Connect with us

Hi, what are you looking for?

Conciertos

Las manos de Nina y el corazón de Morgan

Morgan (Fuente: Ayuken MP)

La música de Morgan consiguió hacer vibrar una sala REM totalmente llena. Silencio y respeto por parte del público para una noche de emociones que tocan el corazón

¿Las personas se fijan en los detalles? ¿El público es consciente de la cantidad de pequeños gestos que hay en un concierto? El de Morgan es un directo perfecto para explicarlo.

Detalles, sí. Como las miradas que arreglan cualquier mal día, o las sonrisas que emocionan. O como las manos de Nina. Manos en las que hay que fijarse, porque los gestos más humanos dicen mucho. Sus manos juntas acariciándose son un detalle increíble. Son las manos que escribieron las canciones de Morgan. Algo así fue el concierto de esta joven, pero muy experimentada banda madrileña:

Eran las 23:14 cuando  Gabi Planas se subía al escenario de la Sala REM con su guitarra acústica para abrir un noche musical cargada de emociones. El local estaba totalmente lleno. Unas pantallas con letras blancas pedían: «Guarda silencio. Respeta al artista y al público«. Gracias a la sala por ese detalle. Gracias a todos los presentes por comprender lo importante que es poder escuchar bien a unos músicos en una espacio tan pequeño. Y con unas 600 almas. Gracias, por supuesto, a los olvidados en muchos conciertos. Los técnicos de sonido.

Tras treinta minutos de música en acústico de la mano de Gabi, se apagaron las luces de la sala entre aplausos para despedir al artista. Salieron cinco chicos que todavía no se si son conscientes de lo que están consiguiendo. Ellos son Ekain, David (Chuches), Paco, Alejandro y Nina, Morgan.

Morgan en la Sala REM (Fuente: Sala REM)

Planet Earth fue la primera canción en sonar. La primera que se escucha cuando se reproduce su segundo disco Air (North Records, 2018). Una interpretación muy íntima que dejó la boca abierta y el corazón ardiendo a muchos de los asistentes, en especial a los que escuchaban por primera vez la potente voz de Nina.

La música de Morgan es difícil de definir. Son tantos géneros: blues, folk, soul o funk, entre muchos más. «Muchas gracias a todos por el cariño. Hemos conseguido el éxito que deseábamos, hacer la música que queremos y que llegue a tantas personas. Gracias», decía Nina muy agradecida de todo lo que están viviendo. Se lo merecen.

Llegó el turno para Blue Eyes (Air, 2018), con los timbales de Ekain como apertura a un tema con toques de jazz y rock. Con Oh oh (Air, 2018), la banda contó con los coros de prácticamente toda la sala. Roar (North, 2016) estaba protagonizada por las teclas, la guitarra de Paco y las manos de Nina, acariciándose suavemente mientras proyectaba una potente voz, a veces rasgada.

Entre canción y canción, Nina bromeaba haciendo de la noche un contraste de intimidad y humor. La complicidad de la banda se podía apreciar desde el principio, pero las miradas en Be a man (Air, 2018) lo reafirmaban.

El concierto llegaba poco a poco a su fin. Con Praying (North, 2016), Nina pidió una colaboración «obligada» al público en el estribillo para que entonasen con ella un suave «Oh, oh, oh». Un aplauso también para ellos.

Sargento de HierroHome del segundo y primer disco emocionaron a toda la sala que coreaba las letras de las dos canciones posiblemente más conocidas de MorganFlying peacefully (Air, 2018) fue, seguramente, la canción que más sonrisas provocó, para cerrar así un set list perfectamente estructurado. Eso sí, aún quedaba el bis.

Entre aplausos, salieron del escenario. Pero en un instante, Nina volvió al piano para tocar y cantar la íntima Volver (North, 2016). Tras ella, toda la banda montó una fiesta de funk con Another Road (Air, 2018). Los sintetizadores del gran ‘Chuches’, la guitarra funky de Paco, los ritmos de Ekain en perfecta complicidad con el bajo de Alejandro y la voz potente de Nina lograron una canción perfecta para un directo.

Marry you (Air, 2018) fue interpretada de una manera muy especial. Sin micrófono y con guitarra acústica sin amplificar. Un silencio absoluto de la sala para apreciar el momento más íntimo y personal de la noche.

Así se cerró un concierto que dejó bastante claro que hay bandas muy buenas que están, poco a poco, teniendo éxito y logrando el espacio que merecen en la música. Gracias a sonido e iluminación, gracias a camareros, seguridad y todos los que fuisteis al concierto. Gracias a Morgan y gracias a las manos de Nina.

 

 

 

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: