Inicio Actualidad Kike Márquez, el extremo que despierta interés en Alcorcón

Kike Márquez, el extremo que despierta interés en Alcorcón

0
Kike Márquez, jugador del Extremadura / Extremadura UD

En el mercado de verano el equipo alfarero demostró en más de una ocasión el gran interés que tenía en Kike Márquez. A pesar de que las negociaciones no llegaron a buen puerto, los madrileños no le quitan la vista de encima al andaluz.  

En septiembre, cuando los de Almendralejo visitaron Santo Domingo para disputar el Alcorcón – Extremadura, correspondiente a la Copa del Rey, de nuevo los madrileños demostraron interés en el 10 azulgrana. Habrá que esperar para ver si el extremo finalmente forma parte de las filas alfareras.

Natural de Sanlúcar, comenzó su andadura por el fútbol profesional en el Atlético Sanluqueño, con tan solo 17 años debutaba en Tercera División. A pesar de su corta edad, su juego no pasaba desapercibido y el Villarreal quiso incorporarlo a las filas del juvenil castellonense. Permaneció un año en el submarino amarillo. A partir de ese momento, el extremo sanluqueño iría de filial en filial. Se incorporaría al Almería B, con el que lograría un ascenso a Segunda B, del filial almeriense pasaría a formar parte del Decano. Ficha por el Recreativo B y ese mismo año debuta en Segunda División ante la Ponferradina, y de filial a filial y tiro porque me toca, ficha por el Betis B para jugar en Segunda B ya en la temporada 11/12. Tras todas estas vueltas retorna al Atlético Sanluqueño, que volvía a Segunda B 20 años después.

El extremo celebrando uno de sus goles con la elástica amarilla / Cádiz CF

En Cádiz encontró estabilidad 

En la temporada 2012-2013 volvía a casa. Jugó en Segunda División B con el Atlético Sanluqueño, ese año demostró todo su potencial convirtiéndose en una pieza clave del equipo. Disputó un total de 37 partidos y marcó 11 goles, unas cifras escandalosas que hicieron que muchas miradas se centrasen en el delantero. Fue el Cádiz quién se llevó a la perla de Segunda B  a sus filas, Márquez era el jugador más talentoso del grupo IV de Segunda B.  Allí vivió una de sus etapas más estables dentro del fútbol permaneciendo tres temporadas seguidas. Llegó a convertirse en todo un ídolo para la afición gaditana y en uno de los hombres imprescindibles para Claudio Barragán. 

Su temporada más destaca dentro del Cádiz fue la 2014/2015, después de un año en el club, gracias a sus buenas acciones en el campo consiguió la confianza necesaria para ser un habitual dentro del once titular. Ese año disputó el mayor número de partidos con la camiseta amarilla, concretamente 40.

Finalmente en la temporada 15-16, se convierte en un descarte para los gaditanos y sale en calidad de cedido al Racing Club de Ferrol dónde a penas jugará 15 encuentros.

Imagen de su debut con el Marbella / Marbella FC

De Marbella a Segunda División pasando por Extremadura

Tras la cesión, rescindió su contrato con el Cádiz y firmó con el Marbella CF (Segunda División B). A pesar de que solo permaneció una temporada en el equipo de la costa del sol (2016/2017), ese año consiguió el mayor número de goles en toda su trayectoria futbolística: 15 tantos sumó Márquez en 35 partidos. Después de un año duro, de nuevo volvía a demostrar su calidad.

Aparecería en su camino el Extremadura (Segunda División) interesado en hacerse con sus servicios.

En la temporada 2017/2018 de nuevo volvía a convertirse en imprescindible para su equipo. Con el club extremeño disputó los Play Offs de ascenso, donde fue determinante para el ascenso del club. La calidad de su juego hizo que se convirtiera en habitual e indiscutible dentro del once titular azulgrana: jugó 44 encuentros y marcó 12 goles. 

Dentro del Extremadura ha encontrado su sitio y lleva disputados 17 encuentros de lo que llevamos de temporada, además de tres goles anotados (uno de ellos durante el partido contra el Alcorcón).

Kike Márquez durante la celebración de un tanto / Extremadura UD

Pura pólvora sobre el terreno de juego 

Con una gran madurez futbolística adquirida en la actualidad, se constituye como uno de los grandes peligros en el juego ofensivo. Futbolista de arte y raza lo más vistoso de su juego son los regates y la rapidez para robar balones. Con capacidad para hacer buenos controles de balón, tiene la potestad de realizar pases maestros a huecos que solo son divisados por él. Su velocidad y técnica, hacen que el sanluqueño remate las jugadas con un excelente golpe de balón, que en muchas ocasiones acaban en gol. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.