Conciertos Crónica Cultura Galicia Música

Un atardecer en Vigo con sabor argentino de la mano de Ariel Rot

ariel rot

Ariel Rot ofreció ayer en Vigo su primer y único concierto de este verano acompañado de Federico Lechner y con Frans Banfield de telonero.

La terraza del Auditorio Mar de Vigo continúa acogiendo los espectáculos del Festival TerraCeo. Ayer fue el turno de un artista internacional: Ariel Rot. El argentino estuvo acompañado por Federico Lechner al piano y contó con Frans Banfield como telonero. Además, estuvo presente el alcalde de Vigo, Abel Caballero, que se encargó de presentar la cita y calificó a Ariel Rot como “un maestro de la música”. También mostró el compromiso de la ciudad por mantener viva la música a través del Festival TerraCeo y otros espectáculos que se están realizando por diferentes zonas de Vigo.

Abel Caballero
Foto: Antía Lago

El primero en actuar fue Frans Banfield, que interpretó varias canciones “de amores y traiciones”, como él denominó. “Toco la guitarra por culpa de Ariel Rot, que lo escuché con 9 años” confesó tras interpretar Corre. El concierto era especial para el argentino-vigués porque, además de telonear a Ariel Rot, volvía a actuar con público en un escenario único. Concluyó su intervención con Madera y hierro.

Frans Banfield
Foto: Antía Lago

A las 21:30 horas Ariel Rot y Federico Lechner se subieron al escenario para dar comienzo al concierto, el primero y último de la gira de este verano. El recital comenzó con Una semana encerrado, canción que publicó en 2016 aunque parece haber nacido durante el confinamiento provocado por la COVID-19. Ariel Rot aprovechó para hacer un guiño a la actualidad, cambiando la letra para señalar: “no soporto este escenario de la nueva realidad”. La siguiente en sonar fue la canción-protesta Lo siento, Frank en la que manifiesta la «vulgaridad de la música comercial».

Las partes instrumentales fueron grandes protagonistas y Ariel Rot iba cambiando con frecuencia de guitarra mientras le acompañaba Federico Lechner al piano. Además, en varias ocasiones el público se encargó de la percusión aplaudiendo al compás sin necesidad de que el artista lo solicitara.

Ariel Rot y Federico Lechner
Foto: Antía Lago

Al presentar Vagabundo, con el simple hecho de escuchar el título los asistentes aplaudieron y le mostraron al artista que les gusta la canción. Ariel Rot confesó que es una de sus canciones favoritas de su disco La Manada, que también recoge el álbum Lo imprescindible. Tras haber cantado Baile de ilusiones, Mil palabras sucias al oído y Debajo del puente, entre otras, hizo una parada. Comunicó al público que suponía que el resto de artistas que pasaron ya por el Festival TerraCeo hicieron lo mismo y él no quería ser el «bicho raro». Aseguró al público que no paraba porque tuviera que ir al baño o porque no aguantara más de 40 minutos seguidos actuando.

Ariel Rot y Federico Lechner
Foto: Antía Lago

Transcurridos los aproximadamente diez minutos que duró la pausa, Ariel Rot regresó solo para interpretar Sin saber qué decir con una de sus guitarras. Más tarde el espectáculo continuó con Federico Lechner de nuevo en el piano. Presentó Bruma en la Castellana hablando de su relación con el cantante argentino Moris, al que admira desde años. Ariel Rot se encargó de convertir en canción uno de los regalos que le hizo Moris, un texto que escribió en 1979, año en el que ambos se conocieron. De nuevo, cambió la letra y la adaptó al concierto: «en Madrid, en Vigo y en todos lados la ciudad se desparrama«.

Ariel Rot no se limitó a interpretar canciones suyas y deleitó a los asistentes con Dulce condena y Hace calor (versión tango) de Los Rodríguez y Rubias de New York de Carlos Gardel. El concierto acabó con Milonga del marinero y el capitán, otra canción de Los Rodríguez que versionaron.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: