Connect with us

Hi, what are you looking for?

Conciertos

Cuidar la música como Robe

Robe presenta 'Mayéutica' en Madrid / Foto: Diego Ruiz

El cantante cacereño presenta en el WiZink Center de Madrid su último trabajo en solitario ‘Mayéutica’ en un concierto de casi tres horas, sin sillas en pista y con el virtuosismo de «la mejor banda» con la que ha tocado nunca el líder de Extremoduro.

Cuando las palabras viajan sobre los acordes cálidos de una guitarra, con el ritmo crudo de una batería y la delicadeza de un violín que acompaña una canción llena de filosofía, se produce un momento único. Como de los que estuvo plagado el espectáculo en directo que Robe ofreció este sábado en Madrid.

A eso de las 20:30, la estacón de Goya estaba repleta de almas dispuestas a reencontrarse en el concierto de Extremoduro que no pudo ser, pero que fue gracias al acertado set list de Robe para presentar su último disco en solitario, Mayéutica (El Dromedario, 2021). En los alrededores del WiZink se podía percibir las ganas y la ilusión de volver a un concierto de rock en un gran recinto con todo el aforo permitido y sin sillas en pista.

Robe durante su actuación en el WiZink Center de Madrid / Foto: Diego Ruiz

Había varias colas: los distintos accesos al recinto, los baños y hasta una de vacunación para los más rezagados junto a la taquilla. Allí mismo nos convocaron a la prensa media hora antes miembros de la crew para organizar todo el «tinglado». Desde ese momento ya imaginamos que lo que iba a pasar dentro no iba a ser un concierto cualquiera. «Va a haber dos partes, una con canciones de Extremo y otra que será Mayéutica del tirón, con un descanso entre las dos», contaron.

El virtuosismo de «la mejor banda»

Una vez dentro, la gente iba ubicándose en sus localidades mientras se aprovisionaban de cerveza, mucha cerveza. A eso de las 21:00 las luces del recinto se apagaron y empezó a sonar Hoy al mundo renuncio. La primera parte del concierto estuvo protagonizada por un arranque tranquilo, con la delicadeza de los instrumentos que tocan la que ya es conocida como «la mejor banda» con la que ha tocado nunca Robe, según ha reconocido recientemente.

Y es que Alber Fuentes (batería), Lorenzo González (voces), Woody Amores (guitarra solista), Álvaro Rodríguez (teclado), Carlitos Pérez (violín) y David Lerman (guitarra rítmica) ofrecieron un espectáculo sonoro impresionante, cargado de técnica, con una interpretación exquisita que dotaba las canciones de un sonido apabullante.

Robe presenta ‘Mayéutica’ en el WiZink Center de Madrid / Foto: Diego Ruiz

«¡Dale a la luz que os quiero ver!», gritó Robe. Al momento, se encendieron las cegadoras que iluminaban todo el pabellón. Volvieron a apagarse y empezaron a sonar canciones como Guerrero y Si te vas, la primera de Extremoduro en el repertorio. El concierto avanzó mezclando temas de los trabajos en solitario del cacereño con canciones de Extremoduro como El camino de las utopías o la espectacular So payaso.

«Como quieras que escriba una canción si a tu lado no hay reivindicación». Dulce introducción al caos sirvió para cerrar la primera parte del espectáculo antes del descanso. «Paramos para que bebáis, fuméis, vayáis al servicio y hagáis lo que queráis, pero que no os pillen», decía Robe mientras se despedía por unos instantes del público.

‘Mayéutica’, de arriba a abajo

Tras «la paradita de cuarto de hora, veinte minutos» la banda salió al escenario para tocar del tirón y sin interrupciones Mayéutica. Un disco conceptual para escuchar de arriba a abajo, como tiene que ser y así lo hizo la banda en directo. Un trabajo que de alguna manera continúa La ley innata de Extremoduro con la que media hora antes habían cerrado la primera parte.

Cuatro movimientos, un interludio y una coda. Así se compone esta Mayéutica, un disco que no ha dejado indiferentes a los seguidores del cacereño con la fuerza de temas como Mierda de filosofía y Un instante de luz. Tras la Coda feliz, un silencio inundó el escenario, mientras la banda se retiró del escenario.

Robe durante su actuación en el Wizink Center de Madrid / Foto: Diego Ruiz

Llegó el momento del encore con los clásicos de Extremoduro para cerrar una noche impresionante de rock, poesía y filosofía. Con Standby y todo el recinto en pie, incluida la grada, la emoción y la euforia sobrevolaban derrochando la mejor energía. La locura llegó de la mano de La vereda de la puerta de atrás, mientras que con Ama, ama y ensancha el alma se asentó la filosofía de la biblia que todo fan de Extremoduro debe seguir.

De repente, se iluminó todo el WiZink Center y nos despedimos de esta primera parte de la gira que está a punto de finalizar, con la certeza de que vendrán muchos más conciertos y en los que ojalá encontremos la música tan bien cuidada como lo hace Robe.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? ¿Tiene que ver algo el suelo volcánico con el suelo...

Actualidad

Seguro que han leído muchos textos acerca del CBD. Anteriormente, ya hemos destacado que esté se encuentra en auge en todo el mundo. No...

Actualidad

Imaginar que un deportista pudiera usar libremente cualquier derivado del cannabis para mejorar su rendimiento físico era motivo de penalización, sin embargo el Cannabidiol...

Ocio

España el país que más invierte y más beneficio tiene con las casas de apuestas deportivas Europa, España y el mundo entero se llena...

A %d blogueros les gusta esto: