Actualidad Sexualidad

La transexualidad a través del espejo

transexualidad

El Congreso aprueba la propuesta de ley de transexualidad que permite al colectivo cambiar su nombre legalmente sin necesidad de realizar pruebas psicológicas. La aprobación, sin ser respaldada por el Partido Popular, supone un paso más en los derechos de las personas LGTBIQ

Un día más, él se levantó de la cama. Llevaba años huyendo. Huyendo de sus miedos, de cómo le responderían los demás, de el hecho de tener que esconderse delante de su propia familia. Huyendo de él. Fue al baño, se duchó y se miró al espejo otra vez. Vio que era un hombre encerrado en un cuerpo de mujer. Se preguntó, como cada día, hasta cuándo iba a tener que fingir ser alguien que no es. Cuándo podría enterrar los restos de aquella persona con la que no se sentía identificado. En qué momento diría que es un hombre.

Como él, más de 10.000 personas en España se miran al espejo y no se sienten identificadas con el género con el que nacen. Algunas, en un principio, ni siquiera lo saben. Otras, no se atreven a comunicarlo porque piensan que no serán reconocidas, que serán víctimas de la todavía no erradicada transfobia, o que sus lugares de socialización se convertirán en pesadillas. Y así van por la calle, soportando sus infiernos interiores con una apariencia que va contra su voluntad hasta que deciden dar el paso.

Según los datos sobre transexualidad de una encuesta realizada por la America Foundation for Suicide Prevention, más del 80% de las mujeres transexuales fueron víctimas de delitos de odio. En 2016, más del 40% de ellas intentaron suicidarse. Los hombres transexuales superan estas cifras, siendo los que más intentos de suicidio presentan.

El pasado 30 de noviembre se aprobaba la ley de transexualidad que regula el cambio de nombre sin necesidad de informes ni pruebas psicológicas. Gran logro para el colectivo LGTBIQ después de 10 años de lucha. Además, los menores transexuales podrán cambiar legalmente en el registro su nombre y sexo.

Desde este día, él sale a la calle sin miedo, sabiendo que será reconocido legalmente tal como es. Sale a defender sus derechos. Piensa en el tiempo que ha perdido ocultándose por culpa de la maldita transfobia. Aunque eso sí, sabe que todavía queda mucho por hacer.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: