Inicio Actualidad 66º Festival de San Sebastián. Día 6: Tibia recepción de Naomi Kawase...

66º Festival de San Sebastián. Día 6: Tibia recepción de Naomi Kawase y triunfo para Alfonso Cuarón

0
Fuente: Festival de San Sebastián

Hoy en el Festival se ha presentado la esperadísima nueva película de Naomi Kawase, Vision, en Sección Oficial; y los nuevos trabajos de Alfonso Cuarón, Roma, y Spike Lee, BlacKKKlansman, precedidos de un notable éxito de Venecia y Cannes respectivamente

Vision recibe una tímida acogida y no termina de arrancar

Fuente: Festival de San Sebastián

Tras no estar en la última edición de Cannes y aparecer por sorpresa en la programación de la Sección Oficial del Festival de San Sebastián, mucha era la expectación que había en torno al nuevo trabajo de Naomi Kawase, y puede que quizás por ello su acogida haya acabado siendo una decepción.

Vision trata sobre una ensayista francesa que va a una remota región de Japón para una serie de experimentos y allí conoce a un hombre que vive en las montañas. Pronto entre ellos surgirá una imperiosa necesidad de acercarse.

La nueva película de Naomi Kawase promete desde el principio; sus últimos trabajos se han alejado del misticismo que envolvía el principio de su obra para contar historias más ligeras que conectasen con el público. Sin embargo, lo que empieza siendo una historia de dos personas que se conocen se acabará extrapolando a una historia sobre el sentido de la vida, qué hacemos aquí y una multitud de preguntas filosóficas de las que no sabremos salir. Kawase vuelve a su intensidad original para acabar contando una historia vacía de dos personas que están juntas porque es mejor que no estar, pero que tampoco parece ir más allá de lo contemplativo.

Kawase se encanta, y la cámara acaba siendo la protagonista de una historia donde no debería serlo, sobre todo porque es un cine que no requiere de grandes artificios: ella pretende retratar realidades para reflexionar con cierto sentido sobre el tema que está tocando en cada momento. En Hacia la luz funcionaba todo porque no era pretenciosa, en Una pastelería en Tokio directamente quería hacernos felices; Aguas tranquilas era reflexiva, pero todo con un sentido. En Vision no pasa eso. Y la culpa no es de los actores, que cumplen bastante bien todo lo que les exige el guion, pero es la misma historia la que no les deja avanzar. Puede que rasque algo en el palmarés por ser de quien es, pero la reflexión final es que hemos visto algo fallido.

Roma de Alfonso Cuarón desata la locura y arrasa entre los asistentes

Fuente: Festival de San Sebastián

Mucha gente tenía ganas de que llegase este día para poder ver por fin una de las películas más aclamadas del año y que más expectación habían levantado en este 66º Festival de San Sebastián.

Roma cuenta la vida de Cleo, una asistenta interna de una familia mexicana de los 70, y de cómo es su vida diaria en este entorno.

La película de Alfonso Cuarón que había llegado precedida por un imparable éxito en Venecia -y que ya se ha convertido en una de las favoritas para la próxima ceremonia de los Óscar-, ha conseguido levantar al público en su pase de prensa gracias a la verdad, la magia y la emoción que despierta esta historia. Hay películas que nacen como concepto siendo sencillas, esta lo es: íntima, sin grandes aspavientos, sin grandilocuencia narrativa; en ella todo está al servicio de lo que se quiere contar y eso la convierte en puro cine. Porque el cine al final es aquello que maneja emociones y que emociona al espectador, y con Roma todo el mundo puede tener por seguro que lo consigue.

Alfonso Cuarón quería hacer un homenaje a las mujeres de su vida, y queda claro desde el primer momento; a esas mujeres que le cuidaron, que silenciosas aguardaban a lo que la señora demandase de ellas, pero que siempre estuvieron ahí para dar amor a la familia, daba igual en qué situación personal se encontrasen. El mexicano define con una frase esta cinta cuando habla de que “las mujeres estamos solas”, y eso te encoge el corazón, y es verdad, pero juntas pueden llegar a mucho.

El director logra también radiografiar la situación del México de los 70 con cuatro pinceladas y siempre a través de la historia de Cleo, sin incidir más en el tema, y lo entendemos perfectamente. El guion es pura genialidad, la dirección vuelve a demostrar las virguerías de las que es capaz Cuarón, y todo eso unido a una intérprete con muchísima verdad –Yalitza Aparicio no es actriz profesional- convierten a Roma en un absoluto milagro y en una de las películas más importantes del año.

Pronto Netflix dejará que vea la luz, pero sin duda va a estar en la pomada de los premios durante toda la temporada y llegará a los Óscar, si no con opciones en mejor película, seguro que en otras categorías importantes como dirección, guion o fotografía, y también en película de habla no inglesa, porque ha sido seleccionada para representar a México.

Hablar de la nueva película de Alfonso Cuarón es difícil sin que se te encoja el corazón, porque es un drama que logra llegar al espectador, y que no sabes cómo ha conseguido llevarte hasta ese punto. Al principio somos meros espectadores de una cinta contemplativa, y acabamos arrastrados por las olas de la vida de dos mujeres que tienen que luchar para salir adelante, cada una con lo suyo.

BlacKKKlansman funciona y divierte en San Sebastián

Fuente: Festival de San Sebastián

Otra de las películas más esperadas del Festival era sin duda la nueva cinta de Spike Lee, que vuelve a las grandes ligas con BlacKKKlansman, presentada en Cannes, y ganadora del Gran Premio del Jurado.

BlacKKKlansman está situada a principios de los años 70, cuando un joven negro Ron Stallworth se convierte en el primer detective del departamento de policía de Colorado. Junto a una división de la comisaría, se infiltrará en el Ku Kux Klan con tal de exponerlo ante la ciudad.

Spike Lee vuelve después de su letargo, cuando ya todos pensábamos que se había retirado, para ofrecer un recital contra el racismo imperante no solo en los años 70 sino en la actualidad. La película trata de forma satírica y cómica cómo unos agentes se infiltran en el Ku Kux Klan. Lee firma un guion lleno de ritmo donde la historia, pese a no estar todo lo bien contada que podría y que subraya machaconamente el mensaje, consigue funcionar. Esta comedia encantará al público que reirá a carcajadas y que incluso en ocasiones se verá señalado por el director; porque el racismo está en la sociedad de los 70 y está en nuestros días, como señala el final de la cinta, que a más de uno le dejará con mal cuerpo.

Pese a que contará con el favor del público y con la mayoría de la crítica norteamericana debido a la cercanía de lo que intenta transmitir, no deja resultar molesto el montaje de BlacKKKlansman que se muestra atropellado y ahogado por una dirección que tampoco termina de convencer. Además, John David Washington como protagonista no termina de convencer, no se sabe si bien por falta de carisma del actor o porque el personaje está escrito de esa manera. El que sí funciona ya siempre en sus películas y es un clásico en lo de robar escenas es Adam Driver, que vuelve a hacerlo en esta dramedia.

Probablemente BlacKKKlansman funcione muy bien a nivel de crítica y taquilla, pero le falta mucho para ser esa gran película sobre el racismo que Spike Lee quería ofrecer al gran público; aún así es bueno verle de vuelta otra vez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.