Actualidad

Pintar con fuego: La pirografía gana cada vez más adeptos

Se trata de una técnica para hacer dibujos en madera u otros materiales utilizando un pirograbador. Como resultado se obtienen obras de arte, artículos de decoración, carteles y objetos tan únicos como la mano de quien los realiza.

No será la primera vez que las redes sociales y las ferias de diseño conviertan en tendencia una técnica artística milenaria.

En efecto, la pirografía o perigrabado fue utilizada por varias culturas como los egipcios y ciertas tribus africanas desde tiempos remotos, pero en la actualidad vive un nuevo auge gracias a su popularización en las redes, el impulso de algunos artistas y el acceso a las nuevas tecnologías de pirograbadores.

Esto último no es un dato menor, ya que buena parte del aspecto de la obra terminada, dependerá de la calidad de las herramientas utilizadas. Afortunadamente existen comparativas online para elegir los mejores pirograbadores entre los muchos que ofrece el mercado.

Algunos consejos para iniciarse en el pirograbado

–          La madera es un buen material para los primeros trabajos, ya que es mucho más maleable que el cuero o la goma EVA. Es bastante económica y fácil de conseguir, además de que su dureza es ideal para practicar y ajustar la intensidad de la punción.

–          La seguridad debe ser una prioridad cada vez que se encienda el pirograbador. Esta herramienta no es como un pincel, ya puede causar lesiones e incluso incendios si no se maneja con precaución.

–          No escatimar en el pirograbador es otro buen consejo. A diferencia de otras técnicas artísticas, en la pirografía no se necesitan demasiados materiales, pero deben ser buenos.

En busca del pirograbador perfecto

Tal y como hemos mencionado, la calidad de esta herramienta es fundamental para garantizar la calidad del trabajo y la seguridad del artista.

El Pirograbador de Madera con pantalla LCD Fuyit es una buena opción, ya que tiene 42 piezas, entre las que se incluyen 28 cabezales y 5 puntas, una funda y varios accesorios para facilitar el grabado.

La potencia es otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir un pirograbador. En este caso es de 60 W, lo que le permite alcanzar temperaturas de 180°C hasta 480°C. Su pantalla de LCD resulta muy útil para controlar el nivel de temperatura y conseguir diferentes efectos.

Una alternativa económica pero versátil para principiantes es el Umitive Regulable. Tiene buena calificación, bajo coste y su temperatura oscila entre 150º y 450°C. El kit trae 10 puntas de quema de madera, 10 puntas de talla de madera y 5 puntas de madera repujada, entre otros accesorios.

El tercer pirograbador más recomendado por los especialistas es el Holife de 41 piezas. Tiene 4 orificios de ventilación para una mejor disipación del calor, perfecta para las temperaturas de entre 220º a 480°C que alcanza el producto. También trabaja como soldador y puede utilizarse sobre madera, cuero, papel, cerámica, corcho, telas y hasta plástico.

En pocas palabras, con un pirógrafo de calidad, buenos materiales y mucha paciencia, cualquier persona puede practicar y crecer en esta milenaria técnica que se extiende cada vez más en nuestros días.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: