Inicio Conciertos Álvaro Soler y su ‘Mar de Colores’ inundan Madrid en un concierto...

Álvaro Soler y su ‘Mar de Colores’ inundan Madrid en un concierto único e irrepetible

0
Álvaro Soler / Fuente: Mario Sanz García

Álvaro Soler pone fin a la primera parte de su gira en Madrid, con un concierto por todo lo alto en el WiZink Center de Madrid.

El Tour Mar de Colores European 2019 de Álvaro Soler llegaba a la capital para cerrar la primera parte de la gira, que le está llevando por una gran cantidad de ciudades europeas. Durante dos horas y media y ante un WiZink Center, con un toque algo diferente pero lleno de gente de todas las nacionalidades, se podía entrever que estaba a punto de comenzar una gran fiesta.

El concierto daba comienzo a las 19:30 horas, una hora un tanto peculiar para las que estamos acostumbrados a los conciertos. Pero sin ninguna duda fue un gran acierto, ya que entre el público había multitud de familias con niños.

Álvaro Soler en el concierto en Madrid / Fuente: Mario Sanz García

La banda que acompañaba a Álvaro salió primero al escenario dispuesta a caldear el ambiente. Los ocho integrantes del grupo nos dejaron toda la noche con la boca abierta, con su gran poderío con los instrumentos de percusión que tenían en su poder y que sin ninguna duda le daba muchísima más fuerza al espectáculo.

Con un público con ganas de fiesta, aparecía en el escenario el artista cantando unos de los temas más pegadizos de su último disco, Mar de Colores, como No Te Vayas, Puebla y su último single, La Libertad.

Álvaro Soler / Fuente: Mario Sanz García

Las luces se apagaban porque llegaba un momento más íntimo, con la canción Ella, con la que Álvaro con guitarra en mano y acompañado del saxofón nos deleitaban con una actuación sencilla, elegante y preciosa.

Tras este momento, el ritmo volvía al escenario con temas como Au Au Au, donde la banda nos deleitó con solos de trompeta y guitarra; el mítico Bajo El Mismo Sol, uno de sus temas por excelencia, donde el cantante se atrevió a tocar la batería, y su dúo con Morat, Yo Contigo, Tu conmigo, que tras la ausencia de los colombianos, Soler no dudó en hacer cantar al público.

Llegaba uno de los grandes momentos de la noche, cuando Álvaro llamaba al escenario al grupo Arnau Griso. El cantante Arnau Blach y su guitarrista Eric Griso acompañaron a Soler en Te Quiero Lento, para poco después interpretar uno de los temas de los invitados, Para que el mundo lo vea.

Los dúos nos hacían más que empezar y le tocaba el turno a una de las integrantes de la banda, que se unía a Álvaro Soler para interpretar Libre, colaboración que tiene con la cantante Paty Cantú. Después se subía al escenario Andrés Ceballos, vocalista del grupo Dvicio, para cantar un trozo de su hit 5 sentidos, tema en colaboración con Taburete y el temazo de Animal.

Álvaro Soler / Fuente: Mario Sanz García

El cantante no dejaba de sorprendernos y demostraba una vez más lo camaleónico que es con los instrumentos. Esta vez con un solitario piano en el escenario, nos hacia una de las interpretaciones más bonitas de la noche con Niño Perdido en un WiZink que parecía un mar de luces. La emoción seguía con Cuando Volverás y Esperándote pero con su banda arropándole y demostrando una vez más lo gran acompañado que estaba.

El artista se ponía melancólico para presentar la siguiente canción. Y es que era la primera vez que la iba a cantar y con una compañera muy especial. Sofía Ellar aparecía en escenario para interpretar una canción inédita y lo que parece ser una futura colaboración entre los dos.

Uno de los grandes momentos de la noche llegó cuando repitió La Libertad para grabar un nuevo videoclip y donde el WiZink Center se entregó por completo. Con Agosto y Loca todo era una fiesta, en la que el cantante volvió a demostrar sus dotes musicales.

Se iba acercando el final de la noche con las actuaciones de La Cintura, Histérico y Tengo Un Sentimiento, en el que el catalán hizo bailar a los asistentes.

Álvaro Soler y su banda / Fuente: Mario Sanz García

Un Álvaro más íntimo y sentado en el escenario nos interpretaba una versión en acústico de El Camino acompañado del bajo y del saxofón. Más tarde presentaba a un amigo suyo a la guitarra para cantar Bonita.

El público llevaba varios temas atrás pidiendo una de las canciones emblema del vocalista. Y al fin llegó. El broche final lo ponía Sofía, la canción por la que más famoso se hizo y que tantas alegrías le dio.

El cantante dio un gran concierto en Madrid, pero se tuvo que conformar con un WiZink Center con menos capacidad de lo habitual. Aunque todo apunta a que el éxito que tiene fuera de nuestras fronteras y que le ha llevado por países como Suiza, Alemania, Francia, Italia, Holanda o Bélgica, se plasmará en nuestro país antes o después. Con tan solo 28 años y dos discos en el mercado, a Álvaro le queda mucha trayectoria para brillar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.