Inicio Actualidad Una España realizada a la medida de Scariolo

Una España realizada a la medida de Scariolo

0

El triunfo del combinado español ante Polonia se trata del ejemplo perfecto de la trayectoria que suelen llevar los equipos de Scariolo.

Treces años después, la selección española pisa las semifinales de un Campeonato Mundial de Baloncesto. Ha ocurrido en tierras asiáticas, continente en el que ganó su único mundial. Sin duda, se trata de un buen presagio para su devenir en el Campeonato.

Parece que fue ayer cuando los hermanos Hernangómez, Claver, Gasol, Llull, Ricky y compañía debutaban ante Túnez, Irán y Puerto Rico. Las sensaciones invitaban al pesimismo, ya que la racanería quiso poner en duda el dominio español mientras que selecciones como Serbia y Francia vencían sin despeinarse.

Hace unos días, servidor en TimeJust recalcó claramente la necesidad de darlo todo desde el primer encuentro para que la intensidad estuviera más que pulida desde los compases iniciales del Campeonato.

Imagenhttp://www.seleccionbaloncesto.es

Nada más lejos de la realidad, se venció a Polonia sin pedir la hora y además, el equipo comenzó enchufado desde el primer cuarto, asignatura que tenían pendiente los de Scariolo.

Dicha victoria llama a elogiar a un conjunto que suele rendir de menos a más como seña de identidad. Sin duda, sus defensores están en lo cierto, pero se debe ser cauteloso.

El resultado no debe cegar los defectos que imperan en el plantel. A pesar de que Serbia ha caído, la intensidad debería ser la misma.

El equipo balcánico la ha perdido porque la confianza se ha apoderado de unos jugadores que hipotecaron su futuro exclusivamente en el ataque y Argentina les ha castigado severamente.

En el caso del equipo español, debemos valorar la paulatina mejora en defensa y a la hora de mejorar el porcentaje en triples. Sin embargo, no conviene descuidar el individualismo de Ricky Rubio, la falta de eficacia de Marc Gasol en ataque o cargar en mayor medida los segundas de posesión en manos de Llull.

En conclusión, podemos sentirnos orgullosos del trabajo del equipo, pero la euforia no debe perdonar unos defectos que se necesitan pulir. De este modo, es posible llegar a la matrícula de honor exigida a cracks de talla mundial.

Fuente: Twitter oficial de @BaloncestoESP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.