Inicio Cultura Cine Abdellatif Kechiche desata la polémica en la Sección Oficial con ‘Mektoub, My...

Abdellatif Kechiche desata la polémica en la Sección Oficial con ‘Mektoub, My Love: Intermezzo’

0
Fuente: Festival de Cannes

Con la nueva película de Abdellatif Kechiche llegó la polémica a Cannes: el estreno de Mektoub, My Love: Intermezzo genera controversia y aviva las llamas de aquellos que acusaron al director de rozar el límite en rodajes previos respecto al cuerpo de la mujer.

Mektoub, My Love: Intermezzo es la segunda parte de Mektoub, My Love: Canto Uno. En esta ocasión el protagonista, Amin, tras los acontecimientos de la primera película, experimentará una serie de situaciones que le llevarán a un nuevo punto vital.

Pese a que Kechiche no es un director que evada la polémica, lo cierto es que en su nuevo largometraje abraza absolutamente todos los rasgos que el público y la prensa lleva criticando de él años. Si el ganador de la Palma de Oro por La vida de Adèle ya había recibido críticas por pasarse de la raya con algunos de sus planos en esa cinta; en Mektoub es una recreación constante de la parte trasera de las jóvenes que aparecen en pantalla. De hecho, el problema no es tanto que esté constantemente señalando esa parte de la anatomía femenina de las mujeres, sino la cosificación a la que se ven sometidas durante más de tres horas de metraje por culpa de esos planos.

Kechiche ha demostrado ser un director muy solvente capaz de capturar la realidad con una facilidad pasmosa a través de sus actores; y es cierto que la primera escena de la película en la playa funciona de esa forma: presenta a nuevos personajes a la vez que recuerda en qué punto se encuentran los que ya conoce el espectador. Sin embargo, luego llega la parte de la discoteca -más de dos horas del metraje final- y comienza lo grotesco y la obscenidad desatando al director y dejando claro que lo que le importa son los cuerpos femeninos.

No le parecería mal a nadie si todo eso tuviera un sentido pero desde luego que no hay ninguna razón para que el tunecino se recree en los cuerpos de todas las chicas que aparecen en la película. De hecho, pese a que Amin sigue siendo el protagonista -o eso dicen-, él ni siquiera es el motor de la historia; este drama no va sobre él, tampoco sobre ellas. Es una fiesta que pretende provocar y no dejar indiferente a nadie. El problema viene, una vez más, cuando esa provocación no tiene sentido ni justificación.

En Mektoub también seremos testigos de una escena de sexo más propia de largometrajes pornográficos, con el cunnilingus más largo -probablemente- de la historia del cine convencional. Se deja por supuesto claro que el cuerpo que es tratado como mercancía en este caso es el de la mujer, aunque al menos es ella la que disfruta.

Tampoco se puede extraer una conclusión clara de la última escena, donde el director decide ir a por todas, y deja claro que lo único que le interesa es degradar a la mujer y pasar por encima del cuerpo masculino. Kechiche avergüenza, y mucho, durante la mayoría del filme, pero en ese desenlace ya deja claro que no tiene ningún tipo de remedio.

Mektoub en ciertas ocasiones recuerda a Clímax por las ganas de provocar y los malos ratos que hace pasar, pero aquí está todo mucho peor conseguido, la historia no importa absolutamente nada y es vergonzoso y denigrante el trato que recibe el cuerpo femenino en todos los momentos de la cinta. Las malas críticas serán justificadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.