Connect with us

Actualidad

Kobe, Duncan y Garnett: la histórica clase del 2020

Published

on

Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett han sido incluidos en el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame.

Una de las clases más impactantes de la historia.

Cada año se anuncia la inclusión de diversas figuras del mundo del baloncesto en el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame. Es una ceremonia única que deja sellado y escrito nuevos nombres en los anales de la historia del baloncesto. Esta camada es sin duda una de las más impactantes y laureadas de siempre. Con la crisis del coronavirus COVID-19 nos hemos adentrado en un terreno nunca visto ni  explorado en la NBA ni en la vida misma. El futuro de la mejor liga del mundo es incierto, no sabemos si se va a poder reanudar la competición y con todo ello, comienzan a llegar voces de un verdadero planteamiento de suspensión de la temporada 19-20. Si, estamos huérfanos de baloncesto, pero viendo como está el panorama mundial, esto queda relegado a un plano muy inferior.

Con todo, la gran noticia en el mundo del baloncesto es la inclusión de estos tres legendarios jugadores en la clase del Hall of Fame 2020. Tres héroes de toda una generación que han marcado dos décadas inolvidables en la NBA. La clase del 2020 es la primera de todo el Hall of Fame con tres MVPs de la NBA. Entre Garnett, Duncan y Bryant suman 48 All-Stars y 39 elecciones en el All-NBA (25 de ellas en el primer equipo). Por lo tanto estamos ante un récord histórico en lo que se refiere a una clase del Salón de la Fama. Durante el largo recorrido de la existencia de la liga norteamericana solo ha habido tres jugadores que hayan sido nombrados en el All-Defensive Team por lo menos 12 veces, y, efectivamente, esos tres hombres son Duncan (15), Kobe (12) y Garnett (12). Estamos ante tres personajes totalmente diferentes que fueron diferenciales tanto en ataque como en defensa y tanto dentro como fuera de las pistas. Con Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett seguramente estemos ante los mejores jugadores que han vestido las elásticas de Los Ángeles Lakers, San Antonio Spurs y Minnesota Timberwolves, respectivamente.

Lo paradójico y curioso de estas tres leyendas es que todos decidieron decir acabar con sus carreras en el año 2016. Dijeron adiós 11 anillos de campeón, cuatro premios de MVP de temporada regular y cinco de las finales. Para hacernos una idea del impacto competitivo de estos tres gigantes, desde el año 1999, con la aparición  de Duncan en las Finales, hasta 2016 cuando se retiraron, hemos visto a al menos uno de ellos en las finales de la NBA en 13 ocasiones de 18 posibles. Ellos han sido los protagonistas de la era post Jordan.

Tim Duncan

Cuando hablamos de Tim Duncan hablamos de éxito. Es posiblemente el que haya tenido más éxito de los tres. Duncan cambia radicalmente a los San Antonio Spurs. Los lleva a lo más alto de la NBA desde su humildad, sacrificio y respeto. Quizás no sea el más espectacular de los tres, ni el más carismático, pero sin duda ha sido el que ha tenido más impacto en su equipo. Cuando llega a San Antonio en 1997 tras haber sido elegido por la franquicia texana, el equipo solo había alcanzado al menos  el 70 % de victorias (algo realmente difícil de conseguir) en dos ocasiones. Desde la llegada de Duncan entrenado por Popovic, el equipo lo ha logrado en 13 ocasiones. Duncan y Gregg Popovic cambian radicalmente a San Antonio Spurs.

Cinco son los anillos de campeón que ha conseguido a lo largo de su carrera. En 2002 y 2003 fue proclamado MVP de la temporada regular y en 1999, 2003 y 2005 fue MVP de las Finales. Solo aquel triple de Ray Allen de los Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh le privaron de un sexto anillo con el que habría logrado igualar a Kareem Abdul-Jabbar y Michael Jordan. Además de los MVPs y anillos, Duncan tiene en su haber 15 All-NBA, 15 All Defensive, un MVP del All-Star en el 2000. Fue Rookie del año y participó 15 veces en el All-Star Game. En toda su ilustre carrera ha ganado un total de 157 partidos de playoff; esto son más victorias que Timberwolves, Hornets, Pelicans, Raptors, Grizzlies y Clippers combinados.

Duncan nunca quiso estar bajo los  focos. No era el típico gallito que atemorizaba en cancha con sus palabras, lo hacía desde su simple y efectivo juego. Gregg Popovich ha influido de manera directa en la carrera de Duncan, apostó desde el minuto uno por él y ganó. El para muchos el mejor ala-pívot de la historia ha vivido de primera mano una metamorfosis en el estilo de juego de los Spurs de Popovich. Al principio aquellos Spurs eran un equipo realmente duro. Acomodado a una época que premiaba la destrucción frente a la ofensiva. El juego posicional fue clave en el juego de Duncan. Siempre era la primera arma ofensiva desde el poste y, a partir de ahí se desarrollaba el juego. Sin embargo, Duncan y San Antonio Spurs lograron transformar su juego para crear un estilo coral y elegante que alcanzó su cenit en las Finales de 2014. La cabeza de Duncan fue esencial, siempre había que intentar encontrar al jugador liberado. Este equipo logró conseguir la belleza absoluta que solo los Celtics de K.C Jones lograron alcanzar. Como culmen de todo esto, Peter Holt, dueño de la franquicia, pagó 76 millones de dólares un año antes de que Duncan fuera drafteado. Tras la retirada de Duncan el valor de los Spurs es de 1.200 millones de dólares.

Tim Duncan / Fuente: twitter.com/nbahistory

Kevin Garnet

La intensidad hecha jugador de baloncesto. Uno de los mejores jugadores que han pisado una pista de básquet y un impulsor de la versatilidad. Garnett es el que menos éxitos colectivos ha logrado de los tres, y aun así su legado es inalcanzable e inimaginable para muchos jugadores de baloncesto. Si hemos hablado de la poca vistosidad de Duncan, Garnett es totalmente lo contrario, rey del trash talk y comandante en la cancha. Tenía un desafío todavía superior al de Duncan. Llevar a la gloria a Minnesota Timberwolves y convertirse allí en toda una superestrella de la NBA con trabajo duro y dedicación. Los Wolves debutaron en la NBA en 1990, era un nuevo equipo a la vista de construir su primer equipo competitivo. En 1995, Kevin Garnett, alias  The Big Ticket, fue elegido por los Wolves en la quinta posición del Draft. Aunque no fue el primer jugador en ir directamente a la NBA desde el instituto (fue el primero desde 1975), fue su entrada y gloria lo que inició la tendencia que llevó a Kobe Bryant, Tracy McGrady, LeBron James y Dwight Howard a seguir sus pasos.

El anillo con Boston Celtics de 2008 frente a Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol fue la recompensa a todo el sacrificio y esfuerzo que puso en Minnesota que no tuvo premio. En 2004 obtuvo el premio de MVP de la temporada regular y en 2008 fue nombrado Mejor Defensor de la temporada, por lo tanto, es uno de los únicos cuatro jugadores en la historia de la NBA en conseguir ambos galardones. Como Duncan, Garnett ha sido All- Star en 15 ocasiones y MVP de éste en 2003. Nombrado All-NBA nueve veces, es sin duda, uno de los mejores defensores de siempre y sus 12 All Defensive así lo reconocen.

The Big Ticket siempre luchó por la grandeza. Se pasó años intentando competir en unos Wolves que daban pequeños pasos en el mercado para rodear a su jugador estrella hasta llegar a los Boston Celtics del Big Three. Pese a medir en torno a los 2.13 y 2.16 metros, el ala-pívot quiso mentir con su estatura para así poder jugar con más libertad y no estar anclado a la posición de pívot. Esto ha sido verdaderamente diferencial en su carrera. La versatilidad lo ha llevado a la élite absoluta de las super estrellas. Capaz de pasar la bola con una facilidad insultante y con tiro de 5-6 metros lograba amenazar a cualquier defensa rival para así poder romper y encarar hacia el aro. Aquellos Lakers de Shaq y Kobe en 2004 impidieron que Kevin Garnett jugara unas finales de la NBA con el equipo de su corazón, Minnesota Timberwolves. Ya en el ocaso de su carrera, el ala-pívot protagonizó otra gran performance en 2015. Esta vez no fue en un partido, volvió a Minnesota para poder retirarse en el equipo de su vida.

Kevin Garnett en las Finales de la NBS / Fuente: nba.com

Kobe Bryant

De Kobe en estos momentos es mucho más difícil escribir sobre él. Aquel 26 de enero nos marcó a todos para siempre. Y todos sabemos quien fue Kobe, se ha hablado todo sobre él, el impacto de su perdida ha sido incalculable. Kobe no estará en ceremonia del Salón de la Fama . Sin embargo, como ya pasó en el Staples Center y como decía Gonzalo Vázquez en EL REVERSO, no se lamentará su muerte, sino que se celebrará su vida. Kobe, como Duncan y Garnett es historia de la NBA y héroe de muchos niños que crecieron viendo al escolta jugar de oro y púrpura.

En su lucha por alcanzar los mismos anillos que su ídolo Michael Jordan, al que imitaba constantemente, consiguió alcanzar 5 anillos. Los primeros tres anillos son los del legendario Three Peat de con Shaquile O’Neal en los años 2000,2001 y 2002. Los últimos dos anillos de campeón, en los que Bryant fue MVP de las Finales, fueron en 2009 y 2010 con la ayuda de un extraterrestre llamado Pau Gasol. En el año 2008 fue MVP de la temporada regular y estuvo en los quintetos defensivos en 12 ocasiones. Solo Kareem Abdul-Jabbar (19) ha aparecido más veces en un All-Star Game que Kobe (18). El 15 veces All-NBA también fue nombrado MVP del All-Star Game en cuatro ocasiones.

Bajo el apodo de Black Mamba construyó una mentalidad ganadora nunca vista y una ética de trabajo legendaria. Kobe Bryant era trabajo, trabajo y más trabajo. Es el único jugador en la NBA que tiene dos dorsales retirados en el mismo equipo, el 8 y el 24. Es el cuarto máximo anotador de todos los tiempos con 33.643 puntos. Como ya he dicho antes, Kobe fue el Jordan de la generación post Jordan. Ese juego de pies llevado al extremo, tiros en suspensión de media distancia, fade aways imposibles y unos muelles espectaculares. La defensa siempre ha sido una de las mejores armas de Bryant, en su etapa con Phil Jackson era su perro de presa particular sobre los bases rivales. Es uno de los mejores two way players de la historia capaz de secar a sus rivales y anotarles 60 puntos en una noche con su mentalidad asesina. La derrota más dolorosa de su carrera es ,sin duda, la que conllevó el fin de la era Shaq y Kobe ante Detroit Pistons de 2004. El equipo se rompió en pedazos. Shaq firmó con Miami y Kobe emprendió una cruzada en solitario en busca de la gloria hasta su encuentro con Gasol.

Desde aquellos cuatro airballs de un inexperto jugador ante Utah Jazz en las semifinales de la Conferencia Oeste del 97, pasando por el arrogante y controvertido número 8, hasta el maduro jugador número 24 de los anillos con Pau, acabando con una brillante carrera  con el legendario “Mamba Out”. Kobe Bryant, una vida de purpura y oro que ya queda sellada en el Salón de la Fama, su último gran logro.

Kobe Bryant celebra el título / Fuente:
twitter.com/Lakers

Tres héroes, tres leyendas y tres iconos del baloncesto ya son miembros del Salón de la Fama. Duncan, Kobe y Garnett lograron deslumbrar en la época post Jordan donde el juego no era rápido y donde se premiaba la destrucción frente a la ofensiva. Los años 90 pasaron y todo lo que conllevaba ello. Los tres continuaron ayudando a la expansión de la liga y el espectáculo. Permanecerán inmortales para siempre.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: