Inicio Conciertos El Kanka: “La vida del artista es intentar llenar infinitamente ese vacío...

El Kanka: “La vida del artista es intentar llenar infinitamente ese vacío que no se llena nunca”

0
Fuente: Alba Rosado

Tras el exitoso fin de gira el malagueño se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera. Conoce a El Kanka y su último proyecto literario y musical.

TimeJust: En relación a la publicación de tu libro ‘Si yo te cantara’, es una selección de tus canciones, ¿qué fue lo que te inspiro a escribir sobre esas canciones y no otras?

El Kanka: Bueno fue bastante azaroso, no queríamos hacerlas todas porque se iba a quedar un libro demasiado grande. Entonces intenté hacer una selección que tuviera sentido por las canciones más conocidas o a las que la gente le tiene más cariño.

Y luego quizás si tenía alguna duda cogía una sobre la que tenía más cosas que decir, de repente hay una que tiene una historia detrás y es interesante contarla y otra aunque la canción está bonita no tiene una historia tan interesante que contar o yo qué sé no se me ocurren tantas pamplinas.

Porque las letras están comentadas o no se me ocurren tantas tonterías que poner entonces voy a coger estas. Más o menos fue así.

TJ: Personalmente lo que más me llamó la atención del libro fue el prólogo escrito por tu padre, ¿qué significó para ti?

K: A mí es lo que más me gusta del libro. Eso fue muy buena idea, se le ocurrió a esta muchacha de aquí que es a la que se le ocurre todas las ideas, yo solo hago las canciones, la jefa es ella.

Me pareció muy guay que en vez del prólogo lo hiciera alguien famosillo o alguien posicionado que pudiera hablar sobre mí desde un punto más artístico. Me molaba que fuera mi padre, una persona super cercana, más cercana imposible, salí de él así que imagínate alguien más cercano que mi padre.

Me hizo mucha ilusión. Le dije a mi padre que no me lo mandara porque él me proponía incluso mandármelo y que yo se lo corrigiera y yo quería leerlo cuando estuviera todo.

Fuente: Alba Rosado

Y lo leí ya cuando estaba la maquetación del libro prácticamente, el previo antes de imprimirlo, por así decirlo, y ahí lo leí entonces fue muy emotivo porque mi padre es en general una persona que no expresa sus emociones con facilidad. Pero me parece que es muy emotivo, encima de que está muy bien escrito porque es que escribe muy bien, incluso hay versos y tal.

Pensé “joder que cabrón que bien escribe este tío” y también me emocioné mucho y me acuerdo que le escribí un Whatsapp diciendo “oye que bonito me he emocionado” y me puso un pulgar arriba o cosa así. Mi padre gran persona.

TJ: Escribiste un soneto para un ciclo de poesía contra la violencia de género, ¿Crees en la necesidad de elaborar más temas u otro tipo de iniciativas con trascendencia social para crear más consciencia a través de la música?

K: Sí yo creo que sí hay muchísimas cosas afortunadamente. Yo creo que pasa una cosa que es que como la música es un arte que tiene tanto poder de atracción, bueno tanto poder en general.

Dentro de las artes la música es  la más popular, entonces creo que se organizan al final muchas cosas alrededor de la música porque nosotros hacemos un poco también como de cebo.

Hay un evento musical, y si dentro de ese evento puedo compaginar un mensaje para concienciar a la gente  o que pueda hacer reflexionar o incluso se puedan recaudar fondos o lo que sea.

Yo creo que ocurren muchas afortunadamente alrededor de la música y las muchas que hay están de puta madre o incluso son pocas. Creo que no está demás crear este tipo de cosas, afortunadamente tenemos un poder de expresar cosas los músicos sobre todo los que hacemos canciones.

Y no diría que está obligado porque cada artista que haga lo que quiera. Pero creo que de alguna manera sí que tenemos un poquito de responsabilidad de participar en este tipo de cosas y aprovecharnos de ese altavoz que tenemos.

TJ: ¿Cómo concibe el mundo y la sociedad actual El Kanka?

K: Yo soy en el límite de lo millennial, yo soy del 82 creo que todavía se me considera millennial pero por los pelos. Entonces no sé es que creo que las personas que estamos ya prácticamente mayores con un pie en la muerte normalmente somos muy críticos o nos chocan muchas cosas de la sociedad que vivimos pero que a lo mejor ya no estamos metidos absolutamente metidos en ella.

A mí concretamente por el ejemplo, el tema de las pantallas quizás sea una de las cosas de la actualidad que me hacen rayarme más y no lo digo como una crítica externa porque me pasa a mí también.

Veo que estamos todos encerrados en una pantallita, en un telefonito. Yo miro el móvil al día un montón y creo que hay una cosa que está muy bien evidentemente al final el avance de la tecnología es del carajo porque por ejemplo mi hermana hasta hace nada vivía en Bélgica, yo la quiero un montón, y podía verla a ella y a mi sobrinito a través de una pantalla y poder verla y hablar con ella a través de una pantalla es una cosa que antes no pasaba.

Fuente: Instagram oficial del artista.

Eso está muy bonito y muy bien pero cuando te tiras más tiempo con el móvil que mirando a la gente que tienes alrededor que pensando o leyendo un libro, ahí yo creo que sí que hay un problema, me da la sensación de que estamos perdiendo un poco de humanidad hoy en día es igual podemos crear una estirpe de seres humanos menos humanos y es una de las cosas que más me preocupan.

El resto no sé yo estudié filosofía y hay un montón de reflexiones de filósofos de la Antigua Grecia de Platón que las expones al día de hoy y es tal cual. Te hablan de que los jóvenes que ya no tienen nada o ya no creen en nada, una reflexión mítica que creo que es de Platón, que la pones ahora y parece de un filósofo o un analista de ahora totalmente tal cual y es de hace no sé cuántos de años.

Las sociedades cambian pero son detalles al final no somos tan distintos, el ser humano tenemos las mismas inquietudes y los mismos miedos de aquí a que se extinga la raza humana que esperemos que sea pronto.

TJ: ¿Se ha sentido El Kanka alguna vez como Pierre Nodoyuna?

K: Sí claro siempre. De hecho en el libro está el paralelismo ese, creo que ahora lo hago mucho menos pero me surgió la idea porque yo utilizaba mucho la caricatura en las canciones, como la caricatura del antihéroe, del perdedor de lo mal que estoy y lo poco que me quejo.

Y esa canción justo es como una ruptura del eterno perdedor de Pierre Nodoyuna que para mí es el personaje que más molaba pero precisamente por eso, era el villano, el nota que intentaba ganar siempre haciendo todas las trampas posibles porque era el malo pero que nunca llegaba el primero.

Entonces era el eterno perdedor y se imaginó el: vamos a imaginarnos un día utópico en el que a todos los perdedores todo nos sale bien. El día en el que Pierre Nodoyuna llega el primero, entonces sí me he sentido absolutamente como Pierre Nodoyuna.

TJ: Acabas de publicar un EP que incluyen tres temas inéditos, ¿cómo fue el proceso de grabación?

K: Pues fue muy bonito la verdad porque lo que más me gusta de todo es componer y enseñar esos temas. Muchas veces no enseñar los temas que tengo nuevos me cuesta un poco es como una especie de represión para mí porque yo estoy deseando enseñárselo a la gente.

A mis amigos y eso sí que los enseño pero muchas veces se lo quiero enseñar pues más al mundo y todo lo que sea sacar temas nuevos a mí me encanta entonces dije que sí muy rápidamente.

Pero como era una cosa que ya habíamos sacado un disco en febrero tampoco queríamos que fuera una cosa ni muy costosa ni muy elaborada, no queríamos que fuera un disco al uso. Entonces me planteó un disco con una producción más sencilla algo más acústico.

Yo estuve dándole vueltas, a final yo soy muy mío para el equipo, me gusta contar siempre con la misma gente y que hagamos un poquito de piña. Entonces conté con los músicos míos de guardia que son El Mani y El Alvarito que son mi percusionista desde siempre, con Mani llevo 15 años tocando.

Entonces pensé “y si nos juntamos los tres y hacemos una cosa como que no esté planeada”. Nosotros no teníamos ni idea de los controles de la mesa así qué llamé al Avatar y a Carlos Manzanares que son los productores de los dos últimos discos.

Y le dije y si nos juntamos sin haber pensado nada y vemos que onda y lo hacemos un poco orgánico, no improvisado pero sí que surja en el momento y sin nada con mucha anticipación para que fuera fresco.

Y fue muy guay porque fue muy fácil de grabar como la Nana que hay empezamos a grabar por la mañana y a las nueve de la noche ya sonada, estaban todos los elementos.

Y normalmente es todo mucho más lento se tardan muchos más días un proceso mucho más tranquilo y fue bonito ver crecer los temas tan rápido y estar allí inventándonos cosas soplado botellas, silbando, tocando la caja de la batería con una mano.

Fue un proceso muy creativo y creo que duró tres o cuatro días y creo que fue la grabación que más bien me lo he pasado de hecho estoy planteándome grabar más cosas así porque de verdad que fue muy divertido, muy enriquecedor y muy guay.

TJ: Los temas que conforman “CanEpé” fueron compuestos durante la gira ‘El arte de saltar’, ¿cuál ha sido el momento que recuerdas con más cariño de esta gira?

K: Recuerdo algunos conciertos muy bonitos, el último que hicimos en Granada por ejemplo fue super guay porque además era un sitio muy grade y bueno, Granada es una ciudad super pequeñita. Luego llenamos el Palacio de Congresos de allí  que fueron 2000 y pico personas y estaba la gente con una energía muy buena.

Recuerdo ese concierto como un poco especial y bueno el del ViñaRock que hicimos el otro día eso fue una locura sin sentido ninguno no sé. La Riviera en Madrid quizás, ese fue un concierto muy guay además fue uno de los primeros.

Recuerdo mucho el primero del arte de saltar en Murcia, que en los primeros conciertos claro, venimos de ensayar que no lo hemos practicado todavía en directo ni nada y subirse al escenario con los temas ensayados pero todavía verdecitos.

Viene ahí una emoción… como que la energía es muy guay y nosotros lo hacemos mal, lo hacemos regular porque todavía no está engrasado como debería pero siempre con muchos nervios.

Pero te diría esos cuatro o el de Cádiz del año pasado también fue muy bonito no sé yo al final me lo disfruto en todos los conciertos no hay un concierto que yo diga “Uy que mal me lo he pasado o que concierto más horrible” prácticamente no hay de eso entonces tengo esa suerte.

TJ: Hace unos días anunciabas las fechas de tu nueva gira “Donde caben dos caben tres” ¿qué nos ofrece este directo que diferencie a las anteriores?

K: Pues habrá varios cambios para empezar le hemos dado un repertorio, ya sé las canciones que van a caer. Hemos estado haciendo canciones antiguas pero sobre todo del arte de saltar hacíamos de las 11 del disco no sé si hacíamos 9 o así y bueno en fin una mezcla de los discos anteriores.

Ahora sí que vamos a intentar que haya un poquito más de canciones de todos los discos por igual, vamos a llevar también un par de ellas del EP y tal y le queríamos dar una vuelta no solo a las canciones sino al show.

Nosotros somos muy pamplineros siempre hacemos algunas tonterías así que intentaremos darle vueltas a eso también. Vamos a meter músicos nuevos y luego va a ser un espectáculo un poco más pro en el sentido de que nosotros somos un proyecto artesano hemos empezado poquito a poco.

Primero iba yo solo con la guitarra y como que hemos ido subiendo y sí que nos gustaría hacer algo ya que son sitios tan grandes pues hacer un espectáculo ya intentando controlar el tema de luces, sonido y que todo esté al nivel de los recintos. Y de cómo esta el proyecto ahora que yo creo que está muy guay y que empieza a conocernos mucha gente yo que no sé creo que el público se merece que este todo como super cuidado.

Básicamente esa es la intención, darle un salto de calidad al show  sin perder nuestro rollo pero creo que la gente que venga se va a sorprender no solo del repertorio sino que esperemos que esté todo muy cuidado y que haya un salto cualitativo bonito.

TJ: Como has mencionado antes has dicho que estabas acostumbrado a tocar tu solo con la guitarra a estar ahora en escenarios o aforos más grandes, yo ahora te miro a ti, miro a Carmen Boza o a María Pelae y me pregunto, ¿podría decirse que ahora están corriendo buenos tiempos para la música de cantautor?

K: Yo creo que sí, a mí me da esa sensación. Yo he vivido cuando empecé que me resultaba bastante difícil el tema de la comunicación en el sentido de cuando yo decía siempre “soy cantautor pero…” la gente tenía que decir “illo vamos a un concierto de El Kanka es un cantautor pero… no aburre a las ovejas”.

Pero esto es solo en nuestro país porque por ejemplo en Latino América es muy distinto y en Estados Unidos, en Europa en general es muy distinto. Pero aquí en Europa se ha asociado la imagen de cantautor con una cosa antigua, lenta, de penuria, de dormir… y ese rollo.

Cuando hay de todo y yo he sido fan de cantautores de corte clásico como Silvio RodríguezPablo Milanés o Serrat aunque ahora va ya un poco más distinto.

Yo he sido muy de la canción de cantautor de corte un poco más clásico pero lo que yo hago no es eso, lo que yo propongo es otra cosa como proponen un montón de cantautores distintos, anda que no hay.

Entonces bueno, yo creo que lo que está ocurriendo es que se está difuminando por fin un poco esa imagen que hay del paradigma del cantautor “coñazo”. Creo que se está difuminando por fin y entonces pues  simplemente la gente está entendiendo que un cantautor puede ser una cosa tranquila que está también muy bien, que no quiero criticar a mis compañeros que son a lo mejor más tranquilos porque me gustan también.

Pero también hay cantautores que podemos estar en el ViñaRock a lo mejor no a las tres de la mañana, pero sí de siete a diez de la noche creo que podemos dar un conciertito y creo que es aceptable.

Están borrando esos límites y eso quizás haga que la gente este con más ánimo de ir a ver un concierto de un cantautor o de una cantautora, que me has mencionado a Carmen que me mola y a María que es gloria bendita.

Pero yo con Carmen me muero, me parece creativa, que tú dices es cantautora pero es un trío de pop rock a un nivel musical que no hay comparación en este país para mi gusto vamos, la tía merece una capa.

Entonces la gente está entendiendo eso y van a ver a Carmen que es una cantautora que ofrece esta película tan bien hecha.

TJ: ¿Qué le queda por cantar a un cantautor que se vacía en cada letra que compone?

K: Yo creo que los artistas estamos continuamente intentando llenar un vacío que nunca llenamos del todo. O sea yo cuando termino una canción la sensación que tengo es de “vale ya lo he contado” pero eso es mentira. Es una sensación pasajera que en cuanto que pasa un tiempo me doy cuenta de que ese vacío no se ha llenado y es más es imposible que lo llene.

Es un vacío que tenemos, es mas todos partimos de un vacío existencial. Todos tenemos cosas que no sabemos explicar, que no vamos a saber explicar nunca tenemos a la muerte ahí rondándonos y tenemos todo eso que nos provoca una sensación de angustia.

Los artistas eso intentamos llenarlo expresándolo con el arte correspondiente que practiquemos cada uno, en mi caso con las canciones.

Y siempre llenamos ese vacío con eso pero es un vacío que se llena solo como una especie de espejismo, como un oasis de mentira de los desiertos.

Luego al rato nos damos cuenta de que eso no es tan así sino que seguimos teniendo ese vacío y que tenemos todavía más cosas que decir. Yo creo que al final la vida del artista es intentar llenar infinitamente ese vacío que no se llena nunca.

TJ: Estando aquí que es el sitio donde te has criado, ¿cómo hecha un malagueño de menos sus orígenes cuando está fuera?

K: No lo tengo tan en cuenta, yo no estoy cuando estoy fuera tan “Ay mi Málaga que la echo de menos” pero si es verdad que cuando vengo pienso que bien se está aquí.

Yo llevo fuera no sé si 12 años, estuve 9 años en Madrid, luego volví un añito luego me fui dos años a Barcelona y ahora me voy a Madrid otra vez.

Madrid es una ciudad muy grande que al principio sí que se ve un poco más hostil para una persona que está acostumbrada a un sitio más pequeño.

Pero luego me acostumbré y para mi es mi ciudad, la siento así de verdad lo que pasa que es verdad que para empezar yo creo que donde uno ha sido niño siempre va a encontrar una cosa muy especial que no va a encontrar en ningún otro sitio por más feo que sea el sitio si has crecido allí y has descubierto tantas cosas dese el amor a lo que significa que te rompas los dientes en un banco como me rompí.

Yo que se la vida al final nos ha hecho aprender y vivir en ese sitio entonces tu siempre vas a tener un vínculo especial con ese sitio y aparte coincide que no es que sea un sitio horrible porque encima Málaga es el sitio más maravilloso del mundo entonces se la echa especialmente de menos.

Aquí la calidad de vida es espectacular, yo he vivido en tres ciudades distintas y he dado la vuelta al mundo prácticamente y es una ciudad que lo tiene todo desde la gente que es gloria y que además habla el mismo idioma que yo, porque soy de aquí y me entiendo mejor, desde eso al clima a que es una ciudad que no es ni grande ni chica.

Yo muero con Málaga y sí que es verdad que cuando estoy por ahí estoy por ahí pero cuando vengo digo “me tengo que venir a vivir yo aquí en algún momento”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.