Connect with us

Hi, what are you looking for?

Conciertos

Parar el mundo sólo con mirar

La M.O.D.A. en La Riviera (Foto: Diego Ruiz)

La Maravillosa Orquesta del Alcohol arranca en Madrid la gira de presentación de ‘Ninguna ola’ y agota entradas en los ocho pases.

«Tú ven, y yo pago la nafta», canta David Ruiz con esa voz áspera que tanto caracteriza la música de La M.O.DA. Se acompaña de una guitarra acústica a la que se va sumando el resto de la instrumentación. La Riviera está llena, unas 500 personas por el límite de aforo. Suena 93compases y las dos chicas de al lado por fin tienen en su mano las dos cervezas frías que habían pedido. Las 17:00 de la tarde y esta maravillosa orquesta acaba de empezar su tercer pase en Madrid para presentar Ninguna Ola, el último trabajo de los burgaleses.

Lo de esta banda es alucinante. De llenar el Wizink Center con 15.000 personas a ofrecer ocho conciertos en una semana para 500 cada uno. Eso sí que es adaptarse a las condiciones que impone esta maldita pandemia. «Ojalá volver a vivir los conciertos como antes, pero de este modo demostramos que se puede hacer cultura segura», decía el cantante y guitarrista David Ruiz. Y cuánta razón.

‘Ninguna ola’ es el nuevo trabajo de La M.O.D.A.

Los de Burgos han escogido La Riviera para arrancar la gira de presentación de ese disco que tan fuerte ha llegado. Con nuevos estribillos para ser gritados por tantos héroes del sábado que han vuelto a reunirse y a sonreírse con los ojos. La vuelta es el segundo tema del disco y el segundo de un set list cargado de éxitos que recuerdan a esos festivales en los que se podía saltar y abrazar al de al lado, aunque no lo conocieras.

En este repertorio que han preparado también hay protagonismo para las nuevas canciones. Conduciendo y llorando se atreve a jugar con el rap, mientras que Un bombo , una caja se gana los coros de los que más han escuchado el reciente disco. Entre canción y canción, sonrisas y más cervezas que se vacían al ritmo de los estribillos.

David Ruiz, cantante de La M.O.D.A. (Foto: Diego Ruiz)

Una incesante euforia se desataba en la Riviera con momentos mágicos. Momentos como el de «dile al capitán que renuncio a ser su guía», que «yo sí quiero tener una musa que me escriba o escribirle yo a ella a través de esta botella».

Las canciones fluyen sin a penas palabras entre cada una. Hay poco tiempo y «aquí hemos venido a tocar». Suenan Las catedrales, con esos riffs de saxo que enganchan, con los que quieres que la canción nunca termine. Hay un fuego pone al público a gritar con fuerza porque no se puede levantar. Con Los vasos vacíos el técnico de luces se divierte con las cegadoras al ritmo del estribillo, iluminando a tantas almas cantando.

«¡Esta es buenísima!», se escucha detrás. Y sí, claro que es buenísima. Está empezando a sonar Barcos hundiéndose y todo se convierte en una «negación de la hipérbole» porque «seguimos siendo insomnes».

Los siete son auténticos «animales de escenario»

Si hay algo que deja claro esta maravillosa orquesta es que sus siete miembros son auténticos animales de escenario que hacen de la complicidad una cuestión esencial para el concierto. A los vientos de Alvar de Pablo se une en esta gira el sonido ronco del saxo barítono, que ruge cuando el clarinete y el saxo tenor descansan. El acordeón de José Ángel Hortigüela vuelve a liderar el sonido folk de la banda durante todo el concierto, junto a la mandolina de Nacho Mur, que a veces intercala con la guitarra.

La M.O.D.A. en La Riviera de Madrid (Foto: Diego Ruiz)

Jacobo Naya y su banjo enriquece ese sonido M.O.D.A. que bebe del country en temas como la La vieja banda. El bajo de Jorge Mariscal y las marcadas baterías de Caleb Melguizo marcan el pulso y el latido en un concierto que no para de derrochar energía.

Antes de llegar a los bises, suenan esas canciones que todos los presentes sabían que no podían faltar. La balada Colectivo Nostalgia emociona y da paso a Los Lobos con ese viaje progresivo hasta el grito de «Títeres». 1932 y Nómadas sirven de despedida a la banda que desaparece y deja el escenario sin luz. Entre gritos de «otra, otra» La M.O.D.A. vuelve a escena. Suena Gasoline, que enlaza directamente con la joya Héroes del sábado. Todo el mundo está disfrutando de la canción, del regreso de La M.O.D.A. Se acaba el concierto y hay quienes parecen haber encontrado eso que venían buscando. A los que pueden parar el mundo sólo con mirar.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: