Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

La ansiedad: un enemigo contra el que no siempre hay que luchar

En pleno siglo XXI los trastornos de ansiedad se han convertido en una epidemia silenciosa, ya que aquellos que los sufren suelen sentirse incomprendidos y juzgados por los demás. Es por este motivo, que muchas personas prefieren guardarse para sí mismas ese desagradable cúmulo de malas sensaciones y pensamientos negativos que no hacen otra cosa que condicionar sus relaciones, llenarlos de angustia e incluso incapacitarles en muchos aspectos de sus vidas. De esta forma, la ansiedad se fortalece y se proclama como la protagonista principal del día a día de las personas que la sufren, de modo que influencia notablemente la forma en la que aprovechan o no todas aquellas oportunidades que se les van presentando.

Por lo general, quien sufre de algún trastorno de este tipo suele sentir la necesidad de escapar de la ansiedad, de manera que tiende a evitar aquellas situaciones que le generan esa emoción. Dos de los patrones más comunes son: la distracción y la comprobación. Un ejemplo de ello sería aquella persona que llama constantemente a su pareja para saber si está bien porque le suelen invadir pensamientos irracionales en los que, a su ser querido, le suceden cosas terribles como accidentes o enfermedades graves. De esta forma, cada vez que llama y comprueba que está todo bien, siente una enorme tranquilidad de forma instantánea.

Todas las personas sentimos ansiedad en mayor o menor medida en algún momento de nuestras vidas y esto, en parte, es algo normal y no tiene por qué ser malo. Al fin y al cabo, es una respuesta funcional que responde a la interpretación de una amenaza, sea real o imaginaria. Un claro ejemplo de ello son los jugadores de deportes mentales como el póker y su variante, el ajedrez, o incluso los jugadores de eGames. Ellos tienen un gran control de la ansiedad, ya que juegos tan estratégicos requieren de una mayor concentración emocional. No obstante, aquellas personas que padecen esta enfermedad han caído en su trampa, es decir, cada vez que intentan luchar contra la ansiedad evitándola o distrayéndose para no pensar en ella están reforzando que su miedo y su conducta sean cada vez más automáticos. Esto sucede porque sienten un alivio automático, pero que al mismo tiempo es efímero. Por tanto, debemos entender la ansiedad como una emoción a la que hay que escuchar y no contra la que hay que luchar.

Aprender a llevarse bien con la ansiedad es fundamental para dejar de sentir esa necesidad de lucha constante y así comprender que, si ha aparecido, es porque hay algo que debemos trabajar para poder mejorar nuestra calidad de vida.

¿Qué pautas podemos seguir para mantener una buena relación con la ansiedad?

En primer lugar, es importante perder el miedo a que esta aparezca ya que disponemos de una gran cantidad de herramientas con las que podemos trabajar para dejar de ver la ansiedad como un rival.

Darle la importancia que merece

Depende de nosotros decidir qué control tiene nuestra ansiedad sobre nuestras vidas. Es por ello, que debemos tomar el control sobre la situación plantándole cara. Por ejemplo, siempre sales de casa con demasiada antelación por miedo a no encontrar aparcamiento y llegar tarde al trabajo. Esa situación te genera ansiedad porque crees que puedes perder tu trabajo si no llegas a la hora en punto y además te obliga a madrugar mucho más. A no ser que vivas en una gran ciudad como Madrid o a una hora de tu lugar de trabajo es muy posible que no sea necesario seguir todo ese ritual. No lo hagas, deja de hacerlo, rompe ese círculo vicioso y limítate a ver qué pasa. ¿Estabas en lo cierto? ¿No encontraste aparcamiento y llegaste tarde? Si llegaste tarde, ¿te despidieron? Quizás llegaste bien de tiempo ¿crees que podrías salir más tarde de casa y llegar a tu hora?

Trabajar los pensamientos irracionales

Es fundamental trabajar los pensamientos y una buena forma de hacerlo es creando un listado de todo aquello que nos genere estrés. Evidentemente, detrás de cada situación se esconde un pensamiento negativo e irracional que nos genera ese malestar. Por tanto, diferenciarlos y separarlos en pensamientos útiles e inútiles nos resultará de gran ayuda para rebajar la temida ansiedad. Para ello, debemos tomar consciencia y fijarnos en cuando cambia nuestro estado de ánimo y empezamos a sentirnos mal. En ese momento, debemos localizar aquellos pensamientos que estén pasando por nuestra mente e iniciar una ‘discusión’:

  • ¿Hay alguna evidencia que demuestre que lo que estás pensando es real?
  • ¿Cuáles son los argumentos a favor de ese pensamiento? ¿Cuáles son los argumentos en contra?
  • ¿Qué otras formas hay de ver esta situación? ¿Qué le dirías a alguien que te contase que tiene ese pensamiento?
  • ¿Estás centrándote solo en el lado negativo? ¿Estás llegando a conclusiones sin datos fiables?
  • ¿Hay algo que puedas hacer para cambiar esa situación? ¿Depende de ti o de otros?

Practica técnicas de respiración, meditación y relajación

Por supuesto, el estilo de vida influye muchísimo en nuestro estado tanto físico como mental. Es importante, mantener una alimentación saludable y realizar actividad física de forma regular. Asimismo, realizar ejercicios de respiración profunda y de relajación muscular (tensión /distensión) nos ayudarán a mantener a raya la ansiedad y tener un mayor control sobre nuestras emociones en los momentos en los que sintamos más tensión o estemos sufriendo un ataque de ansiedad. Además, actividades de atención plena como el Mindfulness y la meditación resultan muy beneficiosas para serenar la mente y ayudar a relajar el sistema nervioso.

En definitiva, la ansiedad es una respuesta natural de nuestro sistema nervioso al detectar una situación peligrosa, que puede ser real o no. Por tanto, es normal sentir ansiedad antes de un examen o al tener que hablar en público. No obstante, si la ansiedad llega a ser incapacitante, no debemos luchar contra ella sino más bien tenemos que intentar entender por qué está ahí y trabajar aquellos aspectos que dependen de nosotros para poder convivir con esta emoción que solamente quiere ser escuchada.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

A %d blogueros les gusta esto: