarecido. Esta opción cuesta, por ejemplo, 10€ en Cinesa Xanadú un día de diario, mientras que con Screen X la entrada sube a 13€. Con los descuentos de carné joven/univesitario, -13 o +65 años y en las sesiones matinales (suelen ser a las 12:00) el precio se queda en 10,90€. También se puede aprovechar el día del espectador, donde el precio se reduce a lo que suele costar una entrada normal en cualquier Cinesa, 9.10€ (sin descuentos aplicables).

Cinesa Luxe
Oferta VIP de los Cinesa Luxe. Fuente: Cinesa

Con este precio, es casi obligatorio aprovechar alguna de estas promociones. Además de estas más diarias, los socios de Cinesa reciben por su cumpleaños unos descuentos más destacados que pueden gastar a lo largo de todo el mes. Estas promociones que pueden ser de 2×1 en cualquier cine o 40% de descuento en varias entradas también es aplicable a cualquiera de las sesiones de esta sala, aunque no acumulable a los otros descuentos. Así, se puede ir un fin de semana por la mañana por 6.54€ o pagar 11,90€ por dos entradas (en este 2×1 se suma 1€ por la segunda entrada).

¿Cómo funciona la proyección?

Lo primero que hay que saber es que la proyección multipantalla no está durante toda la película, sino en escenas puntuales. Lejos de ser una desventaja, este efecto contribuye a subrayar la espectacularidad de esas escenas y no cansar en exceso durante todo el metraje. Además, las secuencias de planificación más cerrada pierden calidad con este efecto. Los tráilers del principio tampoco están en Screen X, pero justo antes de la película se proyecta un vídeo de prueba que deja con la boca abierta desde el primer segundo.

La sala cuenta con dos proyectores auxiliares en los lados que amplían y reducen la imagen progresivamente cuando llegan esas escenas, de una manera bastante natural, sin altar. Esas dos paredes laterales en las que se amplía la proyección no tienen una tela especial de pantalla, son pared normal. Esto no perjudica la calidad de la imagen proyectada, pero lo que sí que estorban son los altavoces de esas zonas. Sin embargo, al estar fijada la visión en la pantalla central, la visión periférica apenas percibe estos “puntos negros” en la proyección.

Igualmente, la película tampoco está acondicionada explícitamente para este formato (como sí hacen algunas secuencias grabadas en IMAX). Por ello, la misma imagen proyectada en una pantalla normal se amplía, perdiendo algo de enfoque (apenas perceptible). Lo único que se puede perder más de vista es los momentos clave que el director haya compuesto en los laterales de la pantalla, aunque en ese caso se puede girar levemente la cabeza. Si fuera durante toda la película, acabaría mareando, pero al ser momentos más esporádicos el esfuerzo merece la pena para la inmersión.

¿En qué fila es mejor sacar la entrada?

La sala cuenta con 9 filas y un total de 121 butacas reclinables, con 3 espacios habilitados para minusválidos en la fila 3. La sala no es de las más grandes de la cadena, aunque sí que hay mucho espacio entre filas y bastante pendiente, por lo que nunca podrá molestar la persona que se siente justo delante.

Sala Screen X
Sala Screen X de Cinesa Equinoccio. Fuente: Cinesa

Desde la fila 5, la película se ve muy centrada y se coge una buena visión de la proyección en las paredes, aunque quizás se consiga una experiencia más inmersiva en las filas 6 y 7. Cuanto más atrás, más se disfruta de los momentos puntuales de expansión. Por ello, es bastante recomendable evitar las 3 primeras filas, donde apenas se podrá apreciar el efecto de la Screen X.

Sala Screen X de Madrid
Interior de la sala Screen X. Fuente: TimeJust

¿Qué tipo de películas?

Al ampliar las imágenes, la acción central se queda en la pantalla principal y las paredes recogen el ambiente, por lo que eso es lo que se busca en las películas que proyecten. La primera fue Bohemian Rhapsody (Bryan Singer), ya que en la escena del Live Aid el público podía estar en las paredes con los espectadores y Freddie en el centro, como un concierto real. Próximamente estará el concierto de la aclamada banda de pop coreano BTS.

Después, seguirán programando blockbusters y películas de amplia puesta en escena. Algunos de los estrenos de 2019 que podrían cumplir las expectativas son Creed II, Alita: Ángel de Combate, Cómo entrenar a tu dragón 3, Captain Marvel o Vengadores: Endgame.

Experiencia de Aquaman

Si lo que demanda la Screen X es ambiente, Aquaman (James Wan) lo tiene con ese apabullante despliegue que hace James Wan del reino de Atlantis. Son estas escenas bajo el mar las que más aprovechan la proyección expandida, ya que subrayan momentos destacados como la primera entrada en el reino submarino. Así, Jason Momoa y los espectadores se sorprenden a la vez. Si bien es cierto que en una o dos escenas de lucha se echa de menos el efecto, este está bastante distribuido para no cansar y se aprovecha tanto fuera como debajo del agua, por momentos tanto de acción como de descubrimientos.

Aunque no sea la norma, en casos muy contados sí que se pierde un poco de calidad. En concreto, la primera vez que se aplica el efecto en el interior de un submarino se pierde bastante de visión periférica donde la acción continúa. Sin embargo, es un momento breve sin mayor relevancia y tiene un efecto concreto de pantalla partida que está magníficamente encuadrado. Por comparaciones, Bohemian Rhapsody tiene momentos de expansión más limitados por la abundancia de conversaciones y primeros planos, mientras que Aquaman es puro derroche visual y de acción. 

Para terminar con otra comparación, las imágenes pueden explicar tan bien como las palabras esta experiencia inmersiva. Concretamente, así es como se vería el tráiler de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald en la pantalla Screen X.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.